Flash Ecoley

La empresa no puede exigir al trabajador su móvil o correo electrónico

  • El Supremo declara "nula" una cláusula que obligaba a facilitarlos
Foto: archivo

El Tribunal Supremo (TS) declara abusiva la cláusula que obliga al trabajador a darle a la empresa el número de su teléfono móvil o el correo electrónico. Así, en una sentencia dictada hoy, el Alto Tribunal desestima el recurso de una empresa, en proceso de conflicto colectivo promovido como consecuencia de la incorporación en los contratos de trabajo del personal de nuevo ingreso de la siguiente cláusula: "Ambas partes convienen expresamente que cualquier tipo de comunicación relativa a este contrato, a la relación laboral o al puesto de trabajo, podrá ser enviada al trabajador vía SMS o vía correo electrónico, mediante mensaje de texto o documento adjunto al mismo, según los datos facilitados por el trabajador a efectos de contacto. Cualquier cambio o incidencia con respecto a los mismos, deberá ser comunicada a la empresa de forma fehaciente y a la mayor brevedad posible".

El TS admite que voluntariamente puedan ponerse a disposición de la empresa aquellos datos. Incluso señala que "pudiera resultar deseable, dado los actuales tiempos de progresiva pujanza telemática en todos los ámbitos". Pero se opone a que en el contrato de trabajo se haga constar mediante una cláusula que el trabajador presta su voluntario consentimiento a aportar los referidos datos personales, siendo así que el trabajador es la parte más débil del contrato y que, al ser incluida por la empresa en el momento de acceso a un bien escaso como es el empleo, puede entenderse que su consentimiento sobre tal extremo no es por completo libre y voluntario. Por ello dictamina que la cláusula es nula, por atentar contra un derecho fundamental, y "debe excluirse de los contratos de trabajo".

El Alto Tribunal considera que los datos cuya incorporación al contrato se cuestionan -teléfono móvil y dirección de correo electrónico-, en manera alguna están exentos del consentimiento del trabajador, porque no lo están en la excepción general del art. 6.2 de la Ley de Protección de Datos al no ser «necesarios para el mantenimiento o cumplimiento» del contrato de trabajo según la definición del Diccionario de la Real Academia (aquello que «es menester indispensablemente, o hace falta para un fin»), ya que la relación laboral ha podido hasta recientes fechas desarrollarse sin tales instrumentos. Tampoco se aplica la excepción al régimen general de datos personales del art. 2.2 del Reglamento de Protección de Datos que se refiere exclusivamente al teléfono y dirección electrónica «profesionales», esto es, los destinadas específicamente a la actividad profesional del trabajador.

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

notejode
A Favor
En Contra

ES MEJOR QUE SE COMUNIQUEN A VOCES, EN VEZ DE MEDIANTE CORREO O SMS. TANTO LEGALISMO HACE QUE LOS EMPRESARIOS SE PIENSEN -Y CON RAZÓN- CREAR UN SOLO PUESTO DE TRABAJO. NO HACEN MíS QUE PUENTEAR Y JOD*R A LOS QUE ARRIESGAN SU DINERO PARA CREAR RIQUEZA. QUE LOS CREEN LOS FUNCIONARIOS JUDICIALES... DESDE SU POLTRONA.

Puntuación -26
#1
mesura
A Favor
En Contra

señores mesura. ni lo empleados son todos unos jetas ni los empresarios unos negreros, de hecho las leyes para el 80% de las personas y empresarios que somos normales y honrados no hacen falta.

salu2.

Puntuación 8
#2
Ekidad
A Favor
En Contra

Eso está bien y creo que el trabajador por su comodidad y conveniencia no tendrá ninguna objeción, pero también deberían ser castigadas las personas, empresas, organizaciones, entidades etc. que vendan o dispongan libremente de tu teléfono o dirección electrónica con fines publicitarios o de cualquier otro fin intruso a la vida privada de sus titulares.

Puntuación 7
#3
Usuario validado en elEconomista.es
sanjuanero
A Favor
En Contra

¿Y porqué se a permitido que banco obligen al cliente a dar esos mismo datos?

Puntuación 5
#4
Perico
A Favor
En Contra

Pues como dice el tribunal supremo, siempre se ha trabajado y nunca ha sido obligatorio el dichoso numero de móvil o el correo.

Todos sabemos cuales son nuestros horarios, obligaciones,etc. El que poner el número de móvil obligatoriamente en un contrato implica a que el jefe se crea que puede llamarte a la hora que les vengan ganas, aunque estés de vacaciones o día libre.

De hecho eso ya sucede que se creen que tenemos que estar las 24 horas disponibles para ellos y eso no es así, a mi no me pagan solo por mi jornada.

Así que bien por el tribunal supremo, porque si eso se permitiera, ya sseriamos los esclavos de los señores empresarios, las 24 horas a sus servicio por una miseria de sueldo.

Yo llegué a tener otro número y apagar el que tenía mi empresa, porque ya era un pitorreo llamando cada 2 por tres para chorradas. Luego me decía que por qué estaba el móvil apagado yle decía, porque es mi día libre y no me gusta que me moleste nadie estando con mi famiia, así de claro. a tomar viento , tanta esclavitud.

Puntuación 6
#5
FN
A Favor
En Contra

Y los que no usan móvil como yo qué?

Puntuación 2
#6
I love UPyD
A Favor
En Contra

La virtud está en el equilibrio.

A mí no me parece mal que la empresa disponga de medios de comunicación telemáticos con sus empleados, ¿o acaso nosotros no tenemos el teléfono de la empresa?.

Sí un día estamos enfermos ¿vamos en persona a comunicarlo o llamamos por teléfono?.

.

Mesura señores, mesura. Por supuesto si esos medios se usan de manera abusiva suscribo lo que dice #5.

Puntuación -2
#7