Firmas

A todo gas

Foto: Europa Press

El día que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez convocó de prisa y corriendo una rueda de prensa para informar que serían los bancos quienes pagarían el impuesto de las hipotecas, dio el pistoletazo de salida de la campaña electoral. Una campaña kilométrica, aburrida y pesada, que durará hasta el próximo otoño.

La hoja de ruta que Sánchez tiene en la cabeza para consolidarse en el poder da vértigo. Como en la película de Rob Cohen, Fast & Furious (2001), va a llevar a todo el país a todo gas, como si se tratase de Vin Diesel. Primero arrasar en Andalucía, para que haya un Gobierno de izquierdas antes de final de año; después, el juicio a los dirigentes independentistas catalanes, que empezará en enero y terminará en mayo; le seguirán las elecciones municipales, autonómicas y europeas en primavera y finalizará con las elecciones generales en otoño.

Mientras tanto, las administraciones públicas van a seguir medio paralizadas; habrá muchísima crispación en un clima electoral a cara de perro; nadie moverá ni un dedo para intentar prevenir la crisis económica que se otea en el horizonte; por supuesto, ni una sola reforma estructural; se irá aprobando todo aquello que dé votos por decretos ley; y, por supuesto, las filtraciones del excomisario Villarejo van a seguir con la Reina Letizia como objetivo. Un programa de festejos que es como para salir corriendo. Nos esperan tiempos propicios para la demagogia y la crispación.

Si Sánchez fuese un hombre de Estado, que no lo es, convocaría elecciones generales cuanto antes. Tal como había prometido. Eso nos permitiría ganar tiempo para prepararnos ante la próxima recesión. Pero su único objetivo es apalancarse en el poder y cuanto más tiempo mejor. ¡Y lo va a conseguir! La derecha está dividida y descangallada mientras que el voto de izquierda se concentra en manos del PSOE. El sistema electoral, unido al control de los medios de comunicación públicos y una buena parte de los privados le dan una ventaja impagable. PP, Ciudadanos y Vox pescan en el mismo estanque, neutralizándose mutuamente. Además, Sánchez es el único dirigente que tiene las manos libres para pactar con quien quiera. Por tanto, le vamos a tener para largo. Igual que pasa con Fast & Furious, que ya va por su séptima edición.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

forrest gump
A Favor
En Contra

Don Mariano usted delira, resuelto el problema de los restos de Don Francisco lloverán billetes de 50 y 100 euros todas las noches de luna llena

¿No me cree ?

Puntuación 4
#1
Nocturno
A Favor
En Contra

El drama no es el arreglillo a la mejicana de la transicion, ni tan siquiera lo que estos malnacidos aprobaron para que se pudiera gobernar en minoria. Os acordais de la UCD, minoria mayoritaria, y los arreglos para que el gobierno se mantuviera ? Pues ahora estamos al reves, favorecen a la PSOE y su banda de sinvergüenzas. El drama es que la gente no se entera, me da la impresion de que solo les preocupa cobrar la pension a fin de mes, los Barça-Madrid, etc, etc, etc... En un pais culto las encuestas de opinion me parece que darian un fuerte bajon al pseudodoctor Sanchez que le obligaria a convocar elecciones.

Puntuación 1
#2