Industria

Industria insta a Alcoa a abrir negociaciones con los interesados en San Ciprián

  • GFG asegura que mantiene el interés por la planta
  • El Gobierno no ve motivos para dilatar las conversaciones
  • La multinacional exigió ayer negociar directamente con la Sepi

Industria insta a Alcoa a que inicie las negociaciones con los candidatos a comprar la planta de San Ciprián. Para el Gobierno no hay motivo para dilatar el inicio de las negociaciones con los candidatos interesados dado que existe el consenso entre sindicatos, administración y comité de empresa. 

El Ministerio quiere acabar con el bloqueo existente en la operación ya que la multinacional estadounidense insiste en negociar únicamente con la Sepi -como recordó ayer a los empleados por carta el presidente de la compañía, Álvaro Dorado- mientras el Gobierno quiere que se haga directamente con los candidatos a comprar la instalación.

Según un comunicado del Ministerio de Industria, entre los candidatos que mantienen su interés por la compañía figura la filial de aluminio del grupo GFG, Alvante. Para el departamento de Reyes Maroto, esta compañía -que ha atravesado problemas financieros estos últimos dos meses- puede seguir adelante con las negociaciones de forma directa.

La existencia de estos proyectos de inversión, en opinión del Ejecutivo, facilita que la venta se realice con total normalidad entre Alcoa y las empresas interesadas y si la compañía, como ha manifestado, tiene intención de vender, evite el proceso fallido que tuvo lugar en septiembre de 2020.

El Gobierno además, al igual que ya hizo ayer, ha reiterado su voluntad de dar apoyo, en cuanto sea necesario, conjuntamente con la Xunta de Galicia, a los proyectos industriales que se planteen por parte de Alcoa a través de todos los instrumentos disponibles para ello, incluido SEPI.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.