Pymes y Emprendedores

Emprendedores españoles crean un dispositivo en forma de dedal que permite crear todo tipo de música

  • El proyecto busca financiación en la plataforma Kickstarter
Madrid

Un grupo de emprendedores españoles ha creado un instrumento que, enfundado en los dedos, permite sentir la música de una manera diferente. Se trata de Music Fingers, un dispositivo en forma de dedal que permite tocar diferentes instrumentos y sonidos sobre cualquier superficie.

Disponible desde hace apenas horas en Kickstarter, este proyecto tecnológico español ya ha captado el interés de usuarios e inversores de EEUU, España, Alemania, Países Bajos, Canadá, Japón, India, Hong Kong y Latinoamérica.

"Érase una vez un viaje en coche, que me encontré golpeando el volante con los dedos al ritmo de la música. Pensé, 'tocar música debería ser más fácil y accesible para la gente'. Reunimos a un grupo de amigos que aman la música y se nos ocurrió una solución muy sencilla para tocar música simplemente golpeando suavemente con los dedos, y, un año después, estoy emocionado de anunciar que esa idea se ha hecho realidad", indicó Carlos Mateo, CEO de Music Fingers.

El dispositivo va acompañado de una aplicación móvil que permite crear música propia y tocar cualquier canción. Primero se elige el género musical, instrumentos, loops y sonidos, y, después, se golpean los Music Fingers para elaborar ritmos y tocar música. Es una aplicación fácil de usar que sacará el artista que todos llevan dentro. Una forma rápida de crear música de forma sencilla.

La aplicación cuenta con una extensa biblioteca de sonidos y pistas de música, incluidos algunos de los géneros más populares: Pop, Rock, Hip-Hop, Trap, etc. Además de tocar cualquier instrumento, la app permite acompañar la música con una voz o combinar la melodía con otros Music Fingers.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.