Industria

El ministro Planas augura un aumento de la exportación agroalimentaria pese a las amenazas comerciales

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, prevé que las exportaciones agroalimentarias de España seguirán creciendo en los próximos años, a pesar de las tensiones en el comercio internacional.

En una entrevista con EFE, Planas asegura que están en contacto con las administraciones de China y Estados Unidos, importantes mercados de exportación que ha visitado en las últimas semanas.

Pekín abrió recientemente una investigación por competencia desleal a la importación de porcino europeo y otros productos tras la decisión de la Unión Europea (UE) de aplicar más aranceles a los vehículos eléctricos chinos, en vigor desde esta misma semana.

Y Estados Unidos sigue aplicando un arancel adicional a la aceituna negra de mesa, pese a que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha fallado en contra de ese país en la disputa comercial con la UE.

"Las guerras comerciales no son buenas y tenemos que buscar cualquier medio de negociación para evitarlas", afirma Planas, para quien "el sector agroalimentario nunca está en el origen de los conflictos comerciales, pero es un sector que los gobiernos cogen porque tiene un impacto directo sobre los ciudadanos y en la opinión pública".

A su juicio, los productores y la industria agroalimentaria quieren trabajar con estabilidad y condicionales normales, por lo que el Gobierno insta a la Comisión Europea, con competencia exclusiva en el comercio con terceros países, a llegar a una situación que permita seguir desarrollando esas exportaciones.

Liderazgo exportador

Planas asegura, no obstante, que "la pujanza agroalimentaria exportadora de España va a crecer muy probablemente en los próximos años".

Uno de cada dos euros producidos en el sector se exporta y, según los últimos datos de Aduanas, las ventas agroalimentarias al exterior suman 71.700 millones de euros en los últimos doce meses hasta abril (un 66 % se dirige a la UE), con un saldo positivo de 17.000 millones.

Planas llama a ejercer el liderazgo de España como potencia agroalimentaria mundial, tras sus últimos viajes a China y Estados Unidos en los que ha apoyado a los exportadores en sus intentos por integrar el producto español en las culturas gastronómicas locales.

En cuanto a las importaciones, el ministro defiende el principio de reciprocidad para que estas cumplan las mismas reglas de producción que en la UE (las llamadas cláusulas espejo).

"Vamos a ver si conseguimos efectivamente hacer mayoría en un futuro próximo" para que se incluya ese elemento en los acuerdos internacionales de la UE con otros países, apunta Planas.

Insiste en que "ningún producto agroalimentario entra sin control en la Unión Europea" y cita iniciativas como la puesta en marcha de un grupo de seguimiento del comercio exterior con las organizaciones agrarias UPA y Unión de Uniones, que firmaron el plan de 43 medidas del Gobierno para el campo tras las últimas movilizaciones agrarias.

Respuestas a los agricultores en un tiempo "récord"

El titular de Agricultura sostiene que prácticamente todas esas medidas están en marcha y resalta la modificación de los reglamentos de la Política Agraria Común (PAC) "en un tiempo récord" para ajustar aspectos como los relativos a las buenas prácticas agropecuarias y las inspecciones a explotaciones pequeñas.

A su juicio, este "sólido" plan responde a "todas las preocupaciones" de los productores, con medidas adicionales en materia de seguros agrarios, fiscalidad y otras ayudas.

El ministro vuelve a tender la mano a las organizaciones Asaja y COAG, que siguen sin firmarlo, y muestra su comprensión hacia quienes han protestado porque quieren "una retribución digna por su trabajo", un mensaje dirigido tanto a los gobiernos como al conjunto de la sociedad.

Anima a los productores a asociarse para reforzar su posición negociadora en la cadena, al tiempo que destaca la importancia de hacer "un esfuerzo colectivo" para contener la inflación, algo que "han comprendido" la industria y la distribución al rebajar los precios del aceite de oliva en muchos supermercados tras la reciente supresión temporal del IVA al aceite de oliva.

"Cómo conseguir que la producción del futuro sea sostenible y al mismo tiempo rentable es un elemento clave del futuro inmediato y parte de los debates europeos de la nueva legislatura", señala Planas.

Prioridades en la UE

Tras el impacto de la pandemia, la guerra en Ucrania y el cambio climático en los mercados agrarios, Planas advierte de que habrá que dedicar "mucha más atención" a la seguridad alimentaria y la producción de alimentos, dos aspectos que ocupan un lugar "muy relevante" en la nueva hoja de ruta trazada por el Consejo de la UE.

En ella se apoya la sostenibilidad y la competitividad de la producción agrícola, aspectos necesarios para asegurar la autonomía estratégica de la Unión Europea, sin olvidar el cuidado del medio ambiente y la "resiliencia hídrica", considerada "un guiño" a países como España.

Además, para esta legislatura quedan pendientes cuestiones como la regulación de las nuevas técnicas de edición genética, la comunicación sobre los sistemas alimentarios sostenibles y la "gran novedad" que puede suponer la reforma de la directiva de prácticas comerciales desleales, inspirada en la ley de cadena alimentaria española.

Y ante la posible salida del Ejecutivo español de la vicepresidenta Teresa Ribera para ocupar un puesto en la nueva Comisión Europea, Planas recuerda que corresponde al presidente, Pedro Sánchez, decidir sobre la estructura básica del Gobierno.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud