Pymes y Emprendedores

Las tiendas físicas siguen con más consumidores fieles que los sitios web

  • El 34% de españoles prefiere comprar presencialmente, frente al 8% 'online'

A la hora de realizar compras, el 58 por ciento de los españoles piensa que los espacios físicos y las tiendas virtuales son complementarios, puesto que permiten al consumidor beneficiarse de las ventajas de cada método de compra. Sin embargo, las tiendas físicas (34 por ciento) aún cuentan con más adeptos que los sitios web (8 por ciento), según el informe La tienda del futuro en España, realizado por la consultora Ipsos y presentado por la compañía Axis Communications.

Ventajas

En este sentido, el 86 por ciento de los consumidores señala como una de las principales ventajas de las tiendas tradicionales el hecho de que, al efectuar una compra en un espacio físico, se hace efectiva al momento, lo que permite al cosumidor tener consigo el producto de forma inmediata.

Otro de los puntos destacados en favor de las tiendas físicas es el hecho de que se facilita el contacto directo con el producto, puesto que para un 86 por ciento de los encuestados poder probar y tocar el producto in situ es muy positivo.

Asimismo, la experiencia de compra en las tiendas físicas es mucho más completa y humana que en los espacios virtuales, dado que los consumidores están en contacto con los dependientes y pueden obtener información y consejos sobre los productos de forma instantánea. Además, las tiendas físicas no son solo lugares donde comprar, sino que cuatro de cada 10 compradores señalan que acuden a estos establecimientos para explorar de cara a futuras compras.

Satisfacción del cliente

En general, según el informe de Axis, los compradores están moderadamente satisfechos con su experiencia en los establecimientos. En primer lugar, los consumidores valoran positivamente la relación con los dependientes, destacando como factores más importantes la amabilidad, la amplitud de conocimiento del producto y la disponibilidad para dar servicio a los clientes.

Entre los aspectos más valorados por los usuarios también se encuentran la amplitud de stock de productos disponibles en la propia tienda, así como la facilidad para encontrar el producto.

Por el contrario, las opciones de envío del producto comprado en tienda se sitúan a la cabeza entre los puntos de mejora de las tiendas físicas. Asimismo, las herramientas digitales disponibles en las tiendas no son con siderados como muy satisfactorias, siendo las peores las cajas registradoras automáticas, las pantallas para dar ambiente y los armarios para recogida de artículos.

Por otro lado, la tecnología jugará un papel fundamental en el tipo de tienda que los consumidores demandarán en los próximos años. "La tienda del futuro debe impulsar un concepto cada vez más presente hoy en día: la experiencia del consumidor".

El comprador demandará que el proceso de adquisición de un producto en un espacio físico no sea un mero intercambio, sino que cuente con todos los complementos necesarios para que se convierta en toda una experiencia", señala Alberto Alonso, responsable de desarrollo de negocio de Retail para el territorio de Iberia en Axis Communications.

"En este sentido, los consumidores buscan disfrutar de todo lo relacionado con el proceso de compra, para lo cual es necesario contar con espacios personalizados, agradables, digitalizados y respetuosos con el medio ambiente. En definitiva, la tienda del futuro debe ser humana, ecológica y cómoda para el usuario", concluye Alonso.

Además, los consumidores también demandan que el establecimiento les ofrezca comodidad, ya que para el 83 por ciento de los encuestados la decoración y la iluminación de la tienda son factores importantes para establecer una relación fructífera con la tienda. Una música apropiada también es un factor a tener en cuenta, como señala el 72 por ciento de los encuestrados en España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.