Internacional

El Parlamento británico fuerza una prórroga del Brexit: Boris Johnson no tuvo más remedio que boicotear la votación de su plan

  • El 'momento de la verdad' tendrá lugar el próximo lunes...
  • ... después de aprobarse en Westminster la enmienda Letwin
Boris Johnson sabotea la votación de su propio plan al aprobarse la enmienda Letwin.
Londres

La histórica jornada a la que el Parlamento británico estaba llamado para pronunciarse sobre el acuerdo del Brexit ha dado paso este sábado a una nueva demora, después de que Boris Johnson decidiese sabotear la votación de su propio plan, tras el triunfo de una enmienda que deja el respaldo en suspenso hasta que se complete la tramitación parlamentaria de la ley que incorporará la propuesta al marco legal de Reino Unido. El primer ministro consideró que la iniciativa vaciaba de contenido la apuesta sellada este jueves con Bruselas y ordenó a sus diputados que boicoteasen el proceso.

La consecuencia más inmediata es que la sesión que debería haber ofrecido respuestas no ha hecho más que perpetuar la incertidumbre, pero para Johnson, el impacto fundamental supone la obligación de remitir a la Unión Europea la solicitud de ampliar la permanencia por tres meses más. Para un mandatario que había garantizado divorcio "a vida o muerte" el 31 de octubre, este desenlace menoscaba el núcleo de su estrategia, pero el deber de enviar la carta hoy mismo a Bruselas está amparado por ley.

Johnson tiene hasta las 23.00 horas (una hora más en horario peninsular español) para hacerlo, si bien su prioridad está menos centrada en la misiva y más en introducir la normativa que permitirá integrar el acuerdo con la UE en el armazón legal doméstico. Su intención es presentar el borrador de ley este lunes y convocar la votación al día siguiente, lo que trasladará a este lunes el momento de la verdad que, inicialmente, se esperaba hoy.

Durante el debate de esta mañana, Johnson había sugerido que acataría la normativa, aunque se permitió el derecho a la réplica: "Independientemente de las cartas que puedan forzar al Gobierno a escribir, no va a cambiar mi opinión de que un nuevo retraso es inútil, costoso y profundamente corrosivo para la confianza de la ciudadanía". Además, advirtió al Parlamento de que no puede dar por hecho que los Veintisiete aceptarán, dado el "escaso apetito" al sur del Canal por otra demora, y él mismo tampoco prevería acometer ninguna maniobra adicional para aumentar las opciones de obtenerla: incluso estudiaría no asistir a la cumbre que debería autorizarla y, definitivamente, no se embarcará en una ronda de llamadas a los líderes comunitarios.

Con todo, los impulsores de la denominada enmienda Letwin (nombrada por su promotor principal) insisten en que su intención no es desmantelar el plan de divorcio alcanzado con Bruselas, sino garantizar que, si la tramitación parlamentaria halla algún obstáculo, Reino Unido tendría margen para solucionarlo, gracias a la ampliación de la permanencia en la UE. El autor, Oliver Letwin, de hecho, estuvo ayer en Downing Street para convencer a la maquinaria gubernamental de que el propósito es en positivo, pero las repercusiones son de tal alcance que el hallazgo de un punto de encuentro resultó inviable.

La iniciativa permite construir un puente para avalar el acuerdo, pero implica adicionalmente activar la Ley Benn, es decir, la aprobada el mes pasado para forzar una nueva dilación, con el objetivo de vetar una ruptura a las bravas, una acción coordinada que había provocado un motín en las filas del Gobierno y la políticamente costosa expulsión de 21 diputados conservadores. El problema es que un nuevo aplazamiento es anatema para el premier, por lo que el Número 10 ha puesto ya en marcha todos los mecanismos para refrendar la ley de retirada a tiempo.

Por ello, más que un veto, el Gobierno considera la enmienda Letwin una contrariedad, puesto que ve factible completar la legislación a tiempo para el 31 de octubre, si bien hay efectos innegables que podrían hacer descarrilar sus planes. Para empezar, sin la urgencia de un límite temporal, el Parlamento tendría más margen para ampliar el escrutinio de la propuesta sellada el pasado jueves, lo que podría alargar el proceso e impedir la salida cuando estaba prevista.

Además, esta mayor supervisión del acuerdo abriría la puerta a la introducción de enmiendas con potencial de incomodar a Downing Street, desde la posibilidad de someter el plan a un segundo referéndum; hasta cambios estructurales como el de provocar que cuestiones para la futura relación, como la competencia en igualdad de condiciones con la UE, vuelva a la parte vinculante del tratado, como había sido planteado en un principio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

Dardo furioso
A Favor
En Contra

Una Unión Europea de mierda, sin unión ni criterio.

Puntuación 5
#1
Todo tiene un límite
A Favor
En Contra

Se merecen ir a tomar viento, ante tanta prórroga y tanta tomadura de pelo.

Puntuación 14
#2
A Favor
En Contra

me voy con elblogdelfinanciero https://biteable.com/watch/portafolio-global-el-blog-del-financiero-2166166

https://www.elblogdelfinanciero.com/blog

Puntuación 0
#3