Industria

Más del 85% de las emisiones proceden de la cadena de suministro

  • Los expertos señalan el papel tractor de las grandes empresas y un papel dinamizador de la Administración

La descarbonización de la actividad industrial y económica es un reto que tienen por delante todas las compañías. Algunas se han marcado unas metas más ambiciosas que otras, pero también se dan circunstancias en las que no todas las empresas tienen claro por dónde han de empezar.

La reducción de emisiones operacionales están ligadas a la eficiencia de las compañías, al tiempo que las oportunidades asociadas a las energías renovables ya están a la orden del día. No obstante, la mayor dificultad para muchos sectores se presenta a la hora de reducir las emisiones en la cadena de valor de las compañías.

Esta fue una de las principales conclusiones del Observatorio 'Gestión de la cadena de valor, la gran oportunidad para avanzar hacia un mundo más sostenible', organizado por elEconomista.es y que contó con la participación de Telefónica.

En dicho observatorio participaron: Maya Ormazabal, directora de Medio Ambiente y Derechos Humanos de Telefónica; Ignacio Granados, Sales Strategy, Analytics and Operations Manager de Nokia; José María Fernández, director de Economía Circular de Ihobe; Verónica Celedón, CDP Supply Chain; y Bruno Esgalhado, Sustainability Partner de McKinsey & Company.

Para Maya Ormazabal, "en el caso de Telefónica, se ha logrado reducir las emisiones operacionales en más de un 81% gracias al Plan de Acción Climática, y en un 51% al incluir las generadas por la cadena de valor". No obstante, la directiva reconoció que "reducir las emisiones en el Alcance 3 -asociado con la cadena de valor- es complejo, dado que en su gran mayoría se relaciona con los procesos de compra y las prácticas de consumo de los clientes".

Así las cosas, Ormazabal apuntó que tenemos que "ser capaces de trasladar la oportunidad que se abre a toda la cadena de valor, incorporando prácticas como el ecodiseño y la circularidad, en definitiva, comprar, fabricar y consumir distinto".

En el caso de Nokia, Ignacio Granados calificó de "reto" la reducción de las emisiones de la cadena de valor. "Tenemos que ser capaces de reducir esa huella y desacoplar la necesidad de incremento de la capacidad de las redes del consumo de recursos", aseveró Granados.

Para José María Fernández uno de los principales problemas de la descarbonización ha sido que la economía ha sido lineal. "Tras el Pacto Verde europeo se persigue incorporar la sostenibilidad en el devenir de las empresas, por lo que hay que cambiar las reglas de juego". El directivo de Ihobe también hizo hincapié en "la gran pelea que existe entre las grandes potencias a nivel mundial". No obstante, reconoció que España tiene "condiciones inmejorables" a la hora de atraer inversión por el desarrollo que se ha producido en materia de energías renovables".

En la misma línea se pronunció Bruno Esgalhado quien aseveró que "España y Portugal tienen una oportunidad única a la hora de crear un hub de sostenibilidad diferencial en Europa gracias a las energías renovables y a las infraestructuras logísticas".

En cuanto a CDP, Verónica Celedón resaltó la importancia de contar con datos e información trazable, tanto de compañías como a nivel de producto, para integrar la sostenibilidad en la toma de decisiones.

Pero los expertos también pusieron de relieve la importancia de las grandes empresas como tractoras de los movimientos de las pequeñas. Así Ormazabal añadió que "el efecto de arrastre de una compañía es fundamental", e incidió en cómo la digitalización ofrece grandes oportunidades en todos los sectores.

Además, la directiva de Telefónica explicó cómo la redes de nueva generación son mucho más sostenibles, por ejemplo, el 5G es hasta un 90% más eficiente enérgicamente que el 4G.

"En la transición verde hay una gran oportunidad para la economía española y europea"

Para Maya Ormazabal, directora de Medio Ambiente y Derechos Humanos de Telefónica, "en la transición verde hay una gran oportunidad para la economía española y europea. Además, sabemos que la digitalización va a ser esencial para la transición hacia un modelo económico más sostenible. En Telefónica tenemos el compromiso de ser una compañía con cero emisiones netas en 2040 y sabemos que las grandes compañías somos un tractor de la economía y de este cambio que todos necesitamos".

La directiva de Telefónica hizo hincapié en la oportunidad que tiene España a la hora de liderar la transformación de la economía gracias a que "cuenta con la mayor red de fibra de toda Europa". Asimismo, Ormazabal reconoció la importancia de disponer de indicadores y datos estandarizados que permitan a todos los implicados, empresas, proveedores, sector, etc. una correcta toma de decisiones con respecto a la reducción de emisiones.

"Es necesaria una colaboración muy estrecha entre clientes y proveedores"

Ignacio Granados, Sales Strategy, Analytics and Operations Manager de Nokia, apuntó que "la aproximación a la sostenibilidad tiene que ser doble: por un lado, tenemos que maximizar el efecto positivo que el sector de las TIC puede aportar a la industria y la sociedad para afrontar los retos ambientales y de huella de carbono; y, por otra parte, tenemos que trabajar de forma continua en reducir el impacto negativo a través de factores como la mayor eficiencia energética y la circularidad. Todo esto será posible solamente con una colaboración muy estrecha entre clientes y proveedores a través de la cadena de valor".

El directivo de Nokia también puso el foco en la importancia de que las pymes cuenten con financiación y ayudas. "Las grandes empresas pueden ejercer de motores pero sin ayudas de la Administración las pymes se pueden quedar atrás", señaló al tiempo que hizo hincapié en la importancia de la educación.

"Hay que prestar especial atención a las pymes para que no se queden atrás en la descarbonización"

José María Fernández, director de Economía Circular de Ihobe, aseveró que "si tenemos en cuenta que el elemento que más puede mover a una empresa es la legislación o la petición de sus clientes, la gestión de la cadena de valor representa un activo muy importante para conseguir que la sostenibilidad se integre en el día a día de las empresas". Por ello, el directivo de Ihobe añadió que "teniendo en cuenta que estamos en un país en el que el 90% de las actividades económicas son pymes, debemos que prestar especial atención a las pequeñas y medianas empresas para que no se queden atrás y puedan seguir siendo líderes desde el punto de vista de la transición hacia la sostenibilidad". Además, Fenández destacó que "la mejor fórmula para que la cadena de valor sea más sostenible es mostrarles que hay negocio". Por ello dijo que hay que ver "cómo hacerlo atractivo y cómo cambiamos la forma en la que compramos".

"En los últimos dos años, las emisiones de la cadena de valor son 11,4 veces más que las operacionales"

Verónica Celedón, Supply Chain en CDP, consideró que "en los últimos dos años, las emisiones de la cadena de valor son 11,4 veces superiores a las emisiones operacionales". Por este motivo, Celedón apuntó que "identificar y realizar un trabajo conjunto puede tener beneficios para las grandes empresas y también para los proveedores".

En su opinión, "la realidad es que los efectos que tiene el cambio climático hace que tengamos que tomar las acciones ahora". Por ello, la responsable de CDP hizo hincapié en la "necesidad de que tanto las grandes empresas, tanto a nivel individual y sectorial, como sus proveedores puedan realizar acciones de conjunto y colaborar para reducir las emisiones en el futuro". También puso de relieve la importancia de contar con datos a nivel de producto. De hecho, según los datos recogidos por su compañía, "del total de empresas que reportaron información, tan solo el 2% mandaron datos relacionados con el producto".

"España y Portugal tienen la oportunidad de crear un 'hub' de sostenibilidad diferencial en Europa"

Bruno Esgalhado, Sustainability Partner de McKinsey & Company, explicó que "España y Portugal tienen la oportunidad de crear un hub de sostenibilidad diferencial en Europa". Asimismo, Esgalhado apuntó que las emisiones de Alcance 3 -aquellas indirectas que se producen en la cadena de valor de una empresa- representan de media más del 80% en más de 20 industrias. Asimismo, el socio de McKinsey & Company añadió que "Europa puede y debe ir a la industrialización para crear las bases competitivas de una industria que hoy no existe". Asimismo, Esgalhado comentó que "la regulación puede incentivar la sostenibilidad". Como ejemplo, puso el IRA, el paquete de incentivos aprobado por EEUU que está sirviendo para "atraer la inversión". En su opinión, "hay que ayudar a los clientes en el crecimiento sostenible inclusivo, al tiempo que hay que acercar a las empresas las oportunidades y retos que tienen".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud