Inversión sostenible y ESG

Juan Lladó (Gesconsult): "En ESG, la G impulsa la E y la S"

  • La gestora lanza el fondo 'Gesconsult Good Governance'
Juan Lladó, director general de Gesconsult. Foto: Nacho Martín

Gesconsult ha lanzado el fondo Gesconsult Good Governance, centrado en el buen gobierno corporativo, es decir, en la G del acrónimo ESG (que alude a los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno, por sus siglas en inglés). Para ello, la gestora se ha asociado con GreenBlue Invest, firma con un foco exclusivo en inversión sostenible y de impacto. Consulte más artículos sobre sostenibilidad en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

El fondo, según informó la entidad en una nota, "selecciona sistemáticamente las 100 empresas del S&P500 que puntúan mejor según criterios de gobierno corporativo", excluyendo tabaqueras, armamentísticas y sector petrolero. 

De esta forma, Gesconsult completa su gama y apoya la inversión en base a criterios de gobernanza. En palabras de Juan Lladó García-Lomas, su director general, "una buena gobernanza impulsa la orientación a largo plazo, los valores y la calidad de la gestión de una organización resiliente y ágil en materia medioambiental y social. En ESG, la G impulsa la E y la S", afirmó. 

Actualmente, es fácil encontrar en el mercado fondos que seleccionan valores en base a criterios ambientales o sociales, pero no tanto dar con productos cuyo universo de inversión sea la gobernanza. Sin embargo, y a pesar de que el gran foco todavía permanezca sobre las cuestiones climáticas, los expertos consideran que la G y la S cada vez acapararán más atención. De hecho, de acuerdo con un sondeo reciente realizado por Deutsche Bank a clientes de 10 países, los inversores españoles muestran una mayor preocupación que el resto de los encuestados por la gobernanza de las compañías.

Una metodología patentada

En el caso de este nuevo producto de Gesconsult, la calidad del gobierno corporativo de las integrantes de la cartera se analiza a través de una metodología patentada, un modelo desarrollado en la escuela de negocios suiza IMD, según señalaron desde la entidad. Este modelo "se basa en un análisis parametrizado del lenguaje empleado por las empresas en sus informes anuales y trimestrales", aclararon.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.