Innovación Oncológica

GSK: Explorando terapias innovadoras para pacientes oncológicos

  • En GSK, desde la investigación y los ensayos clínicos hasta en la comercialización de los productos, los pacientes son la prioridad.
  • Trabajan en tratamientos innovadores y efectivos, aprovechando el poder de la ciencia y la tecnología para seguir ayudando a las personas
Edificio de GSK

Para la cura contra el cáncer es necesario tener un enorme conocimiento científico y realizar un gran esfuerzo investigador, con el objetivo de desarrollar nuevos medicamentos que luchen eficazmente contra las células tumorales. Gracias a la investigación realizada en los últimos años se han ido desarrollando soluciones de diagnóstico y tratamiento cada vez más precisos, eficaces y menos invasivos.

En el caso de la compañía biofarmacéutica, GSK, se encuentra investigando novedosas terapias para mieloma múltiple, cáncer de endometrio, cáncer de pulmón de células no pequeñas avanzado y cáncer de la vía biliar, así como otros tumores en los que siguen existiendo necesidades no cubiertas. Así, a nivel mundial, la compañía farmacéutica invirtió en 2019 más de 4.300 millones de libras en I+D, expandiendo así su investigación en oncología.

El año pasado se diagnosticaron 3.171 nuevos casos de mieloma múltiple en España, el segundo cáncer hematológico más común en territorio español. Este tipo de cáncer es muy complejo a nivel genético y biológico. Se trata de una enfermedad causada por el crecimiento anormal e incontrolado de las células plasmáticas en la médula ósea.

GSK está desarrollando un compuesto para mieloma múltiple que está cerca de ser aprobado para hacer frente a esta enfermedad

A pesar de que en los últimos 10 años la tasa de supervivencia global a este tipo de cáncer se haya duplicado gracias a los nuevos tratamientos y técnicas de diagnóstico, a día de hoy las causas de la enfermedad siguen siendo desconocidas. Por ello, desde GSK están desarollando un compuesto que está cerca de ser aprobado para hacer frente a este tipo de enfermedad.

Además, actualmente cuentan con un tratamiento innovador para el octavo tipo de cáncer más común entre mujeres, el cáncer de ovario. En España se detectan unos 3.600 casos al año y es la principal causa de mortalidad por cáncer ginecológico, debido a que la mayoría de las pacientes (70-80%) se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad debido a la difícil detección de esta patología. Es por ello, que la innovación terapéutica juega un papel fundamental en el pronóstico de la patología.

Entre las áreas donde trabajan para luchar contra el cáncer destaca la inmunooncología

Por otro lado, entre las áreas donde trabajan para luchar contra el cáncer destaca la inmunooncología –explorando diferentes terapias dirigidas a aumentar la respuesta inmunitaria–, la terapia celular adoptiva con células T capaces de dirigirse a un antígeno específico del tumor, y también en epigenética y letalidad sintética para tratar de corregir defectos en las vías de reparación del ADN.

En el caso de la inmunooncología, gracias a la intensa investigación, se están desarrollando fármacos dirigidos a esos mecanismos que permiten al sistema inmunitario combatir el tumor. La forma en la que la inmunooncología aborda el tratamiento del cáncer proporciona ventajas como la especificidad, que hará que el tratamiento sólo actúe sobre las células tumorales sin dañar a las sanas, o la memoria inmunológica, ya que una vez estimulado el sistema inmunitario será capaz de volver a activarse en posteriores ocasiones reconociendo y luchando contra el tumor, generando por lo tanto largos supervivientes.

La importancia del paciente

Es por ello, que desde GSK trabajan con principios activos líderes en su clase, y combinaciones transformadoras, dirigidas a eliminar las células tumorales a través del control de sus vías de escape, para aumentar la supervivencia de los pacientes. Además, está demostrado que los medicamentos desarrollados con evidencia genética tienen tasas de éxito más altas, y en consecuencia la atención al paciente se beneficia de ello.

El uso de ADN para desarrollar nuevos medicamentos ayuda a evitar posibles efectos secundarios en los pacientes

Y es que, saber cómo los cambios en un gen afectan a nuestro riesgo de desarrollar una enfermedad, es una manera tremendamente valiosa de ayudar a identificar objetivos farmacológicos. Esta idea está afectando a la forma en que se realiza el descubrimiento de fármacos en toda la industria farmacéutica. Y no solo eso, sino que, además, el uso del ADN para desarrollar nuevos medicamentos puede ayudar a evitar posibles efectos secundarios en los pacientes.

Desde la investigación y los ensayos clínicos, hasta la comercialización de los productos, los pacientes son la prioridad. Actualmente, cuentan con alrededor de 650 pacientes involucrados en ensayos clínicos de oncología en España, estimándose que se alcance el millar. De esta forma, desde GSK apuestan por la oncología como algo personal. Así este año, está siendo clave ya que se están conociendo algunos resultados prometedores de compuestos que GSK tiene actualmente en investigación.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin