Inmobiliaria

Estas son las mujeres que han inspirado a las principales directivas inmobiliarias de España

El inmobiliario ha sido históricamente un sector de hombres, sin embargo, y pese a que todavía queda un importante recorrido, en los últimos años la presencia de mujeres en los puestos de dirección ha ido creciendo de forma exponencial. La propia evolución que ha experimentado el sector tras la crisis del 2008, con la formación de nuevas figuras de inversión como las socimis, que como firmas cotizadas cuentan con reglas de buena gobernanza, así como la llegada de fondos institucionales que han abierto oficina en nuestro país, han sido factores relevantes para impulsar el papel de la mujer en el inmobiliario.

A las vísperas del Día de la Mujer, elEconomista, a través de EcoUrban, ha hablado con algunas de las principales directivas del sector para que expliquen a nuestros lectores que otras mujeres les han inspirado a lo largo de su carrera profesional.

Anna Gener, Presidenta y CEO de Savills Aguirre Newman Barcelona

Durante mi etapa universitaria viví la falsa sensación de que nuestra sociedad ya había conquistado plenamente el derecho a la igualdad de oportunidades. Tenía la convicción de que mis compañeras y yo tendríamos las mismas posibilidades de acceder a los ámbitos de decisión empresariales que nuestros compañeros hombres. 

El espejismo se rompió el primer día de mi vida laboral, cuando comprobé que no había ni una sola mujer entre el grupo de socios de la firma de auditoría a la que me incorporé, en cuanto acabé la carrera. De algún modo fui consciente de que la ausencia de referentes femeninos dificultaría mi construcción profesional, y que podría hacerme creer que los ámbitos de decisión no eran para mí. 

Sin proponérmelo, inicié una búsqueda de referentes de los que poder aprender; mi madre, mis amigas, mis compañeras de trabajo y muchas mujeres que se han topado en mi camino, que sin saberlo, me han prestado algo de su personalidad para configurar la mía. Una mujer que brilla es un regalo para todas nosotras, pues nos ayuda a creer en nuestras posibilidades.

Es fundamental que nuestra sociedad asuma el compromiso de crear y visibilizar referentes de mujeres liderando y dirigiendo, porque es muy difícil que las niñas se conviertan en aquello que no pueden ver. Es una tarea de toda la sociedad convertir los ámbitos de decisión en espacios más ricos y más diversos. Merecemos una economía más fuerte y sobre todo, una sociedad más justa. Mi agradecimiento eterno a las (numerosísimas) mujeres que, sin saberlo, se han convertido en referentes para mí.

Esther Escapa, directora de Transacciones y Desarrollo en AXA IM

Yo crecí en los 70 y los 80, y no comparto el discurso de que faltaban referentes femeninos. Por supuesto que había. ¡Estaban por todas partes! 

Las niñas de mi generación crecimos con Margaret Thatcher en el telediario de la primera cadena, y ella dejó bien claro que una mujer podía ser primera ministra de un país europeo de primera división. Sin #hashtags y sin alharacas, ganando las elecciones. Su tenacidad, su espíritu de trabajo, su valentía y su lucidez. Su dialéctica, su habilidad increíble para hacer que sucediera lo que ella creía que tenía que suceder. Me apena que más allá de lo ideológico no se reconozca el impresionante referente femenino que suponen sus logros y sus éxitos, en el contexto en que los consiguió. Su biografía, escrita por ella misma (¡cómo no!), debería estar en todas nuestras bibliotecas, para que nuestras hijas la lean cuanto antes.

También estaba Gloria Fuertes: "Pacorro, ponte el gorro / Enriqueta, ponte la chaqueta / Valentin, ponte el calcetín" Gloria nos enseñó una manera completamente inesperada de ser libre y de triunfar. Resulta que se podía ser poeta, y llevar el pelo blanco y chaleco de punto, y escribir poesía para niños en el periódico…Súper inspiradora. Su persona y su poesía. 

Y cuando ya terminábamos el bachillerato aparece…¡Elena Ochoa! (Oh my!) Hablando de "eso" después de cenar, derrochando temple, conocimiento y tronío…Elena nos enseñó que una señora joven podía ganarse el respeto de un país hablando de sexo en la tele (El secreto era ser doctora…y todas queríamos respeto). Hemos seguido su deslumbrante trayectoria y de propina hemos aprendido sobre arte e innovación. Elena es lo-más

Los referentes femeninos estaban por doquier… Teresa de Calcuta, Carmen Martín Gaite, Pilar Miró, la profesora de Literatura, la de Matemáticas, la de Piano y todas las demás. 

Creo que las mujeres necesitamos más inspiración que protección. A mí nunca me ha faltado, y estoy muy muy agradecida.

Sandra Daza, Directora General de Gesvalt

A lo largo de mi carrera profesional, y en general de mi vida, siempre ha habido dos mujeres, de perfiles muy distintos, pero que realmente me han inspirado por razones muy similares. Se trata de personas únicas, pioneras en sus campos, con una fuerte personalidad y que aplicaron una gran valentía al tomar sus propias decisiones en ámbitos que pueden ser complicados.

La primera de ellas es Madelein Albright, la primera mujer que llegó a ser Secretario de Estado en Estados Unidos, tras una carrera envidiable, ya que previamente fue Embajadora de Naciones Unidas. Y todo ello lo logró, además, pese a ser extranjera, ya que nació en la antigua Checoslovaquia, en un país en el que la nacionalidad es un factor muy relevante a la hora de entrar en los altos cargos públicos.

El otro perfil es el de una artista, Frida Khalo. Siempre me ha inspirado saber como una mujer que, a pesar de ser frágil, herida y vulnerable hasta el extremo en su condición física, se sobrepuso a todas las dificultades a base de determinación y talento. Ella fue capaz de hacerse un hueco y triunfar en un mundo masculino superando la sombra que proyectaba el enorme talento artístico de su marido, Diego Rivera. A pesar de todo ello, y de las múltiples críticas que recibió, en todo momento fue libre y actuó en consecuencia con su forma de pensar y de vivir.

Todas estas cualidades, de mujeres que fueron pioneras en sus campos y que desafiaron todas las dificultades que pusieron en su camino en un mundo predominantemente masculino, sirviendo como ejemplo para futuras generaciones, son elementos que me maravillan y suponen una fuente de inspiración constante.

Paloma Relinque, Capital Markets Director en CBRE Madrid

Al reflexionar sobre la mujer que me ha inspirado en mi vida me he dado cuenta de que no soy mitómana. Mi manera de entender la vida no está basando en metas definidas sino en ir recolectando momentos y experiencias interesantes que van trazando una trayectoria que tengo que decir me hace feliz. Y eso hace que tenga por tanto numerosas referencias que en cada momento me han inspirado y han marcado este camino.

Uno que recuerdo fue un artículo de Carmen Posadas a raíz de la dimisión de la presidenta de PepsiCola por estar harta de cantarle el cumpleaños feliz a sus hijos por teléfono, razón igual hoy algo más común, pero que en aquel momento nunca hubiera dado un hombre para dejar un puesto de semejante responsabilidad y esa conclusión genial de que hasta que no consigamos quitarnos o traspasar ese sentimiento de culpa, seguiremos jugando a Ana Patricia Botin en los negocios a Mary Poppins con los niños y a Angelina Jolie con nuestros maridos… agotador ¿verdad? Siguiendo este hilo, me sentí muy identificada también con la frase de hace unos años de Ana Patricia Botín que decía que nunca había sido feminista pero que cada día lo era más.

Y feminista en el sentido de que soy una firme convencida de que ambos sexos somos muy diferentes y juntos por tanto vemos más y es juntos cuando producimos los mejores resultados. Pero realmente son todas esas mujeres brillantes que tengo a mi alrededor, jóvenes y veteranas, amigas, compañeras y clientas que nos apoyamos, nos desahogamos, nos reímos, todas tan comprometidas con nuestros trabajos, nuestras familias y nuestro entorno, las que me inspiran cada día. 

Y todo este talento femenino, con el impulso y apoyo incondicional de esos líderes valientes de hoy, son lo que juntos, deben romper la tendencia y ser protagonistas del cambio.

Leticia Ponz, Directora de UNION Investment en España

Si pienso en las mujeres que han influido profesionalmente en mí, la primera fue la directora de mi colegio, la hermana Carmen Acha. Fue ella la que, cuando yo tenía 14 años, me ofreció mi primer trabajo. Confió en mí para dar clase de matemáticas a un grupo niños más pequeños que habían pasado de curso con la asignatura pendiente. Gracias a esas clases, y a las que seguí dando hasta que terminé la carrera, pude ser un poco independiente y empezar a viajar, lo que pronto se convirtió en una de mis grandes pasiones.

Con los años me han inspirado otras muchas mujeres, bien para seguir su ejemplo o para todo lo contrario. ¡También aprendí rápido lo que no quería para mí!

Del sector inmobiliario, lo tengo claro: Cristina García-Peri. Desde el primer día, cuanto más la conozco, más la respeto y admiro, por su trayectoria profesional y por su forma de ser, con esa generosidad que muestra a las mujeres del sector. Añadiría a Krista Walochik, cuyos consejos me han sido de gran ayuda profesionalmente. Ella me empujo a salir de mi zona de confort y a buscar otros intereses dentro de mi ámbito laboral. 

No puedo olvidarme de mi gran amiga Carmen Panadero, quien, desde que preparamos juntas nuestro acceso a RICS, no ha parado de involucrarme en todos sus nuevos retos… que no son pocos. Me dio la oportunidad de dar clases en el IE y en el MRED, lo que me permitió recuperar el contacto con las aulas y los jóvenes del sector. Desde mi puesto de Vicepresidente de WIRES, asociación que ella preside, trabajamos duro para dar mayor visibilidad a la mujer en el sector inmobiliario. Y también estamos juntas en la Comisión Ejecutiva de ULI. Cómo no, me inspiran mis alumnas y mentees. Ver a las nuevas generaciones de mujeres del sector con tanta motivación e impulso me da energía para seguir formándome y convertirme en un referente para ellas.

Carolina Roca, Directora General de Grupo Roca

Basta con ver el perfil profesional de Concha Osácar Garaicoechea para entender que pueda ser el referente y fuente de inspiración de las mujeres del sector inmobiliario.

Socia fundadora de Grupo Azora, ha sido Presidenta de Banif Inmobiliaria y Presidenta de Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva). Y además es miembro del Consejo de Economía de la Santa Sede, Patrona de la Fundación ICO y otras muchas responsabilidades más, que no detallo para no consumir el 100% del espacio que me han asignado.

Su faceta como empresaria es probablemente la que más me ha inspirado, pero igualmente, su compromiso con el asociacionismo también es un referente para mí, siendo consciente de que esta faceta requiere mucha generosidad y compromiso con el sector, a costa de restarle tiempo a las dos cosas más importantes en la vida de una empresaria: su familia y su empresa.

Pero sin duda, lo que más me ha inspirado de Concha es que no solo ve su empresa como una actividad económica focalizada en la rentabilidad de sus inversiones, sino que también es consciente de su papel como agente social dentro del sector, fundamental para facilitar el acceso a vivienda. Su enorme experiencia en la promoción y explotación de vivienda en alquiler asequible, le permite siempre hacer un diagnóstico certero de la situación, siendo consciente del "milagro" que hay que hacer para poner en el mercado vivienda a precio asequible. Tengo la suerte de conocer a Concha hace muchos años, porque coincidí en la Universidad con sus dos hijas, con las que tengo muy buena relación. Y este es el tercer punto de referencia para mí, ya que Concha, a pesar del gran compromiso con su empresa y con el sector, ha sido capaz de educar a dos hijas excepcionales, tanto en lo personal como en lo profesional. Fue un honor para mí entregarle personalmente el Premio a la Trayectoria Profesional en los premios SIMA.

Cristina Pérez, Managing director de Kennedy Wilson

En mi caso tengo la suerte de contar con la inspiración en casa, en mi madre y en mi abuela. En mi casa las mujeres siempre han trabajado, y son las que han sacado adelante a la familia en momentos de mucha adversidad. Mi abuela enviudó muy joven y se quedó sola con tres hijas muy pequeñas. Su trabajo, un puesto muy modesto, fue lo que posibilitó que la siguiente generación estuviera en mejor posición. Mi madre comenzó a trabajar muy joven, prácticamente una adolescente, y tuvo que hacerse con las riendas de la empresa familiar, sin contar con mucha preparación, a raíz de la enfermedad de mi padre cuando mi hermano y yo éramos aún unos niños. 

Nunca hubo un lamento, un por qué a mí. Ambas gestionaron los golpes con estoicismo, y sin dejar que se les amargara la vida. En casa, en especial mi madre, siempre se nos empujó a ir a más, a estudiar fuera, a trabajar fuera, a pesar de que era un mundo que no era el suyo y que desconocía totalmente. Y siempre, cuando volvía a casa, estaba esa roca castellana, con ese sentido común envidiable, que siempre me dio los mejores consejos y me arropó cuando hizo falta. Y, sobre todo, nunca abrigó ninguna duda de que alguien tan normal podría llegar todo lo lejos que sus capacidades y la suerte le permitieran, incluso cuando a mí misma me asaltaba la inseguridad. Tengo además la gran suerte de trabajar en una empresa donde abunda el liderazgo femenino. Contar con Mary Ricks, nuestra presidente, como role model, es un auténtico lujo. Su estilo personal marca nuestra cultura corporativa, donde la búsqueda de la excelencia profesional y del éxito financiero está siempre acompañada por una gran humanidad, sentimiento de pertenencia, de apuesta por las personas, y preocupación por hacer las cosas bien y cultivar el largo plazo.  

Cristina García-Peri, Directora de Estrategia y Desarrollo Corporativo de Azora

Son muchas las mujeres que de alguna manera y a lo largo de mi vida me han servido de modelo como persona y como profesional. Pero sin duda, el ejemplo profesional más cercano e inspirador lo tengo en la misma Azora, la compañía en la que llevo trabajando desde 2012 y uno de cuyos cofundadores, Concha Osácar, es una de las mujeres pioneras en el mundo inmobiliario y de la inversión y un referente para la industria. Creo que es un privilegio contar con un modelo tan cercano en el que inspirarme. 

Para mí, Concha Osácar aúna dos grandes virtudes, la empatía y la firmeza.  Su gran conocimiento del sector no le impide mantener con seguridad sus opiniones, aunque siempre está abierta es escuchar a sus colaboradores. Además, creo que, como todo gran líder, tiene una especial habilidad para crear y dirigir equipos de personas diversas, y mantener ese difícil y sabio equilibrio para empujar a la organización, exigir resultados y cuidar al mismo tiempo a cada una de las personas que la forman. 

Concha Osácar ejerce un estilo de liderazgo único y personal y constituye un referente tanto por su criterio inmobiliario, como por su larga experiencia y su capacidad de ejercer ese liderazgo que sabe mover equipos y voluntades para conseguir los mejores resultados. Creo que ella mejor que nadie encarna la figura del buen gestor de personas, esa perfecta conjugación de conocimiento y humanidad que tienen los mejores líderes.

Carmen Panadero, Presidenta y socia fundadora de WIRES

Cuando he hecho la reflexión de identificar mujeres referentes, me he dado cuenta que las mujeres a las que admiro son aquellas con las que me he sentido identificada con sus valores. En mi casa desde pequeña me inculcaron la cultura del esfuerzo y la perseverancia en todas las facetas y la responsabilidad personal de lo que nos pasara. No valía decir la culpa es de otro o del mundo, había que enfrentarse a los problemas y resolverlos. Y había que ser buena persona y tener inquietudes. Pues las mujeres que admiro son justo ese modelo de mujer: trabajadoras incansables y con grandes pasiones familiares y personales. 

Fuera del sector inmobiliario, mi elegida es María Dolores Dancausa (CEO de Bankinter y consejera de varias empresas). La conocí personalmente en una conferencia hace más de 15 años en la que me impactó su fuerza y su empatía y donde habló de liderazgo, de esfuerzo, de perseverancia, de objetivos claros y de superación. Pero también habló con gran cariño del apoyo de su marido, de no renunciar a crear una familia por hacer carrera directiva, habló de sus tres hijos y que se sentían muy orgullosos de su madre, aunque ella no estuviera por las tardes en casa. Esos mensajes me afianzaron en mi decisión de ir a por todas.

Dentro de nuestro sector, mi elegida es mi amiga Cristina García-Peri (Socia directora de Azora y consejera de varias empresas también). Cristina es no solo un referente en el mundo profesional por los cargos que ocupa y sus éxitos profesionales, también lo es en su faceta personal y familiar: a pesar de su apretada agenda ha encontrado tiempo para presidir el Patronato de ONG (Plan International en España), para tener una familia, para practicar deporte en alto nivel de exigencia como ser 3er Dan de kárate o ser ganadora de una medalla de oro en unos mundiales (lo contó su profesor de karate cuando le dieron el premio MDI en 2019) o para sacar tiempo para comer con las generaciones que venimos detrás y darnos consejos con mucha ilusión. Gracias por inspirarnos.

Marta Cladera de Codina, Managing director de Nuveen RE Iberia

Margaret Thatcher dijo que las mujeres "no eran aptas para el liderazgo porque son muy sensibles" No era el súmmum del feminismo, y, sin embargo, es una persona que rompió un estándar de una época que, quizás, no se haya vuelto a repetir en la historia. Thatcher era dura, poco empática, dominante, inflexible. Y muchas de esas características hicieron que su propio gabinete la lapidara después de tres mandatos consecutivos.

Sin embargo, tenía una firme convicción de lo que ella creía que necesitaba el país en ese momento. Fue el miembro más joven del Parlamento, fundamentaba todos sus argumentos con una impresionante colección de datos, negoció en un entorno hostil y masculino, plantó cara a los sindicatos, aguantó firme la guerra de las Malvinas, y fomentó muchos de los cambios en el sistema educativo y productivo del Reino Unido.

Uno podría estar a favor o en contra de sus políticas, pero hay que reconocer que era firme y resuelta. Sus grandes cualidades eran la fuerza, la convicción, la ambición, la perseverancia y su capacidad de utilizar sus fortalezas para compensar, no sus carencias, sino el entorno masculino en el que se movía y las restricciones que se encontraba por ser mujer.

Desde joven tuvo claro que quería dedicarse a la política, consiguió estudiar en Oxford, y durante 20 años, antes de ser la Primera Ministra de Reino Unido, estuvo trabajando en el Parlamento donde fue acumulando experiencia. Tuvo la paciencia, el tesón y la constancia de ir aprendiendo y de observar. Algo que haría por aprender y entender el sistema o simplemente porque era mujer y tenía que dotarse de más herramientas. Finalmente, fue ella elegida por su propio partido, no un hombre. Para conseguir tales hazañas, tuvo que utilizar mucha parte de esa sensibilidad que ella misma criticaba. Yo me quedo con la mejor versión de ella.

Maria Matos, Directora de Estudios y Portavoz de Fotocasa

En estos días se está celebrando la mayor reunión anual de las Naciones Unidas para tratar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Numerosas acciones encaminadas a conseguir estos objetivos se suceden desde los ámbitos gubernamentales y sociales, pero resultan insuficientes. Asiduamente los medios de comunicación nos dejan constancia de reiteradas violaciones de los derechos humanos de las mujeres y aunque hayamos logrado muchos avances, los hechos nos recuerdan que queda mucho por hacer.

Vivimos tiempos especialmente convulsos. Occidente parece debatirse en la dicotomía descrita por Tolstoi en su novela Guerra y paz y en lo cotidiano, no dejamos de asistir a todo tipo de juicios populares, mientras observamos atónitos que los principios éticos subyacen a los intereses geopolíticos.

Otra vez los valores humanos están en jaque, por eso hoy toma más fuerza que nunca el legado de la periodista y filósofa alemana Hannah Arendt y su teoría sobre "La banalidad del mal". El concepto surgió de su relato sobre el juicio y la personalidad de Adolf Eichmann, teniente coronel de la SS nazi conocido como el "arquitecto del holocausto" y responsable de las deportaciones que acabaron con la vida de millones de judíos.

Arendt estuvo encarcelada y se le negó la nacionalidad alemana por ser judía. Ya viviendo en EEUU,  asistió como reportera del The New Yorker al proceso contra Eichmann en Jerusalén. El controvertido artículo y sus conclusiones, hicieron que se fijara su atención en ella. Revolucionó al mundo reflexionando sobre el papel de la responsabilidad individual en los actos de cada ciudadano, señalando que "no existía una responsabilidad colectiva"o una "maldad intrínseca". La que había sido víctima, no encontraba culpa en los hechos perpetrados por el oficial de la SS.  Ojalá su grandeza humana, su valentía como mujer y su legado filosófico y periodístico nos sirvan de guía ante la incertidumbre  y la sinrazón que nos ha tocado vivir.

Teresa Marzo, CEO de Elix

Cuando me planteé quiénes eran las mujeres que más habían influido en mi vida, tuve claro que mi mayor referente es mi madre, Pilar Peligero. Abogada funcionaria, ya jubilada, ha tenido una trayectoria profesional muy exitosa ocupando puestos de mucha responsabilidad en la administración pública que le requerían trabajar muchas horas, viajar, pasar días fuera de casa, etc. Pero siempre ha tenido claro que lo más importante de su vida es aquello en lo que eres único e insustituible, la familia que creó, el matrimonio, la maternidad y sus amistades. Consiguió un equilibrio entre su vida laboral y personal que todos queremos y buscamos. 

Cuando era una niña apenas era consciente del esfuerzo que suponía tener una carrera profesional exitosa y encontrar el equilibrio con la vida personal. Actualmente, esa vista atrás me permite valorarla mucho más como profesional y como madre.  

Gracias a ella, he experimentado que es posible realizarme a nivel profesional, sin sacrificar mi vida familiar, social y personal. Y lo que es más importante, es posible hacerlo sin sentirme culpable por ello.

Los valores que me ha inculcado, como el compromiso, esfuerzo, integridad, generosidad, humildad, disciplina, asertividad con diplomacia, saber ver siempre el lado positivo de las situaciones y de las personas, han sido, y siguen siendo, ejemplo en mi vida y me han llevado a ser lo que hoy soy.

Por eso, las mujeres que estamos en puestos directivos tenemos la responsabilidad de ser ejemplo para nuestras hijas y las nuevas generaciones. Para que cada vez haya más mujeres en puestos de alta dirección es necesario crear referentes que muestren que podemos liderar empresas de cualquier sector. Por ese motivo, tenemos el deber de transmitir a las jóvenes que no se marquen límites en su desarrollo, porque solo existen los límites que tú te pongas.

Vanessa Gelado, Senior managing director de Hines en España

Son muchas las mujeres con las que he tenido el privilegio de coincidir a lo largo de mi carrera, y muchas las que me acompañarán en el futuro, pero no puedo dejar de recordar a quienes más impresión causaron en mí. En 2001, durante mi verano de prácticas en IBM, coincidí brevemente con Amparo Moraleda, que acababa de ser nombrada directora general de IBM Iberia y venía de trabajar en Nueva York con Lou Gestner. Me impresionó de ella su juventud, su dinamismo y su gran espíritu de equipo, que he procurado implementar en todas mis gestiones. Tras terminar mis estudios en ICADE, conseguí mi primer trabajo en Morgan Stanley y allí compartí mucho tiempo con Elena Ávila, entonces analista de tercer año. Fue la primera persona que me entrevistó de la compañía. Para mí fue un modelo a seguir por lo inteligente, trabajadora, y divertida que era. Actualmente, ella es VP de Airport IT & Airline Operations de Amadeus y seguimos siendo muy amigas.

De Tishman Speyer, destacar a Julie Lurie, directora, en aquel momento en Portfolio Management, con la que coincidí durante mis prácticas del Máster en Nueva York, y a Gabi Stein, entonces Managing Director de Equity Capital Markets de quien aprendí mucho en Londres entre 2007 y 2009. Julie me pareció todo un ejemplo por lo disciplinada, sosegada que era, pero, sobre todo, por esforzarse en conseguir la conciliación familiar en una ciudad de actividad tan intensa como es Manhattan. Gabi me enseñó lo complicado que es captar fondos de inversores supra institucionales y lo fundamental que es invertir tiempo en crear relaciones de confianza a largo plazo.  De mi periodo en Neinver, no puedo dejar de mencionar a Marta Guirao entre tantas otras mujeres con las que colaboré allí. Marta fue directora de asesoría jurídica y ahora directora general de El Enebro y destaca por su brillantez, cultura y su capacidad de diferenciar entre lo urgente, lo importante, lo estratégico y lo no relevante.

Y, por último, aunque me dejo a muchas mujeres en el tintero por limitaciones de espacio, no puedo dejar de hablar de Laura Hines-Pierce, tercera generación de Hines, que recientemente ha sido nombrada co-CEO de la compañía junto a Jeff Hines. Tras años de intenso trabajo donde ha puesto en valor criterios con los que me identifico mucho, como la diversidad y el ESG.

Majda Labied, CEO de VIVIA

El aprendizaje es en gran parte el resultado de las experiencias vividas, por ello, es una suerte encontrarnos por nuestro camino personas que nos inspiran para creer en nuestras capacidades para alcanzar nuestras metas. La mujer en mayúsculas que, para mí, es mi principal inspiración a lo largo de mi carrera profesional y lo seguirá siendo, es mi madre. Ya está jubilada, pero siempre fue una mujer admirable en su ámbito laboral, y a base de trabajo pudo ir creciendo hasta llegar a la cima de su carrera profesional. Desde muy pequeña me inculcó que "las cosas no venían regaladas", la importancia de la educación y de las soft skills, me ayudó a ser una mujer segura de mí misma, soñadora, y me decía que si me esforzaba podría conseguir llegar a donde quisiera. Aprendí en mi casa, los valores que ayudan a construir cimientos sólidos para construir mi carrera profesional, a base de trabajo, compromiso, humildad, resiliencia, constancia, pasión y empatía. Empecé a trabajar en Real Estate hace 16 años, había muy pocas mujeres y menos aún en las posiciones de alta dirección. Afortunadamente ya somos más, hay muchas mujeres con mucho talento y cada vez vamos teniendo una mayor representación en posiciones estratégicas. 

Quiero destacar la importancia de compartir nuestros conocimientos con otros, querer aprender cosas nuevas y salir de nuestra zona de confort para seguir creciendo. Aquí mi gran inspiración es mi amiga Gloria Sánchez Soriano, que nunca deja de sorprenderme.

Podría nombrar a muchas mujeres que me inspiran por lo que han conseguido en sus carreras profesionales, pero quiero hacer una especial mención a todas aquellas que han sido pioneras en ámbitos donde las mujeres no estábamos presentes o éramos minoría. 

Como Margaret Thatcher en el mundo de la política o Marie Curie que a pesar de no tener una vida fácil ha sido la primera catedrática de la Sorbona de París y la primera en obtener dos premios Nobel en distintas especialidades. Solo me queda agradecer a todas las mujeres que me han inspirado a superarme y a seguir luchando por conseguir mis metas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin