Pymes y Emprendedores

Cómo cumplir con los propósitos laborales este año

  • Técnicas como el mindfulness o el coaching ayudarán a cumplirlos
Madrid

Con la llegada del 2020 son muchos profesionales los que sienten una corriente de optimismo de cara a la vida laboral. Si bien la mayoría de la sociedad suele centrarse en cumplir propósitos como aprender idiomas, hacer ejercicio, comer mejor o dejar de fumar, no son menos importantes aquellos que tienen lugar en el espacio de trabajo.

Técnicas como el coaching o el mindfulness se han popularizado en los últimos años y gracias a ellas se pueden conseguir los objetivos laborales. Ambas son complementarias, ya que tienen su foco puesto en el desarrollo de la autoconciencia, entrenando todo aquello que afecta a la existencia de las personas, las cuales pueden aumentar su potencial.

Con motivo del inicio del nuevo año, Execoach, consultora especializada en la transformación cultural de las empresas, ofrece una serie de propósitos laborales y consejos para alcanzarlos:

1. Salir del 'piloto automático'

Es habitual que al estar en un trabajo con un gran número de tareas, los empleados actúen sin parar y sin pensar dos veces las cosas. En torno al 80% de las tareas que los profesionales desarrollan a diario las ejecutan de forma automatizada, sin un foco claro. Comenzar a practicar mindfulness permite lograr un estado mental más consciente y atento que a su vez favorecerá a tomar decisiones correctas en la vida laboral y personal.

2. Acabar con la desmotivación

Con la entrada de un nuevo año es común que surjan bajones emocionales. Ante ello, practicar las técnicas mencionadas ayuda a afrontar la carrera profesional de manera más positiva. Para combatir esa desmotivación, es recomendable comenzar el día un poco antes y meditar, o bien contar con un coach que marque acciones concretas para conseguir los objetivos a corto y largo plazo.

3. Salir a una hora razonable del trabajo

La mayoría de trabajadores gestiona mal su tiempo. Llevar a cabo técnicas para gestionarlo de manera efectiva supondrá tener una jornada más ordenada y eficiente. Alguna de esas prácticas pueden ser: empezar la jornada dedicando unos minutos a la planificación de las tareas del día; establecer pequeños objetivos diarios que sean fáciles de cumplir; delimitar otros objetivos más ambiciosos a largo plazo o aprender a priorizar las tareas que son verdaderamente importantes.

4. Trabajar mejor en equipo

Gracias al coaching de equipos se puede fomentar el bienestar de los empleados, lo que se traducirá en un aumento del nivel de motivación y en un impulso de talento. Es importante también realizar periódicamente reuniones de equipo, escuchar de forma activa y valorar las necesidades del resto de compañeros.

5. No tener miedo a los cambios

En los últimos años han aparecido nuevas modalidades de trabajo que exigen pasar por un proceso de adaptación. Es necesario ver esto como una oportunidad en lugar de como una amenaza. Para facilitar ese proceso debe existir una comunicación interna que involucre a todos los empleados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.