Infraestructuras y Servicios

Hungría vende a Magyar Vagon su empresa estatal dedicada a la fabricación de trenes

Coche de viajeros de la empresa húngara MÁV Start, en una imagen del año 2013. / Foto: Miguel Ángel Matute

Magyar Vagon, el grupo inversor húngaro que aspira a comprar Talgo, ha notificado ante la Autoridad de Competencia Económica de Hungría que ha tomado el control de la sociedad MÁV Vagon Kft, que hasta ahora era la empresa pública húngara dependiente del gobierno de Viktor Orbán dedicada a la fabricación de trenes y material rodante ferroviario que cuenta con tres talleres.

El gobierno húngaro desveló en octubre que el nuevo inversor tomaría hasta el 75% de la empresa pública, en un intento por reflotar su negocio y adaptarlo al competitivo mercado de los fabricantes de trenes. Y según confirman desde la compañía húngara, este movimiento se ha hecho a través de dos compañías integradas en el organigrama de Magyar Vagon.

En concreto, la sociedad que lanzó la opa sobre Talgo, Ganz-Mavag Europe, adquirió el 22 de diciembre de 2023 una participación del 55% en MÁV Vagon; mientras que el 20% restante fue adquirido por Magyar Vagon Befektetési Vagyonkezelo, propietario de Ganz-Mavag Holding, accionista mayoritario de la compañía que ha lanzado la operación sobre el fabricante de trenes español.

La notificación enviada a la CNMC húngara el 8 de abril de 2024 señala únicamente que "Magyar Vagon Befektetési Vagyonkezelo Zrt. y su filial Ganz-MaVag Holding Kft adquieren el control de MÁV Vagon Kft". En la misma, la Autoridad de Competencia Económica del país (GVH) señala que "tiene un conocimiento limitado del hecho de la notificación de la fusión y publica en su web el resumen elaborado por los anunciantes, sin incluir datos", sin que "constituya en ningún caso una posición de GVH".

MÁV Vagon es una filial de MÁV Zrt, grupo empresarial perteneciente al estado de Hungría que se dedica al transporte de pasajeros. La subsidiaria centra su actividad en el mantenimiento, reparación e inspección periódica de unos 300 vehículos ferroviarios por año. En 2022, último año en que están publicadas sus cuentas, facturó unos 111 millones de euros (43.800 millones de forintos húngaros), frente a los 27 millones del año 2021.

Siete plantas por Hungría

La empresa adquirida cuenta con siete plantas de producción que suman una superficie total de 241.000 metros cuadrados dedicados a la revisión de los vehículos, al mantenimiento de locomotoras y se fabrican vagones Intercity.

En virtud de la nueva política industrial dictada por el Gobierno húngaro, MÁV, centrada en la operación de transporte de viajeros, transfirió en octubre de 2021 su actividad de fabricación de vehículos a MÁV Vagon, incluidos los recursos laborales y materiales. Con esta reestructuración, la compañía ahora en manos del posible comprador de Talgo multiplicó por diez su número de empleados y a cierre de 2022, su plantilla ascendía a 1.713 personas, según los datos dispuestos en su página web.

En octubre del pasado año, la empresa que gestiona los ferrocarriles húngaros dio a conocer los planes para que MÁV Vagon pase a manos privadas, pero continúe formando parte del grupo MÁV. Desde la prensa húngara dan por sentado que lo que consideran una "privatización parcial" de MÁV Vagon podría "completarse pronto", según señala el medio mfor.hu. Así, el Estado húngaro mantendría una participación del 25% a través de su hasta ahora matriz MÁV Zrt.

La efectividad de la compra está condicionada a que la Autoridad de Defensa de la Competencia de Hungría otorgue su autorización. Fuentes de la operación añaden que todas estas informaciones han sido incluidas en la documentación remitida a la CNMV y a los bancos financiadores de Talgo dentro del proceso de compra de la compañía española.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud