Firmas

La batalla de bufetes en El Corte Inglés: Dimas Gimeno anuncia que recrudecerá la batalla legal

  • La primera medida será la impugnación del consejo del pasado jueves
Dimas Gimeno.
Madrid

La destitución la semana pasada de Dimas Gimeno como presidente de El Corte Inglés y su relevo por Jesús Nuño de la Rosa no significa que la guerra abierta en el capital de la compañía haya terminado. Al revés. Gimeno ha anunciado ya que va a recrudecer a partir de ahora la batalla legal y judicializar al máximo la compañía.

La primera medida será la impugnación del consejo de administración que aprobó su relevó el pasado jueves, pero a partir de ahí no se descarta tampoco que pueda emprender acciones de responsabilidad social contra determinados abogados. Y es aquí, precisamente, donde cobran protagonismo los numerosos bufetes que están asesorando a una y otra parte.

GTA Villamagna, el despacho fundado por Felipe Alonso y Ernesto García Trevijano, trabaja en la batalla para Dimas Gimeno y para su madre, María Antonia Álvarez, en la demanda que ésta última presentó contra las hermanas Marta y Cristina Álvarez y la sociedad patrimonial Iasa por la reducción de capital de 121 millones de euros llevada a cabo en 2016 y el cambio de última hora en el testamento de Isidoro Álvarez, por el que en lugar de 10 millones pasó a recibir únicamente 5 millones de euros.

No obstante, de forma paralela, Gimeno ha contratado también a Cremades, una firma especializada en la defensa de los minoritarios para plantar cara en la junta de accionistas de El Corte Inglés, que se celebrará el próximo 26 de agosto. Y del mismo modo, su madre, María Antonia Álvarez, cuenta también con VDT Abogados, una firma fundada por María Victoria Vega y Borja Díaz-Toledo.

Por su parte, a César Álvarez, el tío de Gimeno, que también ha demandado a las hermanas y a Iasa, le representa Adolfo Prego, exmagistrado del Tribunal Supremo que creó el bufete Adolfo Prego Abogados en 2014 junto a su hijo tras su salida de RHGR Ontier. La defensa de las hijas de Isidoro Álvarez corre a cargo, por su parte, del bufete Pérez Llorca.

Las dos causas se suman

La demanda de María Antonia Álvarez fue admitida a trámite en el juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid y la de César Álvarez en el 7, que decidió sumar las dos causas y fijó una vista para el próximo día 9 de julio, momento en el que los representantes legales de una y otra parte volverán a verse las caras. Dimas Gimeno y su familia están reclamando, además, la segregación del 39% que tienen en Cartera de Valores Iasa -el 61% restante está controlado por Marta y Cristina Álvarez- con el objetivo de facilitar su venta ante los más de 100 millones de euros que deben abonar a la Comunidad de Madrid por el impuesto de sucesiones.

Eso es algo que podrían haber hecho si Iasa no hubiera repartido dividendos el año pasado, pero las hermanas Álvarez aprobaron ese reparto, con lo que Gimeno ahora está en una situación de bloqueo, sin la presidencia de El Corte Inglés y sin ningún tipo de apoyo ni en el capital ni en el consejo de administración de la empresa. Ante todo ello, el nuevo presidente, Jesús Nuño de la Rosa, ha insistido pese a todo en reclamar "unidad".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0