Industria

Los fondos acreedores de Celsa exigen el 49% del capital para facilitar el rescate de la Sepi

  • Reclaman reducir de 1.200 a 500 millones la quita
  • Piden una reunión entre la empresa, Sepi, acreedores y banca
  • La banca reclama poder vender los créditos

La situación de Celsa se complica. Los fondos acreedores de la compañía catalana han lanzado este fin de semana una propuesta a la familia Rubiralta para tratar de cerrar un acuerdo que les permita acceder al rescate de 550 millones que la compañía pide a la Sepi. Los tenedores del 90 por ciento de la financiación jumbo y convertible han respondido a la empresa -fuera del plazo que había otorgado la catalana- que apoyan todos los términos de la financiación SEPI (incluidos reducción de apalancamiento, plazos, costes, tipo de instrumento…) pero exigen reducir la pérdida para los acreedores sustituyendo la quita de 1.200 millones de euros exigida por la compañía por una cantidad inferior de 700 millones mediante un instrumento subordinado (que no es deuda) y el 49% de las acciones ordinarias de forma que el accionista actual mantenga el 51% del grupo.

La entrada en el capital de Celsa ha sido considerada una línea roja por parte de la compañía de laminación de acerco pero según fuentes cercanas a los acreedores, la propuesta permitiría salvar al grupo, y la única razón para no hacerlo es que no satisfaga lo suficiente el beneficio personal de los accionistas.

Si el accionista accede a reducir su participación de 100% al 51% y la quita exigida de 1.200 millones a 500 millones, la operación se puede cerrar muy rápido, asegurándose de ese modo el futuro del grupo, manteniendo la actividad y el empleo, indican fuentes cercanas a los fondos.

Según indican estas fuentes cercanas a los fondos, el argumento de la compañía de que los acreedores deben aceptar la quita de 1.200 millones porque han comprado a descuento mientras que el accionista mantiene el 100% de la propiedad no se sostiene. Los acreedores tienen derecho a cobrar la totalidad de su crédito.

Asimismo, los bancos españoles (el "G4") exigen ciertos cambios a la compañía para que les permita la venta de sus créditos (algo a lo que Celsa se había opuesto en el pasado y que con las actuales líneas de circulante es difícil)

Tanto los fondos como los bancos han pedido por escrito a la compañía y a SEPI una reunión entre todas las partes. Hasta ahora la compañía ha sido la única parte en interactuar con SEPI (incluso evitando que los bancos se reuniesen con el hólding público) pese a las repetidas peticiones a lo largo de los últimos 18 meses de los acreedores de ser parte del proceso y abrir una negociación de buena fe.

Los fondos adquirieron la deuda a los bancos, cuando el Banco Central Europeo les obligo a vender sus créditos refinanciados. Entonces, estas entidades adquirieron la deuda convertible de Celsa 1.400 millones de euros con un 80% de descuento y la deuda senior ( actualmente de 800 millones de euros) con un 20-25% de descuento.

Entre los fondos que compraron se encuentran Attestor, Golden Tree, Sculptor, CVC, SVP, Goldman Sachs y Cross Ocean.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.