Pymes y Emprendedores

Spotahome abre oficinas en seis nuevas ciudades

  • Se suman a las oficinas de Londres abiertas a finales del año pasado
Madrid

La startup española Spotahome abrió durante este verano oficinas en cinco ciudades de cinco países distintos: Berlín, Milán, París, Lisboa y Dublín, y próximamente sumará una nueva apertura en Bruselas. Tras estos nuevos espacios y la oficina abierta en Londres a finales del año pasado, la empresa de alquiler de vivien das para media y larga estancia afianza su crecimiento.

Las funciones de estos lugares de trabajo son comerciales, de reservas y marketing digital. Además, la startup española busca trabajar más de cerca con el mercado local y de forma más personalizada con propietarios e inquilinos.

"Gracias a estas nuevas oficinas esperamos una clara mejora en el servicio que Spotahome ofrece y una completa adaptación de la oferta a los mercados locales; estamos seguros de que nos permitirá continuar siendo punta de lanza en el real state en todos los lugares donde operamos", afirma Alejandro Artacho, CEO y fundador de Spotahome.

En España también se ha puesto en marcha esta nueva estructura, con el reciente nombramiento de Eduardo Garbayo como nuevo director general para España, con el objetivo de liderar el desarrollo del mercado nacional de la compañía.

En el último año, Spotahome consiguió casi la mitad de los 200 millones de dólares en contratos generados para sus propietarios europeos, con más de 7,5 millones de noches totales reservadas en su plataforma.

La compañía ofrece anuncios completos de apartamentos, habitaciones, estudios y residencias de estudiantes de alquiler no vacacional superior a 30 días a través de una plataforma de reservas con un proceso 100% online, sin visitas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.