Firmas

¿Y si el salario no fuera lo más importante?

  • El reconocimiento es un pilar para conseguir la motivación
Foto: Archivo

Los expertos en motivación saben desde hace tiempo que pagar un salario justo no basta para motivar a los empleados. Ya Frederick Hertzfeld señalaba en su clásica teoría que el dinero forma parte de los factores de higiene -aquellos que añaden poco a la hora de motivar pero restan mucho si no se cumplen-, y ese planteamiento hoy es igual de cierto. Un reciente estudio sobre satisfacción laboral realizado por Boston Consulting Group, entre más de 200.000 trabajadores de todo el mundo, situaba el sueldo fijo en el octavo puesto de los factores que más valoran los profesionales, mientras que el reconocimiento del esfuerzo se citaba en el primer lugar, destacado con diferencia.

Y es que, en un momento en el que los índices de compromiso de los empleados se encuentran en niveles mínimos -según el índice global de Gallup, solo el 13% se siente realmente comprometido con su compañía-, las compañías necesitan afinar sus estrategias de retribución con propuestas que incluyan elementos que vayan más allá del dinero, que expresen compromiso y reconocimiento.

Así pues, ¿cómo puede una empresa mostrar aprecio por sus profesionales de forma efectiva? Los beneficios sociales son la primera parte de la respuesta: una encuesta llevada a cabo por Glassdoor en 2015 desvelaba que el 79% de los empleados (casi cuatro de cada cinco), prefería los beneficios sociales a una subida de sueldo. En España, los beneficios, además de ofrecer ventajas fiscales para el trabajador en el caso de la retribución flexible, permiten ampliar la oferta retributiva con productos y servicios que se adapten realmente a las necesidades de las personas, de forma que mejoren su calidad de vida y les ayuden a mantener una adecuado equilibrio entre la esfera personal y la laboral.

Aquí es donde los departamentos de recursos humanos tienen que desarrollar su creatividad, sobre todo en la calidad de los beneficios sociales, que además de los tradicionales cheques restaurante o guardería, pueden incluir otras modalidades como meses sabáticos, viajes atractivos (que ya estuvieron de moda en otros momentos), formación de primer nivel, experiencias de voluntariado, teletrabajo, flexibilidad horaria, wellness, etc.

Pero, como decíamos al principio, un sueldo con beneficios tampoco es suficiente. El otro pilar para conseguir la motivación de los trabajadores tiene que ver con el factor humano y es el reconocimiento. Hay estudios que muestran que una frase de felicitación o reconocimiento al menos una vez al día hace que la productividad de un equipo aumente un 30%. De hecho, una investigación propia revela que las empresas que han insertado el reconocimiento en su ADN consiguen un compromiso un 20% superior, sus beneficios crecen un 27%, y la rotación del talento se reduce un 31%.

El reconocimiento se muestra, por tanto, como un poderoso factor de motivación, por lo que parece que es el momento de preguntarse: ¿y si el salario no fuera lo más importante?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud