Infraestructuras y Servicios

Adif logra 400 millones en cánones tras la liberalización en la alta velocidad

  • Recaudó hasta septiembre más que en todo 2021 gracias al aumento de capacidad
  • El incremento del precio de la energía también se hizo notar en sus cuentas
  • Este 2023 la política tarifaria no se ha incrementado más a la espera de la recuperación de tráficos por el coronavirus
Madridicon-related

Adif aprovecha el fin del monopolio de Renfe en la alta velocidad y el aumento de la capacidad ferroviaria en las vías. La compañía ha logrado durante los nueve primeros meses de 2022 un ingreso histórico en materia de cánones, las tasas que pagan los operadores por utilizar su infraestructura, con motivo de la llegada de nuevos competidores, por un lado, y el incremento de la capacidad a medida que fueron desapareciendo los últimos coletazos de la crisis del coronavirus.

Las últimas cuentas disponibles del operador de infraestructuras presidido por Maria Luisa Domínguez revelan que Adif AV ingresó en materia de cánones más de 400 millones, superando así en solo tres trimestres el acumulado registrado en todo 2021 (390 millones de euros). Los cánones que la compañía dependiente del Ministerio de Transporte cobra a los operadores se dividen entre el uso de la infraestructura, donde se introducen distintos conceptos (adjudicación de capacidad o utilización de las vías ferroviarias) o por el uso de estaciones y otras instalaciones, como los cambiadores de ancho.

A falta de conocer las cuentas de cierre de año, todo apunta a una mejora en esta tendencia. El último boletín de tráfico ferroviario de Adif apuntaba a que este indicador está en máximos (31,6 millones de trenes por kilómetros recorrido, un 11,3% más respecto al mismo periodo del año anterior) gracias a diversos factores, desde la entrada de nuevos operadores por el proceso de liberalización del mercado a la progresiva recuperación de los tráficos y la puesta en servicio de nuevas líneas de alta velocidad, que suman ya más de 4.000 kilómetros.

En este sentido, el incremento más relevante se produjo en los tráficos de Larga Distancia, que consolidó el crecimiento a niveles superiores a la pre-pandemia, y en menor medida al tráfico de Cercanías e interurbanos, cuyo aumento fue del 6,4%. Por ejes ferroviarios, en las líneas de alta velocidad (LAV) destaca el crecimiento de Madrid-Levante, una de las líneas que ya cuenta con tres operadores y cuatro marcas comerciales (AVE, Avlo, Iryo y Ouigo).

Impacto de la energía

Con todo, el gran impulso en los ingresos no fue suficiente para que la entidad pública cerrara el periodo sin números rojos. Uno de los motivos principales fue el encarecimiento del coste de la energía, por el que buena parte Adif traslada a las compañías como Renfe, Iryo y Ouigo su consumo. No obstante, la compañía también utiliza sus propios trenes para tareas ajenas al transporte de pasajeros, como la circulación de trenes que comprueban el estado de las vías en las horas previas a que las operadoras inicien operaciones.

Según sus cuentas, auditadas por PKF Attest, el resultado bruto de explotación fue negativo en 63 millones de euros y el resultado neto arrojó pérdidas por valor de 233 millones de euros, cifra que recorta a las pérdidas de los tres primeros trimestres de 2021 (330 millones de euros).

A la espera del cierre de año

Hay que recordar que el nivel máximo de ingresos en un ejercicio que ha logrado Adif a través de la liquidación de cánones en alta velocidad fue en 2019. La compañía ha propuesto para este 2023 congelar los cánones, a la espera de la total recuperación de los tráficos ferroviarios. La propuesta está avalada por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), que vigila que la compañía pública cobre a Renfe y sus rivales un precio justo por el uso de la red.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud