Internacional

Boris Johnson y Jeremy Hunt se medirán por el liderazgo del Partido Conservador, entre sospechas de amaño

  • Hunt dio la vuelta al resultado de la mañana por apenas dos votos

No habrá "psicodrama" en la lucha final por el liderazgo del Partido Conservador. Boris Johnson se medirá al actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, en la votación de los militantes. Por el camino se quedó el enemigo íntimo de Johnson, Michael Gove, que traicionó al exalcalde de Londres en 2016 tras haber liderado juntos la campaña del Brexit en el referéndum. Aunque la calma es imposible: en el turbio ambiente de Westminster quedan ahora sospechas de amaño por parte de Johnson para eliminar a su enemigo.

En la ronda final, Johnson terminó con 160 votos, tres más que en la anterior. Un resultado extraño, teniendo en cuenta que al menos cuatro diputados que habían apoyado al perdedor de la votación anterior habían anunciado públicamente que cambiaban su apoyo hacia Johnson. En otras palabras, o uno de los cuatro mentía, o había algo de verdad en los numerosos rumores de que el exalcalde iba a 'prestar' alguno de sus seguidores a Hunt para garantizar que pasaba a la final.

Y todos los votos contaron: Hunt venció a Gove por tan solo dos papeletas, 77 a 75, dando la vuelta al resultado de la votación de la mañana. Hubo un voto nulo, uno menos que antes, pero una señal preocupante de cara a la futura formación de Gobierno: el margen en la Cámara de los Comunes es tan estrecho que cualquier defección de diputados desencantados podría dejar al partido sin mayoría.

A partir de ahora se abre un mes de campaña en la que Johnson y Hunt viajarán por todo el país, en helicópteros pagados por ellos mismos, para debatir con los cerca de 160.000 militantes 'tories', que podrán votar por correo desde mañana mismo. La fecha límite para recibir las papeletas será el 21 de julio. Se espera que haya un debate entre ambos candidatos antes de esa fecha, aunque todas las encuestas dan a Johnson como el favorito aplastante. La duda es cuánto aguantará: "Todos damos por hecho que habrá otro líder en 18 meses", reconocía un diputado a los medios a la salida de la sala de votación. La estabilidad parece lejos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0