Internacional

Por qué Estados Unidos no celebra el Día del Trabajador el 1 de mayo

  • En Estados Unidos su 'Labor Day' se celebra el primer lunes de septiembre, y no el primero de mayo
  • Es especialmente curioso porque los hechos que inspiraron el Día Internacional de los Trabajadores ocurrieron en Chicago
Desfile del Día del Trabajo, Union Square, Nueva York, 1882 (Litografía). Wikimedia Commons

Como cada año este 1 de mayo los trabajadores y trabajadoras de casi todo el mundo celebran el Día Internacional de los Trabajadores. Una jornada marcada en rojo en el calendario desde hace más de un siglo y que hoy sigue siendo el día más señalado para los sindicatos de medio mundo. A excepción, eso sí, de Estados Unidos.

En Estados Unidos su día del trabajo -'Labor Day'- se celebra el primer lunes de septiembre. Una diferencia curiosa que podría pensarse que tiene que ver las décadas de Guerra Fría entre el país de las barras y estrellas y la Unión Soviética, donde el primero de mayo tenía un peso primordial.

Pero no, esta diferenciación viene de bastante más lejos, y es especialmente llamativa teniendo en cuenta que fueron unos altercados durante una huelga en Chicago en 1886 los que sembraron la base del actual Día del Trabajo que celebramos en España y casi todos los países salvo la excepción norteamericana.

¿Cuál es el origen del Primero de Mayo?

Tanto el Día del Trabajo como el Día Internacional de los Trabajadores, o Primero de Mayo, honran al trabajador común, y tienen su origen en el mismo contexto y época, el final del siglo XIX en el que se debatía sobre la jornada de ocho horas y muchos trabajadores se agolpaban en las nuevas fábricas de las grandes ciudades bajo condiciones complicadas.

Como es sabido, nuestra fiesta del 1 de mayo, que se celebra en la mayoría de los países industrializados del mundo, tuvo su origen en los acontecimientos ocurridos en Estados Unidos.

En mayo de 1886, se celebró una manifestación de trabajadores en la plaza Haymarket de Chicago para reclamar una jornada laboral de ocho horas. Esta jornada laboral ya había sido aprobada por el Presidente Andrew Johnson en 1868, pero esta no se había aplicado aún en la práctica en muchos estados.

En aquella ola de huelgas en la industrializada Chicago a la que habían acudido miles de trabajadores de otras urbes en busca de empleo, una bomba estalló en la protesta matando a siete policías y cuatro civiles. Varios de los considerados organizadores de las revueltas fueron condenados a la pena de muerte.

Aquellos condenados a la pena capital norteamericana fueron considerados como los 'mártires de Chicago', instaurando tres años después el 1 de mayo como fecha reivindicativa en París en 1889 durante la celebración del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional.

Desde entonces el día se convirtió en una ocasión anual para las reivindicaciones de los trabajadores de medio mundo.

¿Y por qué los estadounidenses no celebran el Día del Trabajador el 1 de mayo y sí en septiembre?

Tras los atentados de Chicago, surgió en Estados Unidos un fuerte movimiento antisindical, como cuenta Howard Zinn en el libro A People's History of the United States.

Con los años, el 1 de Mayo se asoció más con la extrema izquierda política, mientras que el 'Labor Day', celebrado en septiembre, fue cogiendo fuerza entre trabajadores norteamericanos.

El origen del Labor Day norteamericano

Sin embargo, que los norteamericanos celebren este día en lugar del 1 de mayo también tiene su origen también en un hecho que se dio en el mismo contexto: las reivindicaciones por una jornada de 8 horas.

Esas reivindicaciones en Estados Unidos venían ya de años antes de los sucesos de Chicago. La fecha clave es 1882, cuando el sindicato central de trabajadores de Nueva York declaró una especie de jornada festiva con una gran marcha en la ciudad. Esa marcha se realizó el 5 de septiembre de aquel año para coincidir con la reunión anual de los Caballeros del Trabajo, que era la federación laboral más progresista y la que más capacidad de movilización tenía, según cuenta el historiador de la Universidad de Washington Eric Arnesen a la BBC.

Así, cuando Estados Unidos empezó a considerar la creación de una fiesta nacional para los trabajadores, el presidente Grover Cleveland no quiso elegir la fecha de mayo por su asociación con el atentado de Chicago y la Internacional Socialista, y en su lugar eligió el primer lunes de septiembre.

El movimiento para reconocer a los trabajadores con un día festivo comenzó en los gobiernos estatales, que, uno a uno, aprobaron leyes para honrar al trabajador común. El Congreso de EE.UU. creó la fiesta federal el 28 de junio de 1894, designando el primer lunes de septiembre como Día del Trabajo.

Desde entonces, este lunes de septiembre coincide con el final del verano y muchos estadounidenses aprovechan el fin de semana de tres días para intentar disfrutar de unas últimas vacaciones o para pasar el tiempo en comidas al aire libre con la familia y los amigos. Este fin de semana también se dan grandes compras con rebajas en artículos para el hogar, colchones, ropa y material escolar.

En las últimas décadas, la llegada de mucha población inmigrante a Estados Unidos ha hecho que el 1 de mayo vuelva a celebrarse, pero enfocándose como un Día del Trabajador Extranjero, celebrado especialmente por la comunidad latina, donde en sus países de origen el 1 de mayo se celebra como en Europa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin