Firmas

Italia y el nuevo populismo

El vicepresidente italiano Matteo Salvini. Foto: Reuters.

Tras la elección de Emmanuel Macron como presidente de Francia en mayo de 2017, las élites mundiales respiraron aliviadas. La ola populista tocó techo. Con la ayuda de un sistema electoral en el que los dos principales candidatos se enfrentaron en una segunda vuelta, la "mayoría silenciosa" se unió para apoyar al candidato centrista en dicha ocasión.

Pero recientemente hemos tenido la elección presidencial de Brasil, en la que Jair Bolsonaro, que encarna las tendencias autoritarias, ganó decisivamente en la segunda vuelta. Un sistema electoral de dos rondas en el que la segunda vuelta enfrente a un populista ajeno al sistema contra el último candidato de la corriente dominante no es una garantía, evidentemente, de que el centro se mantenga. Una lección similar se desprende de las elecciones italianas de principios de año. Las normas electorales del país se reformaron para añadir un elemento mayoritario a su sistema de representación proporcional, con el objetivo de fomentar la formación de coaliciones preelectorales entre los principales partidos. En cambio, trajo al poder una coalición de izquierda y derecha populista. Al parecer, la ingeniería electoral no sólo es ineficaz para frenar la amenaza extremista, sino que puede tener consecuencias no deseadas y contraproducentes.

Por consiguiente, la contención del populismo requiere algo más que un ajuste del sistema electoral. En primer lugar, requiere abordar los agravios básicos responsables del rechazo de los votantes a los políticos y partidos de la corriente dominante. Desafortunadamente, hay poco acuerdo sobre la naturaleza de esas quejas.

Una opinión, naturalmente favorecida por los economistas, es que las quejas económicas están en la raíz de la revuelta populista. Italia experimentó un crecimiento estancado de la productividad durante más de dos décadas, mientras que el desempleo -en particular el desempleo juvenil- ha aumentado hasta niveles devastadores. Brasil, que sólo recientemente se ha acostumbrado a la situación de una economía de rápido crecimiento, experimentó una recesión masiva en 2015-2016, y 2018 se perfila como otro año sombrío.

Pero EEUU encaja torpemente en este molde. En el momento de las elecciones de 2016 que llevaron al presidente Donald Trump al poder, la economía de los EEUU se había estado expandiendo durante seis años consecutivos. Esto nos recuerda que el populismo va más allá del crecimiento económico. También se trata de la distribución, algo que es igualmente problemático en Italia y Brasil.

Y se trata de inseguridad económica: incluso aquellos que se están beneficiando ahora tienen dudas sobre si ellos -y sus hijos- se beneficiarán en el futuro. Aún así, la pujante economía estadounidense debería, al menos, hacer reflexionar a aquellos que favorecen la interpretación estrictamente económica de la actual ola de populismo.

Alternativamente, la actual ola de populismo ha sido vista como una respuesta a la amenaza percibida, tanto política como económica, de los llamados forasteros al grupo cultural dominante. Para populistas italianos como Matteo Salvini, esto significa inmigrantes, principalmente gente de piel oscura proveniente de África que lleva su estatus de forastero en la manga. Para Bolsonaro, significa minorías raciales, mujeres y otros grupos que desafían la hegemonía de la clase obrera blanca. Trump muestra ambas tendencias, afirmando sin fundamento que los terroristas de Oriente Medio se encuentran entre los migrantes y solicitantes de asilo de América Central, al tiempo que refuerza el animus racial, religioso y antifeminista de su base. Una vez más, sin embargo, el comportamiento electoral real no se ajusta a las previsiones. Bolsonaro recibió un sorprendente grado de apoyo de los votantes negros. Trump obtuvo una fuerte pluralidad de mujeres en una elección celebrada poco después de la publicación de la famosa cinta Access Hollywood, en la que se escuchaba a Trump jactarse de las agresiones sexuales que había cometido.

Por lo tanto, lo que une a los partidarios de estos políticos advenedizos debe ser otra cosa. De hecho, el ingrediente principal es la repulsión contra la corrupción del proceso político. Los votantes se sienten atraídos por personas ajenas a la política, cuanto más autoritarias mejor, que prometen "drenar el pantano". Aquí está el atractivo de Trump y Bolsonaro, que prometen limpiar el "desorden" de sus países por todos los medios necesarios. La corrupción y la ineficacia de una sucesión de coaliciones dominantes, y la promesa de los ajenos a ellas de hacerlo mejor, sean creíbles o no, motivan igualmente a los partidarios del partido de la Liga, de derechas, y del Movimiento 5 Estrellas, de izquierdas.

Desafortunadamente, los votantes no tienen forma de medir quién está realmente comprometido a erradicar la corrupción. Y, al delegar esta tarea a un líder con tendencias autoritarias, lo facultan para repoblar el pantano en lugar de vaciarlo, para simplemente reemplazar a los caimanes de la corriente dominante con los suyos propios. Ya hemos visto esta tendencia en EEUU. Estamos a punto de verlo en Italia y Brasil.

Los votantes aprenderán de la peor manera que el autoritarismo exacerba la corrupción en lugar de mitigarla, porque suprime los controles y equilibrios sobre quienes tiran de las palancas del poder. Una vez que aprendan esta lección, es probable que den otra oportunidad a los políticos convencionales y al proceso democrático. Lamentablemente, las instituciones políticas y la sociedad civil pueden sufrir daños muy considerables durante el tiempo que ostenten el poder.

© Project Syndicate

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado