Firmas

De presupuestos e impuestos

  • Cristóbal Montoro nos engaña y Pedro Sánchez no hace bien su trabajo
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Foto: Efe.

El período, tal vez debiera hablar de bucle, electoral en que andamos metidos no ayuda a la cordura de propuestas ni a la veracidad de análisis. Aunque tampoco entiendo muy bien cómo a más de un año de elecciones llevamos casi dos en período electoral.

Lo cierto es que en el inicio de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y de la campaña de declaración de IRPF, el secretario general del PSOE, por cierto, siguiendo palabras del ministro de Hacienda, del PP por si hay duda, se ha despachado con nuestro sistema impositivo, así llamado porque no es voluntario, sino impuesto, diciendo que subiría el tipo efectivo del Impuesto de Sociedades al 15% y elevaría el IRPF a los más ricos, cuyo umbral, dio a entender sin entrar en detalles, se situaría por encima de los 60.000 euros anuales, estipulados por el liberal y defensor de la iniciativa privada del Gobierno del PP.

Cabe indicarle al secretario general del PSOE y al ministro de Hacienda, que sostiene sistemáticamente -según el año fiscal- que el tipo efectivo que liquidan las empresas está entre el 4% y el 7%, e incluso llegó a afirmar que en 2012 era próximo al 0%, que un tipo efectivo en Sociedades del 15% es una gran bajada impositiva, pues las grandes empresas tributaron en 2015 un 27,1% de tipo íntegro y un 25,2% de tipo efectivo, según datos de la propia Agencia Tributaria.

Los datos son de 2015, porque, informa la Agencia Tributaria, los del ejercicio 2016 se publicarán el 13 de noviembre de 2018. Y salvo Entidades de Inversión Colectiva, Sociedades Transparentes y Cooperativas, en todos los demás casos el tipo efectivo se encuentra por encima del 15%. Así, siendo el primer número el tipo íntegro y el segundo el tipo efectivo, las Sociedades no Integradas en Grupos pagan un 23,5% y un 21,6%; las Sociedades no Financieras el 26% y el 24,3%; las Aseguradoras, el 28,1% y el 27%; y los malvados bancos o Entidades de Crédito son los que más pagan, con un 29,9% y el 29% de tipo efectivo. O nos dan mal los datos o hay trampa.

Pues bien, lo que ocurre es que el ministro nos engaña y el secretario general del PSOE no hace bien su trabajo. ¿Cómo? ¿En qué? A la hora de realizar el cálculo. Mezclan magnitudes no comparables e incluyen rendimientos, rentas y beneficios que las sociedades obtienen fuera de España pero solo cuentan los impuestos que pagan en España, sin tener en cuenta las tributaciones que hayan realizado en el lugar de origen (el extranjero) de dichos rendimientos, rentas o beneficios. Además, incluso se incluye en el cálculo del resultado contable, como ingresos, las deducciones que esas empresas se hayan podido aplicar por doble imposición. Por último, no tiene sentido realizar el cálculo para extraer el porcentaje del pago impositivo sobre el resultado contable de las empresas (burdamente, ingresos menos gastos), sino sobre la base liquidable o parte del beneficio sujeta a imposición y corregida de ingresos fiscalmente no imputables y gastos no deducibles fiscalmente.

Cada año del período 2008-2018, el gasto total en los PGE sobre el PIB (recuerden que hay más gasto público en organismos, empresas, entidades... públicas y en corporaciones locales y autonomías que no se recoge en los PGE) ha sobrepasado el 40%, llegando hasta el 45,8% en 2009. Cada euro extraído del rendimiento de nuestro trabajo, esfuerzo, ingenio, imaginación, etc, que pasa a manos públicas debe retribuir una parte de burocracia, gestión, lobbies, intereses espurios, etc, que se pierde de forma improductiva y dañina para la sociedad; esto no implica que todo gasto público sea improductivo o superfluo para el progreso económico (defensa; justicia; policía; algunas, no todas, comunicaciones e infraestructuras;...). Se dirá que también hay pérdidas en el gasto (incluso de inversión) de los agentes privados, familias o empresarios. Cierto, pero ellos responden y deben pagar por los errores y gastos inútiles o improductivos que realicen. Y también pagan, los mismos agentes privados, por lo que deciden y ejecutan todos los políticos.

¡Ah! Y con niveles de gasto del 40% del PIB, mayormente en gasto asociado al Estado del Bienestar (en el que hay que incluir gastos de personal, administración, material diverso, etc. dentro de esas partidas, así como, por ejemplo, el gasto propio realizado por Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales en sanidad, educación o servicios sociales), nunca se logrará sufragar, como de hecho ya ocurre, la actual tendencia del denominado Gasto Social elevando los impuestos a los ricos.

Sepan que el 40% de los contribuyentes por IRPF (tramo entre 18.000 y 90.000 euros) aportan el 70% de su recaudación total. Por encima de eso, los ricos o el 1,1% de contribuyentes (pocos, ¿verdad?), tributan el 19% de recaudación por IRPF. Y casi el 60% de contribuyentes (declaraciones por debajo de 18.000) proporcionan apenas el 11%. Esto es lo que hay, y por eso los que pagan lo hacen en exceso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

gastar siempre más
A Favor
En Contra

Siempre en año electoral siempre aumentando el gasto siempre subiendo impuestos. STOP abuso fiscal. Hora de bajar impuestos y seguir reduciendo el gasto.

Puntuación 7
#1