Pymes y Emprendedores

Así funcionan los 'sandbox' regulatorios en otros países

  • En total, 27 países han decidido implementar 'sandboxes' regulatorios

El pasado mes, el Gobierno aprobó el anteproyecto de ley para la creación de un sandbox regulatorio en España. Este banco de pruebas permite a empresas financieras de base tecnológica testar sus productos o servicios dentro de un marco regulatorio y bajo una autoridad supervisora. Sin embargo, este proyecto está puesto en marcha en hasta 27 países.

El grueso de este tipo de iniciativas se encuentra en Asia (52%), donde 14 países ya cuentan con un sandbox regulatorio. Los más destacados son los de Singapur, Hong Kong y Malasia. Le sigue Europa (22%), donde seis países ya cuentan con un sandbox implementado, entre los que destacan por su influencia los de Dinamarca, Holanda y Reino Unido.

Por otro lado, en América (15%) se pueden encontrar hasta cuatro jurisdicciones distintas que han implementado este tipo de iniciativa. Por su parte, África (7%) cuenta con dos países con sandbox regulatorio y Oceanía (4%), con uno, el de Australia, según el informe Sandboxes Regulatorios Sector Financiero elaborado por Funcas y Finnovating.

Iniciativas internacionales

El caso de Reino Unido es quizás el más representativo a nivel mundial en cuanto a la implementación de un sandbox regulatorio se refiere, tanto por ser el país pionero en ponerlo en marcha en 2015 por parte de la Financial Conduct Authority (FCA), como por la dimensión que ha alcanzado.

En total, 88 proyectos han pasado por él en cinco convocatorias, repartiéndose entre diversos sectores de actividad, y, con una duración de entre seis y 12 meses. El 70% de los proyectos corresponden al sector fintech, el 14% fueron proyectos regtech, y el 16% restante, insurtech. Además, empresas como Barclays, HSBC, Lloyds Bank, Experian o Nationwide tuvieron, asimismo, la oportunidad de acceder al banco de pruebas. 

Australia introdujo su propio sandbox regulatorio en el año 2017. Por él han logrado pasar varias empresas a pesar de sus peculiaridades y de su estricto ámbito de aplicación. Y es que, sólo pueden acceder a él aquellos modelos de negocio que sí están regulados pero se encuentran con requisitos regulatorios que comprometen la viabilidad del proyecto.

Singapur es uno de los 14 países asiáticos que cuenta con un sandbox regulatorio para el sector financiero. Pueden acceder al mismo tanto aquellos proyectos fintech que se encuentren con barreras regulatorias como los ya regulados. Para hacer efectivo el acceso, los proyectos deberán usar la tecnología de forma innovadora en el sector financiero, suponer un eventual beneficio para el consumidor o la industria, asentarse en Singapur, definir y mitigar los riesgos que se puedan proyectar, y definir las condiciones en que se realizarán las pruebas y sus expectativas de fecha de salida del sandbox. Por el momento, sólo 3 empresas han accedido al sandbox de Singapur, de las cuales sólo una obtuvo licencia.

Por otro lado, en América Latina destacan México y Colombia. México es uno de los países que más esfuerzos ha concentrado en la regulación de las fintech. Con la promulgación de su Ley Fintech en marzo de 2018 se contempló el otorgamiento de autorizaciones temporales para modelos novedosos, tanto para fintech como para entidades financieras tradicionales. Este régimen de autorizaciones temporales en México es equiparable a la figura del sandbox.

En Colombia la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) puso en funcionamiento, a comienzos de 2018, lo que denominó como laArenera, su banco regulatorio de pruebas para entidades financieras innovadoras. En él puede participar cualquier empresa, ya sea tradicional o fintech, esté o no esté bajo la vigilancia de la SFC.

Empresas

Asimismo, también existen casos de éxito de empresas que han pasado por un sandbox regulatorio. El estudio de Funcas y Finnovating destaca entre ellas:

En Reino Unido, empresas el banco de origen británico Barclays accedió al banco de pruebas de Reino Unido en 2017 con un proyecto que consistía en una solución regtech que monitorizaba las actualizaciones normativas que pudieran afectar a la entidad. Por su parte, HSBC consiguió formar parte del sandbox británico en un proyecto conjunto con la startup Pariti Technologies, con la que desarrolló una plataforma de personal financial management (PFM) para sus clientes.

Asimismo, Blockex formó parte del sandbox de la FCA en dos ocasiones (2017 y 2018) y recibió rondas de financiación de hasta 40 millones de euros tras su paso por el banco de pruebas.

En Singapur, Personifi, una startup australiana que actúa de bróker de préstamos a través de su comparador de créditos "de igual a igual", formó parte del sandbox de la ASIC desde octubre de 2017 hasta octubre de 2018.

Por último, BruPay, un ewallet en el que sus clientes pueden manejar ciertos fondos, realizar pagos y enviar dinero a otros usuarios, entró en el sandbox de Brunei en agosto de 2018 por período de un año.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin