Infraestructuras y Servicios

Prosegur queda fuera del macrocontrato valenciano de seguridad por los uniformes

Un trabajador de Prosegur.
Valenciaicon-related

Hace apenas unos días el propio presidente de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, aseguraba en una feria textil en Alemania ante que su Gobierno iba a endurecer las medidas contra la competencia desleal en ese sector incrementando los controles y las sanciones ante los empresarios valencianos de una industria castigada durante las últimas décadas por la competencia asiática y del norte de África.

Casualidad o no, la Administración valenciana acaba de adjudicar el contrato de seguridad para los próximos 4 años valorado en 132 millones de euros y ha dejado fuera a uno de los mayores operadores del sector en España, Prosegur, precisamente por una cuestión relacionada con los uniformes de sus trabajadores.

La central de compras de la Generalitat que ha tramitado el expediente de contratación decidió no admitir a Prosegur porque la compañía no presentó todos los certificados OEKO-TEX o parte de los incluidos no se habían renovado para varias de las prendas que forman parte de la equipacion de los trabajadores que debían asumir las funciones de vigilancia y control en los edificios públicos de la Administración valenciana. El certificado OEKO-TEX acredita que los tejidos no contienen productos peligrosos para la salud y cumplen con la normativa europea en materias como sostenibilidad o condiciones laborales.

Así lo revela la resolución de la mesa de contratación, que incluso especifica las prendas concretas para las que no se incluyeron las acreditaciones requeridas por la Administración. Según ese documento, la compañía de seguridad no presentó los certificados para la "cazadora" ni para los "polos" de invierno y de verano. Además, los certificados referentes a los "pantalones" tanto de invierno como de verano no estaban en vigor, según recoge la resolución.

Prosegur no fue la única firma que vio su oferta rechazada por estos motivos. De hecho, durante la tramitación la mesa dio 15 días de plazo a Prosegur y otras tres empresas para corregir la falta de documentación sobre los certificados OEKO-TEX. Entre ellas se encontraba Fovasa Seguridad, de Grupo Gimeno, la que se hizo con el mayor importe del contrato, que sí presentó los certificados en ese plazo extra. En el caso de Prosegur, presentó la documentación adecuada para las "camisas" de verano y de invierno en esos 15 días, pero no los de las otras prendas.

Tanto Prosegur como otra de las firmas no admitidas, Salzillo Seguridad, alegaron contra esa decisión. Sin embargo, el órgano administrativo mantuvo su exclusión, al considerar que al no contar con esos certificados obligatorios según los pliegos no se podría puntuar en igualdad de condiciones y que modificar los documentos presentados posteriormente supondría modificar la oferta.

Los adjudicatarios

Como publicó elEconomista.es, la Generalitat Valenciana acaba de anunciar la adjudicación de ese contrato que se divide en 9 lotes y está valorado en 131,9 millones de euros. En él se incluyen las labores de vigilancia, control y seguridad de la mayoría de los inmuebles dependientes de la Administración autonómica en Alicante, Castellón y Valencia.

La filial de seguridad de la división de servicios del castellonense Grupo Gimeno, Fovasa Seguridad, y la filial del sector de Clece se han hecho con el grueso del nuevo contrato licitado por la Generalitat Valenciana para proteger sus edificios públicos durante los próximos cuatro años. También han conseguido alguno de los lotes la valenciana Med Seguridad y Casva, filial del grupo castellonense Simetría.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud