Fondos

Inverco critica que Hacienda vuelva a supervisar las sicavs

Inverco, la asociación profesional de gestoras de fondos de inversión, considera que dejar en manos de Hacienda la supervisión de las sociedades de inversión de capital variable "no hace sino alejar aún más a las sicavs españolas del régimen europeo, lo que resultará perjudicial para la actividad de la gestión española".

De esta forma reacciona a la medida incluida en los Presupuestos Generales del gobierno de Pedro Sánchez para que la Agencia Tributaria vuelva a supervisar este tipo de sociedades, que históricamente realizaba conjuntamente con la CNMV, hasta que Zapatero modificó la norma en el año 2005 para que el supervisor de los mercados tuviera las competencias en exclusiva.

Desde siempre las sicavs han estado en el punto de mira debido a la exigencia de que cuenten con un mínimo de cien accionistas para ser consideradas como tales y beneficiarse, por tanto, del 1 por ciento que pagan en el impuesto de Sociedades, al igual que los fondos de inversión.

En el sector se ha conocido como mariachis a los inversores que completaban a los reales que habían formado la sociedad, y que servían para alcanzar ese mínimo de accionistas exigido, un número que solo imponen España y Portugal pero que en el resto de países europeos no es obligatorio.

De hecho, según los datos de Morningstar, el número de accionistas medio de las sicavs españolas es de 141 en las 2.714 sociedades de este tipo registradas por la consultora. Y tan solo 19 tienen más de 500 accionistas, cifra que permite realizar traspasos entre fondos de inversión y sicav sin tener que pagar un peaje fiscal.

Esto ha permitido crear, en parte, la mala fama de la que nunca han podido desprenderse las sicav, muy criticadas por considerse vehículos de inversión para ricos, cuando precisamente las sociedades de inversión más populares llegan a tener más de mil accionistas, como es el caso de las clásicas de March AM (ver gráfico).

En el sector pocos dudan de que el regreso de la supervisión a manos de Hacienda, aunque sea meramente a efectos tributarios para controlar que se cumple la exigencia de los cien accionistas, puede significar una estocada en un segmento de inversión que acumula 30.832 millones de euros. Si el control se endurece, muchas sociedades deberían dejar de ser consideradas como sicav y tributar a un tipo impositivo más alto.

¿Sabes en qué invierten las Sicavs?:

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0