Industria

Francisco J. Riberas, de Gestamp a ser distinguido por la reina Isabel II

  • El directivo ha sido nombrado Comandante Honorario de la Orden del Imperio Británico
  • Es el primer español con una condecoración tan alta
El presidente de Gestamp, Francisco J. Riberas. Foto: Eduardo Candel

La historia de Francisco J. Riberas Mera siempre ha estado ligada al acero y al automóvil. El hoy presidente de Gestamp ha vivido desde pequeño los primeros pasos de lo que es a día de hoy su compañía. Así, en 1958, su padre, Francisco Riberas Pampliega, emprendedor de origen burgalés, fundó el Grupo Gonvarri con un capital de 20.000 pesetas (unos 120 euros al cambio actual).

Este proceso coincidió con la irrupción del sector automovilístico en España con la llegada de los grandes fabricantes. Ya establecido como proveedor de referencia de componentes y conjuntos metálicos de carrocería y chasis de fabricantes de primer nivel, en 1988, Francisco J. Riberas Mera se sumó a la gestión.

Así llegó hasta 1997, año en el que fundó Gestamp, compañía que se centró en la fabricación de componentes. Por aquel entonces, Gestamp contaba con cuatro centros productivos, otros tres en proyecto, los cuales facturaban 200 millones de euros. Hoy, Gestamp tiene presencia en 24 países, con 113 plantas productivas y 13 centros de I+D.

El nivel de Comandante es el rango más importante de esta orden fundada por el rey Jorge V

Ahora, 25 años después de la fundación de Gestamp, el directivo madrileño ha sido distinguido con la Orden del Imperio Británico. Concretamente, ha sido reconocido como Comandante Honorario de la Orden del Imperio Británico (CBE), una distinción otorgada por la reina Isabel II a quienes realizan una labor destacada por el país o la sociedad británica.

El nivel de Comandante es el rango más importante de esta orden fundada por el rey Jorge V, para aquellos que no poseen la nacionalidad británica y es el segundo nivel más alto de la Orden del Imperio Británico. En este caso, el título de Comandante Honorario se concede a aquellas personas que desempeñan un papel notable a nivel nacional, un papel protagónico sobresaliente en los asuntos regionales a través de logros o servicios a la comunidad, o una contribución innovadora muy destacada en su área de actividad.

En el caso de Francisco Riberas, esta distinción se le ha concedido por sus servicios a la industria de automoción en el Reino Unido.

Relación estrecha

Y es que la multinacional vasca ha invertido más de 400 millones de euros desde que inició operaciones en Reino Unido, hace 20 años. Además, Gestamp logró una cifra de negocios de 348,4 millones de euros en Reino Unido en 2021, lo que supuso el 4,3% del total de la facturación lograda por la compañía.

En la actualidad, Gestamp da empleo a cerca de 2.000 personas en sus tres emplazamientos: Newton Aycliffe, cerca de Newcastle, es la mayor de las plantas de producción con cerca de 1.200 trabajadores, que además cuenta con un centro de I+D, uno de los 13 que Gestamp tiene en todo el mundo. Las plantas en West Midlands, cerca de Wolverhampton, y Llanelli en Gales completan la operativa de Gestamp en Reino Unido. Durante este tiempo, Gestamp UK se ha convertido en la principal empresa a nivel Tier 1 del sector automóvil en el Reino Unido.

Gestamp vivió el 7 de abril de 2017 uno de sus momentos históricos: su salida a bolsa. Puso en el mercado 155,38 millones de acciones en el mercado español con un free float equivalente a un 27% de su capital. Con esta operación, Gestamp buscaba refrendar su estrategia a largo plazo marcada por el carácter de empresa familiar. Pese a tener este porcentaje en bolsa, la compañía ha mantenido la disciplina que tanto gusta en la Citi, en contra de lo que defenderían los hurones del capital privado partidarios de excluir la compañía y privar del futuro valor al resto de accionistas actuales.

El gran salto de Gestamp se produjo en 1999 cuando la compañía inició su etapa de internacionalización

Cinco años después de su debut bursátil, la familia Riberas mantiene el 73,69% del capital de Gestamp. Pero no es la única compañía en la que tiene intereses la familia Riberas, ya que en CIE Automotive también posee un 15,69% de su capital a través de Acek Desarrollo y Gestión Industrial, el holding familiar que encabeza Francisco J. Riberas junto a su hermano Jon Riberas.

Pero el gran salto de Gestamp se produjo en 1999 cuando la compañía inició su etapa de internacionalización en mercados como el alemán, francés, argentino, brasileño y mexicano. En la actualidad, el 40,9% de la facturación de la compañía viene de Europa Occidental, mientras que el 22,8% procede de Norteamérica y el 14,1% de Asia. "Para mí, un balance adecuado debería ser contar con un 30% de la facturación en Asia, un 30% o algo más en Europa y otro 30% entre EEUU y el Mercosur", explicó el presidente ejecutivo de Gestamp en una entrevista con elEconomista.es el pasado mes de marzo.

No es la única inversión que tiene Riberas. El directivo madrileño, nacido en 1964, cuenta con una participación del 0,21% del capital de Telefónica, lo que equivale a ser el consejero de la operadora con mayor presencia en el capital. Concretamente, tres veces más que el propio José María Álvarez-Pallete. También fue nombrado como consejero de la compañía catalana de cargadores eléctricos Wallbox a través del holding Halekulani. Además, a finales del año pasado fue nombrado presidente de la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud