Internacional

La visita de Trump a Bruselas para la cumbre de la OTAN evidencia la fractura con Europa

  • Europa pide una cooperación basada en valores y no en "intereses"
Viñeta: Napi

En plena crisis existencial, los europeos tuvieron que sacar ayer pecho frente al presidente de EEUU que más ha cuestionado su unidad de las últimas décadas. El mismo que dio por finiquitada la alianza que han mantenido ambas regiones desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Donald Trump llegó a Bruselas rodeado de polémicas domésticas por la sombra de Rusia sobre su Administración, y otras nuevas como la reciente filtración confidencial del atentado de Mánchester.

Todo está milimétricamente cuidado en cualquier viaje al exterior de un presidente estadounidense, más aún cuando implica una agenda que incluye en un solo día una reunión con los líderes de la UE, un almuerzo de trabajo con la nueva promesa de la política europea, el presidente francés Emmanuel Macron,y una cumbre con los jefes de los Ejecutivos de la OTAN.

Bajo el protocolo y las declaraciones formales emergió una falta de sintonía entre ambos lados, diferencias de fondo en temas fundamentales como Rusia, y pocas respuestas a los grandes interrogantes que quedan abiertos tras la llegada de Trump a la Casa Blanca: la nueva relación comercial entre ambas orillas y qué decisión tomará el americano respecto al acuerdo del cambio climático.

Y Macron, que se coló en la agenda de Trump aupado por su "tremenda victoria", según le felicitó el estadounidense, escenificó las tiranteces entre los viejos socios. Trump le invitó a un almuerzo de trabajo en la embajada estadounidense. El protocolario apretón de manos se extendió con sonrisas forzadas hasta derivar en un evidente pulso físico entre la cara más visible del populismo del planeta y la nueva promesa de la UE.

"Tengo que decir que en el centro de nuestra discusión estaba el pragmatismo", comentó Macron después en una comparecencia conjunta con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. "Necesariamente no interpretamos las cosas de la misma manera, pero hablamos con franqueza", añadió. La prioridad del francés fue salvar la integridad del acuerdo de París. Recomendó al americano que no tome decisiones "precipitadamente", y le pidió que asuma la "responsabilidad colectiva" de mantener el acuerdo como un compromiso global.

El encuentro entre Trump y Macron ilustró el choque entre un líder que ha articulado sus relaciones exteriores basándose en sus intereses, en un juego de suma cero, y el bloque europeo.

"Mi principal mensaje para el Presidente Trump fue que lo que da a nuestra cooperación y amistad su más profundo significado son los valores occidentales, como la libertad, los derechos humanos y el respecto a la dignidad humana", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras el encuentro que mantuvieron los líderes de la UE con Trump.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también saludó y mantuvo una breve charla con Trump antes del arranque de la cumbre de la OTAN. Rajoy también se encontró con Macron, a quien le tocó ayer el papel de ariete y primera línea de defensa de los intereses europeos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado