Inmobiliaria

El trabajo presencial reactiva la inversión en el mercado de oficinas

  • El 8% de los ocupados trabajan desde casa al menos la mitad de los días
  • Se valoran más aspectos como el diseño, el bienestar, el valor social o la eficiencia
La inversión en oficinas en España alcanzó 2.800 millones de euros en 2021, según EY: Imagen: iStock

A comienzos del siglo XIX, el ensayista Charles Lamb se quejaba de "lo aburrido que es respirar el aire encerrado entre cuatro paredes, sin respiro, día tras día, todas las horas doradas del día entre las diez y las cuatro". Como recuerda Catherine Nixey en la revista 1843, el surgimiento de la oficina como lugar de trabajo no inspiraba un gran entusiasmo entre sus habitantes.

Cada cual podrá extraer el parecido que considere entre la realidad descrita por Lamb y 2022. Pero lo cierto es que, pese a los pronósticos sobre su defunción inminente, la oficina sigue muy viva. Sin duda, la pandemia ha impulsado el teletrabajo: en España, el 8% de los ocupados trabajan desde casa al menos la mitad de los días. La ratio es casi el doble que antes de la pandemia, pero también la mitad del nivel máximo registrado en el segundo trimestre de 2020.

Diversos factores explican la vitalidad de la oficina. La principal es la mejora de la situación epidemiológica -pasado ya lo peor de la variante ómicron-. Aunque el hecho de que, en España, cuatro de cada diez viviendas no sean adecuadas para el teletrabajo también ha pesado. En todo caso, trabajar de forma presencial permite integrar mejor la cultura de la compañía, separar más claramente trabajo y ocio, y construir relaciones personales.

Además, las oficinas no tienen por qué ser aburridas. En Urbanitae nos hemos propuesto, junto a la proptech Psquared, transformar espacios desaprovechados en lugares vanguardistas. El primer fruto de nuestra colaboración, The Haus, es un claro ejemplo de lo que podría ser la oficina del futuro, adaptada al talento digital y las nuevas formas de trabajo híbridas.

Oficinas para el siglo XXI

La importancia de la colaboración, la innovación y la cultura corporativa sigue siendo vital, según Savills. La consultora señala que las oficinas han sobrevivido el covid como el "segmento más grande y más líquido" del sector inmobiliario. El cambio está, justamente, en las expectativas de los trabajadores. En 2022, se valoran mucho más aspectos como el diseño, el bienestar, el valor social y la eficiencia medioambiental.

La sostenibilidad es uno de los aspectos claves a juicio de Lee Elliott, jefe global del Área de Research de Knight Frank. En este sentido, la concienciación tiene que ver no solo con el consumo energético, sino también "con una mayor consideración por parte de las compañías de su interacción con las comunidades locales", al punto de que las instalaciones se empleen activamente en iniciativas de ámbito local.

Las prioridades que enumera la consultora londinense guardan relación con la experiencia de la pandemia. Por un lado, afirma, en 2022 se hará más hincapié en la seguridad, en áreas como la climatización y la ventilación. Además, se hará necesario adoptar la infraestructura para que todos los trabajadores que estén fuera de la oficina puedan desempeñar su labor de manera eficaz y sin fisuras. En resumen, se concebirá el espacio de trabajo como un activo estratégico en el cumplimiento de los objetivos de la compañía.

Madrid y Barcelona, a la cabeza

Vayamos a los datos. EY estima que en 2021 la inversión en oficinas en España llegó a 2.800 millones de euros, un incremento interanual del 27%. JLL, por su parte, calcula la inversión en 2.591 millones de euros, lo que equivaldría a un avance del 47%. Aunque la cifra es menor que la registrada en 2019, está ya "en niveles precovid", a juicio de JLL.

Barcelona lidera el apetito inversor de la mano de su Distrito 22@, un parque de 1.500 empresas relacionadas con los medios, las tecnologías de la información, la energía, el diseño y la investigación científica. En cuanto a la contratación, Madrid y Barcelona sumaron el año pasado 657.000 m2, según JLL, un 40% más que en 2020. El cambio de tendencia respecto a lo ocurrido durante la pandemia fue evidente en el último trimestre del año, cuando la contratación se disparó un 79% respecto al año de los confinamientos.

El atractivo de Madrid y Barcelona se potencia por los precios, "de los más bajos de Europa", según Javier García-Mateo, socio responsable del sector Real Estate para el área de Strategy and Transactions de EY España. Ello hace que, cada año, España reciba entre 3.000 y 4.000 millones de euros de inversión extranjera para comprar y mejorar edificios ya existentes, afirma García-Mateo.

Los números demuestran que, pese a sus limitaciones, las oficinas siguen gozando de muy buena salud. Al final, hasta Charles Lamb echó de menos su día a día en la British East India Company. Cuando se jubiló, con 50 años, los primeros días se dedicó a "deambular, pensando que era feliz y sabiendo que no lo era".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin