Internacional

La Casa Blanca lanza un vídeo en el que ataca abiertamente a los demócratas por el impeachment a Trump

  • La institución presidencial entra en el juego partidista
Foto: Archivo

La institución se pone al servicio de su mandatario. La Casa Blanca ha lanzado este miércoles un vídeo en el que ataca abiertamente al Partido Demócrata por seguir adelante con el proceso de impeachment del presidente, Donald Trump. El vídeo coincide con el inicio de las audiencias públicas de la investigación, con el embajador en Ucrania, William Taylor, como primer compareciente.

"El fraude del impeachment. Lo que necesitas saber", comienza el vídeo de 25 segundos colgado en la cuenta oficial de Twitter de la Casa Blanca. En él, se asegura que "el pantano", como Trump lleva definiendo a la burocracia parlamentaria de Washington DC desde hace años, "quiere un circo mediático, no hechos o justicia". Lo acompaña de un dibujo del Capitolio en medio de un parque de atracciones.

A continuación, pone de manifiesto que el objetivo está íntimamente ligado al inicio de las comparecencias públicas, al asegurar que "ninguno de los 'testigos estrella' de hoy estuvieron siquiera en la llamada telefónica" entre Trump y su homólogo ucraniano Volodymyr Zelensky, en la que Trump habría amenazado con retener ayudas militares a Ucrania si no se investigaban los movimientos de Joe Biden, el exvicepresidente de EEUU y posible rival político. En este sentido, los testigos de este miércoles son William Taylor y el vicesecretario adjunto del Departamento de Estado, George Kent.

"Los demócratas buscan un impeachment primero, y una excusa después. El abogado del delator pidió un 'golpe' [de Estado]... en 2012", prosigue el vídeo, aludiendo al exagente de la CIA que destapó en primer lugar la polémica llamada telefónica.

"El pantano ama investigar la corrupción. Excepto la suya", apuntan las imágenes de la Casa Blanca junto con una figura de Pinocho sobre el cartel de "presidente 'sospechoso' Shiff", en alusión a Adam Schiff, demócrata y portavoz del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, quien dirigirá las audiencias públicas.

"Lee la transcripción: el presidente Trump no tiene nada que esconder. ¿Y los demócratas?", sugiere el vídeo. "Nuevo fraude, mismo pantano", concluyen las imágenes antes de cerrar con el logo de la propia Casa Blanca.

De esta forma, la comunicación de la institución presidencial estadounidense pasa a emplear el lenguaje del propio Trump, con sus habituales ataques, faltas de respeto y señalamientos sin pruebas. La Casa Blanca como ente, que acostumbraba a mantenerse al margen de las peleas partidistas para conservar el prestigio histórico de la institución, ha pasado a formar parte del juego político. Y ello en el que es únicamente el primer día de las audiencias públicas del impeachment. Cabe preguntarse si, al igual que se le supone a Trump, la comunicación de la Casa Blanca seguirá endureciendo el tono según se vaya esclareciendo la realidad de lo que pasó en aquella llamada telefónica del 25 de julio de 2019 que podría costar una presidencia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.