Pymes y Emprendedores

Amancio Ortega y su filosofía: los cinco principios que ayudaron a triunfar al dueño de Inditex

  • El fundador de Zara apuesta por trabajar en equipo y delegar responsabilidades
Amancio Ortega, dueño y fundador del impero Zara

Amancio Ortega es el sexto hombre más rico del mundo y tiene, según Forbes, un patrimonio que supera los 57.000 millones de euros. El fundador de Inditex es de origen humilde igual que otros muchos emprendedores, pero ¿cuáles han sido las claves que le han ayudado a llegar a lo más alto? David Martínez nos da algunas claves en su libro "Zara, visión y estrategia de Amancio Ortega".

1. Curiosidad.

Ortega comenzó su negocio a partir de la curiosidad que sentía por lo que hacían los demás, rastreando todas las tendencias que se movían en el mercado, estudiando toda la competencia. Captaba la esencia y en una semana era capaz de llevar ese modelo imitado a las tiendas de Zara. A partir de ahí, se adapta a las demandas del consumidor, y apuesta por lo que se vende y se deshace rápidamente de lo que no funciona en un importante ejercicio de pragmatismo.

2. Trabajo en equipo

El dueño de Zara apuesta por delegar responsabilidades, como demostró dándole el poder de la compañía a Pablo Isla. Para Ortega, los intereses de la empresa están siempre por encima de los personales, y eso tienen que tenerlo claro todos los trabajadores. Se comparte información de forma horizontal: si un miembro de su equipo realiza un hallazgo en alguna de sus búsquedas a lo ancho de globo, lo pone en común con el resto de profesionales de Inditex.

3. Incorformismo

Para ser emprendedor hay que tener ambición, y para ello es imprescindible ser un inconformista. Por su origen Ortega seguramente no estaba llamado a crear la empresa más importante del mundo en su sector, pero se arriesgó y logró un crecimiento realmente veloz. Aún así, no se conformó con lo que tenía, y en todo momento apostó por seguir creciendo. Así, de dos tiendas pasó a cuatro, luego a 16... y ahora tiene presencia en todo el planeta.

Pero eso no quiere decir que Ortega arriesgue a ciegas. El dueño de Inditex es muy autocrítico y comprueba constantemente los resortes de su empresa.

4. Disciplina y perseverancia

Para alcanzar nuestros objetivos hay que ser disciplinado, y Amancio Ortega aplicó esta máxima a Inditex desde el principio. Por ejemplo, cada dos semanas hay que mandar modelos nuevos a las tiendas. Del mismo modo, el inventariado tiene que ser constante. Son dos principios que Inditex nunca se ha saltado. También impone su disciplina a la hora de tratar con sus empleados, y aunque tiene carácter, no es autoritario. Admite sugerencias de cualquier trabajador.

Además, apuesta fuertemente por la tecnología. Sus equipos siempre están a la vanguardia, y antes de acabar un producto ya está trabajando en otro. Esta perseverancia le ha permitido llevar su ropa por todo el mundo.

5. Evitar el endeudamiento

Tanto tienes, tanto gastas. Ortega controla el endeudamiento de su empresa. De hecho, Inditex ha escapado de ramas de inversión como la inmobiliaria (el crecimiento de la empresa ha sido alquilando la mayor parte de las tiendas del grupo, no comprándolas) y apuesta en su lugar por el crecimiento de la compañía. Los beneficios se reinvierten en la empresa y se llega hasta donde da el dinero.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9