Fondos

¿Fruta o carne? Más del 75% de la rentabilidad viene de la selección de activos

  • Solo un 25% del retorno lo genera la elección de valores concretos
  • Acertar no es fácil; el mejor activo un año puede ser el peor el siguiente
Más del 75% de la rentabilidad procede de la asignación de activos. Imagen: Kerry Wetzel

¿Prefiere usted la fruta o la carne? ¿Y en qué medida están presentes cada uno de estos alimentos en su dieta? La asignación de activos en su cartera -asset allocation, en inglés- es lo que, en su inmensa mayoría, determinará la rentabilidad que obtenga con su inversión.

La decisión de poner más parte de su patrimonio en bolsa, o en bonos, o en divisas -de ingerir más fruta, o más carne, o más pescado…-, y de dar más peso a Estados Unidos, o Europa, o emergentes -o a cualquier otro mercado- es lo decisivo: de ello depende, según los trabajos académicos realizados en las últimas décadas, en torno al 90% de la rentabilidad. El 10% restante correspondería al stock picking, es decir, a la selección de valores concretos, y al market timing -el momento de entrada al mercado-.  

Uno de los estudios más conocidos, el de Ibbotson y Kaplan, del año 2000, concluyó que la asignación de activos explicaba prácticamente el cien por cien del nivel rendimiento de los fondos. Trabajos anteriores, como el de Brinson, Singer y Beebower, de 1991, afirmaban que algo más del 90% de los determinantes de la evolución de la cartera proceden de ella. Con esta idea coinciden los expertos consultados por elEconomista: el 80% de ellos se remite a dichos trabajos y a su propia experiencia para estimar que el asset allocation es responsable de, al menos, el 75% del retorno conseguido con una inversión -ver gráfico-.  

El entrar a contrapié en mercado y salir de él después de una gran caída es algo "consustancial a la psicología humana", advierte Santiago Daniel, de Deutsche Bank España

"Tiene sentido que represente un 90%", reflexiona Santiago Daniel, director de productos de inversión de Deutsche Bank España. En la entidad, comenta, "somos creyentes en el asset allocation bien diversificado" y "consideramos que es muy difícil añadir valor con el market timing; lo que manda es dónde invertir", afirma. En la firma revisan mensualmente la asignación de activos, lo que no quiere decir que ésta cambie necesariamente cada mes. Jugar a entrar y salir del mercado tiene un riesgo adicional: puede generar un exceso de comisiones. Además, es un hecho que los mayores volúmenes de entrada en activos se produce precisamente cuando éstos han subido -es decir, en mal momento-. Ese entrar a contrapié en mercado, y salir de él después de una gran caída, es algo "consustancial con la psicología humana", advierte Daniel, "y por eso el market timing no funciona". 

Fernando Luque, editor senior de Morningstar, está de acuerdo en que el grueso de la rentabilidad lo genera la asignación de activos: "Yo diría que de ella procede al menos el 80%, porque una cartera la conforman, en gran medida, grandes activos de renta variable americana y europea; es decir, la parte core de ese asset allocation la componen índices que son muy difíciles de batir".  

Ir cambiando los pesos y gestionando en función del ciclo es fundamental en las carteras multiactivos, explica Paulo Gonçalves, de Banca March

"En entidades con una baja discrecionalidad de asignación de activos, ésta puede generar fácilmente el 75 o el 80% de la rentabilidad", estima Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis. En esta firma, explica, establecen una flexibilidad táctica limitada, para no "desnaturalizar" el perfil de riesgo.  

Acertar en el asset allocation no es tarea fácil. Si analizamos los activos que, año a año, se han comportado mejor, comprobamos que no existe un patrón; de hecho, el que mejor lo hace un año puede ser el peor el siguiente -ver gráfico-.  

De ahí que, como apunta Paulo Gonçalves, analista de estrategia de mercados de Banca March, "la agilidad en la distribución de activos, y el ir cambiando los pesos y gestionando en función del ciclo, es fundamental cuando construyes una cartera de multiactivos". El asset allocation estratégico "debe ser dinámico tanto a nivel de una cartera específica como de los perfiles que se diseñan; a nivel individual, con los años tus necesidades financieras y tus objetivos de rentabilidad cambian, y a nivel de perfil de riesgo los ciclos económicos obligan a revisar la asignación de activos", añade.  

En opinión de Sergio Míguez, chief economist de Efpa España, al menos dos tercios del retorno de un fondo procede de la asignación de activos, que, según explica, "es especialmente importante en el actual entorno de tipos, porque tienes una renta variable más volátil, una renta fija que este año está funcionando bien pero que no paga -y que obliga a irse a créditos con calificación muy baja, que no compensan por el riesgo asumido-, y un cash que te da una rentabilidad cero". Nos encontramos, por otro lado, en un escenario sin activos refugio, en el que pocas opciones tiene el inversor si el mercado se comporta mal. Por ello, ciertas decisiones de asset allocation, como irse de la renta variable a la fija, ya no funcionan.  

La selección de valores concretos -el 'stock picking'- aporta una pequeña parte de la rentabilidad

"En los últimos 10 años, la renta variable norteamericana le ha sacado a la europea un cien por cien de rentabilidad extra. Eso significa que, sin tener en cuenta el efecto divisa, por muy bien que lo haya hecho un fondo europeo, ni se habrá acercado a la rentabilidad del peor fondo estadounidense -lo que resulta devastador para la gestión activa-", comenta Víctor Alvargonzález, socio fundador de Nextep Finance. En las últimas décadas, añade, se ha producido un cambio "brutal": "Hace 20 años, quizá del asset allocation procedía un 70% de la rentabilidad, pero había fondos que, con un buen gestor, podían generar un 50% del retorno gracias a la asignación de activos y el 50% restante con la selección de valores. Ahora podemos decir que, en un 90%, el resultado depende de en dónde inviertas".

Que la selección de valores concretos aporta poca rentabilidad a la cartera es algo que tiene su reflejo en el bajo porcentaje de gestores activos que baten a su índice de referencia: en los últimos diez años -en los que los inversores han asistido a un periodo alcista en el que tanto la bolsa como la deuda han subido- solo el 36% de ellos lo ha conseguido, según un estudio de Lyxor.  

Errores del inversor 

"Algunos inversores no dedican el tiempo suficiente a diseñar una estrategia", advierte Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos de Self Bank. "En ocasiones se buscan los fondos más rentables, los de moda..., y con frecuencia aquí estriba el fracaso de la inversión". "En España, muchos gestores value se han hecho famosos y atraído a un buen número de inversores, pero quizá éstos no tienen una correcta diversificación, al contar con un solo fondo que invierte en unas decenas de compañías", reflexiona Ángel Olea, director de Inversiones de Abante Asesores. "Somos partidarios de carteras globales en las que la rentabilidad te la den los mercados"; quien tiene una cartera muy concentrada en un estilo o un gestor concreto, advierte, "suele vender en el peor momento; en una cartera más diversificada estará más protegido".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.