Pymes y Emprendedores

Birchbox: "Si hablamos de 'cajitas de belleza', en España estamos por encima de la competencia"

  • "Trabajamos con el método de la 'formación a través de la experiencia'"
Katia Beauchamp, cofundadora y CEO de Birchbox. Imagen de Daniel G. Mata
Madrid

Birchbox es una empresa líder en el ecommerce de belleza. Esta compañía fue fundada en septiembre de 2010 en Estados Unidos por Katia Beauchamp y Hayley Barna al ver que existía una forma más fácil y divertida de probar y comprar online nuevos cosméticos.

¿Cómo funciona la web?

Tras completar el perfil de belleza online en la web y por solo 10,95 euros al mes, las clientas de Birch-box reciben en casa una caja con una selección personalizada de cinco cosméticos en formato minitalla, que incluye maquillaje, cuidado facial, corporal, productos capilares y de estilo de vida. No obstante, también se pueden comprar otros productos y otras cajas seleccionadas.

¿Cuándo surgió la empresa? ¿Por qué?

La empresa surgió en 2010 mientras estaba con una compañera en el Business School y vimos una oportunidad en el sector de la belleza en el que gracias al canal online se podían descubrir nuevas marcas y productos. Este es un sector en el que se necesita la experiencia sensorial, tocar el producto y probarlo y en seguida vimos que a través del canal online se podía crear una experiencia que fuese placentera y eficiente para crear transacciones.

¿Con qué marcas trabajan? ¿Cómo se relacionan con su firma?

Trabajamos con marcas de cualquier canal. Creemos que las consumidoras quieren descubrir productos que son adecuadas para ellas y por eso, les acercamos marcas ya sean de farmacia, del sector profesional, etc. Contamos con marcas tan reconocidas como Nars, con Benefits Cosmetics, con marcas creadas en España como Kueshi. Lo que las une es siempre un factor diferencial. O son firmas de excelentes calidad o tienen un enfoque que nos ayuda a explicar una historia detrás de esas marcas o bien porque facilitan la rutina de belleza a nuestras consumidoras, porque utilizan ingredientes innovadores... En definitiva, porque hay algo detrás de la marca que creemos que nuestras suscriptoras necesitan probar.

¿Tienen una gran competencia en este sector?

Nosotros no consideramos las cajitas de cosmética como competidores. Nosotros trabajamos de forma holística en el sector. Empieza con las cajitas de belleza, continúa a través del contenido que generamos para explicar a todas nuestras suscriptoras y a nuestra comunidad cómo sacar el máximo partido a esos productos que seleccionamos para ellas y, posteriormente, tenemos una tienda donde toda la comunidad puede acceder para comprar esos productos en formato venta, si les han encantado. Entonces nosotros competimos en diferentes ámbitos. Principalmente, tanto en acercar a las marcas a consumidoras y, por tanto, el marketing y comunicación, como finalmente en el retailing. En lo que respecta a España, si hablamos de cajitas de belleza estamos muy por encima de cualquier otro tipo de competidor.

¿Qué tipo de perfil lo demanda?

Principalmente, nuestra suscriptora es una mujer millenial que vive en ciudades con un poder adquisitivo medio-alto, que lo que la une es la voluntad y la actitud de probar productos y de incorporarlos a su rutina de belleza. Normalmente, no es una mujer experta en belleza, es una mujer que se interesa en ser una mejor versión de sí misma, es dinámica, trabajadora...

¿Cuántas cajas venden al año y cuántas clientas tienen actualmente?

Tenemos un millón de suscriptoras en todo el mundo, un 50% de las suscriptoras compra en la tienda online y vemos cómo evoluciona cada mes. A pesar de que nuestro modelo es a través de la suscripción, la tienda cada vez cobra más importancia en nuestro modelo de negocio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.