Flash Emprendedores

Un viaje al corazón de Galicia desde el centro de Madrid con una propuesta gastronómica de sabor enxebre y recetas dictadas "a ollo"

Interior del local A'Ollo. Juan Partal
Madrid

El sabor de Galicia, la calidad del producto de siempre y la hospitalidad que ofrece al comensal haciéndole sentir "un dos nosos" son tres singularidades que hacen de A'OLLO un restaurante único en las alturas de la capital en el que vivir una auténtica experiencia gastronómica. Ubicado en la séptima planta del hotel INNSiDE by Meliá Madrid Gran Vía, A'OLLO dispone de 500 metros cuadrados y unas terrazas que bordean el interior del restaurante con vistas al skyline de la capital. Con un ambiente tranquilo y relajado, A'OLLO invita a deleitarse a través de su carta gastronómica llena de personalidad con sabores genuinos y puramente gallegos. La esencia parte de las recetas dictadas "a ollo" como las avoas cuando cocinaban los platos de siempre ajustando cada ingrediente a ojo. Así, homenajea la cocina de siempre que, a su vez, combina con las mejores técnicas vanguardistas en manos de su chef con el objetivo de brindar al comensal una oportunidad única de vivir la tradición y el respeto de su tierra con el espíritu y el carácter que aporta la capital.

Su carta se divide en los platos pensados para picar'xuntos y compartir entre amigos en una comida de otoño. Sus croquetas cremosas de cigala o de jamón ibérico es uno de los platos más deliciosos. Caseras y muy cremosas, las croquetas de A'OLLO es uno de esos platos que no pueden faltar en un restaurante de tal calibre. Para los más clásicos, las de jamón ibérico son una apuesta segura, mientras que para aquellos más atrevidos a los que les gusta innovar y probar sabores más flamantes, no pueden faltar las croquetas de cigala, un plato característico de A'OLLO cargado de un sabor de la'mar inconfundible y delicado.

Directamente de la'mar hasta la cocina de A'OLLO llegan sus mejillones de la ría de Lorbé. Éstos se sirven abiertos y con un salteado con escabeche cítrico y kimchi. El marisco, típico de la región gallega, también es un clásico en A'OLLO, por eso, el marinado de salmón se ha convertido en uno de sus manjares más preciados. Fresco y perfecto para degustar entre platos, el marinado de salmón necesita una elaboración durante horas para conseguir su textura tan significativa. El chef de

A'OLLO marina el salmón en sal y azúcar durante 18 horas aproximadamente. Después lo aliña con cítricos y acompaña el plato con una crema de encurtidos, quesos del país y brotes de cilantro. Sin embargo, si existe un plato puramente galego, ese es la vieira a la gallega, una revisión de la clásica a la gallega, a la plancha, sobre una cucharada de salsa gallega y acompañada de patata trufada y aliño de Módena y kikos en polvo.

De la'mar y de'la tierra, A'OLLO invita al comensal a disfrutar también de la carne. Destaca su costilla de vaca al Josper, cocinada a baja temperatura durante 16 horas, glaseada al josper en un auténtico horno de carbón de los de "toda la vida" y acompañada de patatas guisadas con pimiento rojo asado. Una delicia absoluta que satisface hasta a los paladares más exigentes.

La guinda final viene en manos de su carta de postres. Con diferentes opciones, destaca su milhoja, un tradicional hojaldre de mantequilla con crema pastelera de vainilla montada con nata y chocolate blanco.

Esta inspiradora experiencia gastronómica finaliza con un viaje a su tripulación amiga, LE TAVERNIER. Una planta más arriba, este rooftop es el espacio perfecto para tomar un cóctel y terminar surcando el cielo de Madrid.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin