Innovación Oncológica

Protonterapia: conoce la radioterapia más avanzada que ya es una realidad en España

  • Esta técnica llegó a nuestro país en 2019 de la mano del grupo Quirónsalud
  • El uso de protones minimiza el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes
Sesión en el Centro de Protonterapia Quirónsalud (Pozuelo de Alarcón, Madrid)

La protonterapia comenzó su andadura en Estados Unidos a finales de 1950, cuando se instaló la primera unidad del mundo para su aplicación en pacientes. No obstante, hasta 2019 no llegó a España y lo hizo de la mano del Centro de Protonterapia Quirónsalud, pionero en la sanidad española a la hora de utilizar esta terapia, marcando un antes y un después en el tratamiento de tumores difíciles de curar por otras vías.

A este respecto, la protonterapia es una técnica de radioterapia que utiliza haces de partículas aceleradas de alta energía (protones) que son dirigidas con precisión milimétrica contra el tumor, donde depositan la mayor parte de su radiación. Esta liberación concentrada minimiza el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes, algo crítico en pacientes jóvenes y pediátricos.

Así, y a pesar de un 2020 marcado por la pandemia de la Covid-19, el Centro de Protonterapia Quirónsalud ha conseguido tratar en su primer año de actividad a más de 100 pacientes con esta técnica, que se adapta a la forma del tumor esculpiéndolo con radiación, lo destruye y hace que las células cancerosas no puedan reproducirse. Asimismo, como explica Raymond Miralbell, director científico del centro, "deseábamos establecer una red telemática para comunicarnos con otros profesionales y pacientes, y también la hemos puesto en marcha. Y también hemos conseguido fusionar y consolidar un equipo multidisciplinar formado por profesionales de alto nivel, pero de procedencias distintas, que han sido clave para asegurar la calidad de los tratamientos".

La protonterapia está indicada para el tratamiento de tumores oculares, aquellos próximos o en la base del cráneo, los primarios o metastásicos en médula espinal o columna, en pacientes con síndromes genéticos, en la reirradiación en casos seleccionados, o los detectados en la población pediátrica. Precisamente, en los pacientes menores es donde el beneficio de la protonterapia es mayor, dado que los tejidos sanos que están alrededor del tumor están todavía en desarrollo y son más sensibles a la radiación, "lo que resulta beneficioso para un desarrollo integral y la inducción de cánceres radioinducidos en la vida adulta", apunta Miralbell.

Valor diferencial

Desde el primer momento Quirónsalud ha desarrollado una colaboración multidisciplinar de manera transversal con todos los centros dedicados al tratamiento del cáncer, ya sean públicos o privados, tratando de liderar la llegada a España de una terapia que, hasta hace poco más de 1 año, solamente estaba disponible en países como Suiza, Alemania y Francia. De hecho, buena parte de la elite profesional del Centro de Protonterapia de Quirónsalud, ha trabajado y/o se ha formado en centros pioneros en protonterapia, principalmente en la Universidad de Harvard cerca de Boston, en el Paul Scherrer Institut cerca de Zúrich y en el Instituto Curie de Paris.

Además, "la tecnología que hemos incorporado a nuestro centro, denominada Proteus One, se basa en un acelerador de la familia de los ciclotrones adoptado por el 70% de los centros que ofrecen esta terapia en el mundo", explica Miralbel. Este sistema está orientado a asegurar la comodidad y el confort del paciente por su gantry (tubo emisor) abierto y su capacidad de girar sobre el paciente hasta 220º.

Además, "el sincrociclotrón que tenemos en Quirónsalud es un modelo eficiente en energía al utilizar la criogenia y figura entre los más compactos del mundo, y ya está adaptado para evolucionar hacia las técnicas que se investigan para el futuro próximo, como son la terapia rotacional y las irradiaciones de muy alta intensidad, llamadas Flash", destaca el director científico.

De cara al futuro, Raymond Miralbel espera que puedan desarrollar una red telemática para facilitar los contactos con los potenciales referidores de pacientes para evaluar los que pudieran verse beneficiados por un tratamiento con protones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin