Firmas

Ciudadanos y el no al cuponazo vasco

Foto: Archivo

La historia es testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida y mensajera de la antigüedad". Eso señalaba Cicerón. Traigo a colación esta cita porque mi compañero en el Consejo Editorial de elEconomista, el profesor Juan Velarde, señalaba que sobre el cupo vasco, convenía conocer la historia. Eso es indiscutible, para casi todo conviene conocer la historia. Sin embargo, otra cuestión es el argumento de defensa del "cuponazo vasco", por ejemplo del ministro Montoro, de que "siempre se ha hecho así".

Según la tesis de Velarde, que sigue en este punto a Jaime Ignacio del Burgo, el cupo vasco es un acuerdo que puso punto final a las guerras carlistas, y que supuso que las Diputaciones Vascas empezasen a aportar a las Cargas Generales de la Nación. Además, el profesor Velarde considera que el País Vasco es, junto con Madrid y Cataluña, el "triángulo básico" de la economía española, que se vería perjudicada si se alterase radicalmente "el mundo fiscal vasco".

Además, el profesor Velarde, en esa misma línea, concluía su artículo señalando: "Por todo eso, Ciudadanos es un partido político que debería, entre otras cosas, meditar seriamente acerca de sus tesis sobre el cupo vasco."

Como responsable de Hacienda de Ciudadanos, creo que el profesor Velarde no ha tenido en cuenta algunas cuestiones. Empecemos por la aportación a las "Cargas Generales de la Nación": originariamente es posible que el cupo fuese suficiente para pagar "la parte vasca" de los gastos generales de la Nación, ahora no es así. Antes del cuponazo, el cupo vasco eran unos 1.600 millones de euros, y después, 1.300 millones. Como los vascos son el 4% de la población, y aproximadamente el 6% del PIB del conjunto de España, si todos aportásemos al Estado, como lo hacen las diputaciones forales vascas, no reuniríamos ni siquiera los 40.000 millones que tuvo que pagar el Estado el año pasado en intereses de la deuda, con lo que no habría dinero para nada más. Y eso antes de la rebaja del cuponazo, y aunque se aportase en función de la población y no de la renta- como debería ocurrir.

Pero es que ni siquiera hay una aportación real de 1.300 millones de euros de las diputaciones forales al Estado. Según las cuentas públicas territorializadas de 2014 del Ministerio de Hacienda, el País Vasco, la segunda Comunidad Autónoma en renta per cápita, recibió 3.378 millones de los habitantes del resto de España. Por el contrario, la primera y la cuarta, Madrid y Cataluña, aportaron respectivamente, 19.000 y cerca de 10.000 millones. Esta cifra, 3.378 millones de euros es aproximadamente un 30% de los presupuestos de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Esto supone que nos encontramos ante un cupo negativo, que tiene causas históricas. Lo que ocurre es que la historia no se terminó en 1981, fecha del primer concierto económico en la Democracia. En ese concierto económico estaba prohibido, literalmente, ceder los impuestos especiales, que recaudaba el Estado. Posteriormente, Aznar y Rato, modificaron el concierto para cederlos, porque el cupo ya salía negativo. Como estos impuestos se recaudan a salida de fábrica, y en el País Vasco hay una refinería que abastece a buena parte del Norte de España, esto no fue precisamente neutral. Cuando un santanderino o un burgalés llenan el depósito, a menudo, el impuesto de hidrocarburos no se reparte entre su Comunidad y el Estado, sino que va a las Haciendas Vascas.

Otro impuesto que no estaba vigente en España hasta 1986 era el IVA. El Gobierno socialista de Felipe González decidió que lo cobrasen las Haciendas Vascas. Luego, además, se estableció un ajuste, por el que se "complementa" la recaudación de las Diputaciones Forales, en una parte del IVA del resto de España. Esto debería ir al revés. Como corresponde a la segunda comunidad autónoma más rica, y a la más industrializada, sus empresas venden más fuera de Euskadi, que lo que las empresas del resto de España venden en el País Vasco. Lo curioso es que este ajuste (o más bien regalo) del Estado al País Vasco es superior al cupo, así en 2016 fue de 1.536 millones de euros.

En resumen, en los últimos 40 años, no sólo se han cedido impuestos a las diputaciones forales, sino que se han incrementado los ajustes de todo tipo a la Instituciones Forales, que hemos acabado financiando todos los españoles. El concierto y el cupo sí se pueden cambiar, pero solo a favor de los nacionalistas.

Esta historia culminó el pasado mes de noviembre cuando no solo se incrementó esta financiación en 300 millones al año, sino que se reconoció una "deuda" del Estado con las instituciones vascas de 1.400 millones, porque "habían estado pagando de más". Esto se tramitó en dos leyes, por vía de urgencia, y en lectura única, es decir, dos leyes fiscales de una importancia capital, a las que el Congreso, la sede de la Soberanía Nacional, no podía tocarles una coma. Y sí había "comas" que tocar, como los disparatados ajustes que los anteriores gobiernos, genuflexos con los nacionalistas, habían ido introduciendo en el régimen del concierto, y en el cálculo del cupo. Creo que esta política de los gobiernos de España con los nacionalistas está en el origen del problema en Cataluña, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Creo que el momento para debatir el cupo y el concierto económico no era el más oportuno. De hecho, yo le recomendé a mis interlocutores del PP, que se esperasen, aunque solo fuese por su propio interés, a que el PNV estuviese dispuesto a apoyar los presupuestos. Creo que Rajoy y Montoro, en esto, como en gran parte de su política territorial, no acertaron, como se vio cuando el PNV apoyó a Podemos para deshacer gran parte de la ley de estabilidad presupuestaria, solo horas después de que en el Senado el cuponazo hubiese quedado definitivamente aprobado.

En cualquier caso, mi partido, Ciudadanos, se quedó solo presentando enmienda a la totalidad y votando contra la opacidad en el cálculo del cupo, los privilegios disfrazados de ajustes y la insolidaridad de los nacionalistas. Meditándolo seriamente, volveríamos a votar no al cuponazo. Estamos convencidos de que no era lo que le convenía ni a España ni a los españoles, y que la historia nos dará la razón. Feliz año 2018 a los lectores de elEconomista.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum12

Mal, Prof Velarde, muy mal, qué decepción!.
A Favor
En Contra

El Prof Velarde inspiró mi vocación hace 45 años para estudiar economía tras estudiar su libro con el Prof Fuentes Quintana de Economía Política, que conservo. Una buena decisión que me ha permitido vivir muy bien y retirarme pronto. Aprecio y he seguido al Prof Velarde, pero el artículo del Prof Velarde al que se refier F de la Torre me ha decepcionado, incluso indignado; si teníamos dudas ahora toda mi familia y yo vamos a votar a Ciudadanos y nunca más al PP. Prof Velarde la desigualdad y los privilegios no se puede justificar de ninguna manera, aunque "cuesten poco"; le agradecería que en el futuro dedique sus esfuerzos a abogar por una Unión Fiscal Europea que ponga a todos los ciudadanos europeos en igualdad ante ingresos y gastos públicos, en lugar de andar remontándose a las guerras carlistas para nada; ahora que tendremos a los británicos fuera de la UE podemos avanzar a una Unión Política también.

Puntuación 4
#1
No, gracias.
A Favor
En Contra

Más votos para Ciudadanos, menos para el PP, supremacía fiscal,no, gracias.

Puntuación 7
#2
Orgulloso castellano
A Favor
En Contra

Sigan así, señores de Ciudadanos. Esto del cupo Vasco es una vergüenza en la que ciudadanos pobres financiamos a ricos que encima son unos xenófobos y supremacistas. Los que sufrimos( muy especialmente burgaleses, cántabros y riojanos) la competencia desleal y el racismo de estos tíos vamos a votar en masa a Ciudadanos y en PP y PSOE tenían que pensar muy seriamente las razones por la que sacrifican a ciudadanos leales para beneficiar a racistas aranistas

Puntuación 2
#3
Ahora vas y lo votas!
A Favor
En Contra

Como dijo una parlamentaria "patriota" vasca, en el parlamento de Navarra: "Es lo que hay..."

Ahora vas, y los votas...

Puntuación 3
#4
A Favor
En Contra

Lo del cupo viene desde la democracia.

Cuando hacia falta dinero devaluaban la peseta y economia resuelta...

Ahora que estamos en el euro , pasa que se endeudan atope y ESPAÑA debe al banco central de EUROPA un billon 300mil millones de euros , normal que no puedan pagar ni intereses...

Economistas españoles no valen para nada y si pueden robando al trabajador...

verguenza de europa,,,,

Euskadi esta aldia paga cupo y no tiene deudas.. Un 10 a economistas vascos..

Puntuación 3
#5
Dejà vú
A Favor
En Contra

No solo lo apoyaron PP y PSOE. Podemos también está de acuerdo con el apoyo a la subvención vasca.

También ellos van a perder votos, que hay mucho "buenrollista acomodado" que les vota, pensando en un mundo mejor y mas igualitario.

Cuanto daño está haciendo internet a los sociologos tradicionales!

Puntuación 1
#6
siiiiii
A Favor
En Contra

Puntuación -1
#7
Ciudadano exprimido
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo.

De aquellos polvos electorales vienen estos lodos económicos.

si no hubieran hecho falta unos cuantos votos nacionalistas...

Puntuación -1
#8
Usuario validado en elEconomista.es
Letradocabreado
A Favor
En Contra

Estupenda explicación. Ahora lo coherente es que Ciudadanos intente presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el cálculo del cupo que efectúan las nuevas leyes, por violar los principios de igualdad y solidaridad fiscal.

Puntuación 2
#9
JEMontgolfier
A Favor
En Contra

Demagogia pura. Demuestra un desconocimiento total de lo que es el cupo. Comparar lo que se aporta diciendo que no llega ni para pagar la parte proporcional de la deuda que corresponde a los vascos es total desconocimiento o mala intención. lo malo que lleva a muchas personas a perjurar de este concierto que está en la constitución. El cálculo lo hacen funcionarios de gobiernos y no partidos, sobre una base de que el pais vasco pague el 6,24% de los gastos para un amigo población de algo más del 4%

Puntuación 0
#10
JEMontgolfier
A Favor
En Contra

Los 1300 millones de aportación anual salen de una suma resta entre lo recaudado por las haciendas vascas y la Hacienda estatal. Además en ocasiones el Pais Vasco asume servicios del estado (como el TAV), que los paga y luego los descuenta. Decir que con eso no se paga la parte proporcional de deuda es verdad, pero es que no tiene nada que ver. Que ciudadanos un partido que se dice de corte liberal quiera igualar a todos es sorprendente. Dentro de poco dirá que todos los vistamos igual como la China de Mao. La competencia entre diferentes haciendas solo puede hacer incentivar que sean más eficaces.

Puntuación 0
#11
Prohibido fumar
A Favor
En Contra

#5, El pais Vasco es un "bluff" mayor que el catalán, y si no al tiempo...

Veo que fumas lo mismo que los nazis catalanes.

Puntuación 1
#12