Firmas

¿Está el Gobierno conduciendo a las empresas hacia un precipicio?

  • Aumenta la recaudación a cambio de reducir la competitividad
Imagen de Dreams Time

En la legislatura que acaba de comenzar, el Gobierno ha colocado en el centro de la diana de Hacienda y la Seguridad Social tanto a las grandes empresas como a las pymes y a los autónomos, castigando con ello a la economía productiva. En consecuencia, la clase media será la gran damnificada de este nuevo atraco gubernamental.

Recordemos que el ejecutivo del PP ya expolió a los pequeños negocios y a la clase media en la anterior legislatura, tal como también ha hecho siempre el PSOE cuando ha desgobernado España.

El Gobierno tenía dos alternativas antes de tomar esta decisión: eliminar el ingente gasto público político improductivo de la Administración autonómica o masacrar fiscal y laboralmente a las empresas españolas. Y ante tal disyuntiva, la segunda opción es la que finalmente ha elegido, perjudicando otra vez al sector privado, que es el que está pagando la cuenta dejada por nuestros políticos y sindicalistas, principales causantes de la particular crisis que ha arruinado a España.

El gran problema que plantea tal estrategia no es otro que el grave y negativo impacto que la misma tendrá en la competitividad empresarial y en el empleo. En función de lo cuál, la economía de nuestro país será mucho menos competitiva.

Las pymes sufrirán las consecuencias del nuevo expolio fiscal y laboral en mayor medida que las grandes empresas. (En contra del político marketiniano mensaje oficial lanzado por el Gobierno a todos los grupos de interés).

Las pymes perderán competitividad

No olvidemos que la crisis ha castigado de manera extraordinaria a las pymes y los autónomos. De hecho, durante los años más duros, en concreto, entre 2007 y 2014, las pequeñas empresas perdieron competitividad frente a la gran empresa.

Las grandes empresas consiguieron durante este periodo de tiempo mantener un nivel de facturación estable, entre otros factores, debido a la internacionalización y la exportación. Es decir, en virtud de la mayor capacidad que tienen las compañías de gran tamaño de lograr un porcentaje elevado de su cifra de negocio en el exterior. Por el contrario, las ventas de las pymes españolas se contrajeron un 32% en esta etapa.

En relación a la facturación por empleado, mientras las grandes empresas aumentaron la misma un 10%, las pymes descendieron un 8%. De igual manera, la media de empleados de las grandes empresas creció un 7%, sin embargo, en las pymes se redujo un 27%. Además, la rentabilidad de la gran empresa se redujo en cinco puntos porcentuales y la de las pymes en siete.

Estos datos están extraídos de un estudio titulado 'Business Barometer Back to Basics', que ha analizado los estados financieros de más de un millón de empresas en España durante ocho años de crisis (2007-2014). El mencionado trabajo ha sido supervisado por los profesores del IESE Eric Weber y Miguel Ángel Ariño.

Pocos medios y empleo inestable

La principal conclusión que se obtiene de este informe es que las grandes empresas han resistido mejor estos años marcados por la crisis que las pymes y, por consiguiente, también resistirán más firmemente los nuevos embites fiscales y laborales del Gobierno.

Porque las empresas dotadas de un mayor tamaño poseen mucha más capacidad de adaptación a entornos desfavorables.

El citado barómetro también demuestra que cuando el mercado sufre fluctuaciones, las pymes son penalizadas de manera automática en virtud de sus escasos medios, sus endebles estructuras y sus mínimas posibilidades de generar empleo.

Tanto es así que las pymes tienen mucho más riesgo que las grandes empresas de fallecer en un concurso de acreedores, de sufrir un ERE, etc., cuando tienen que operar en un entorno hostil, esté provocado el mismo por una crisis financiera, un contexto de incertidumbre política, una política fiscal económicamente anticompetitiva, una política laboral empresarialmente insostenible etc.

En definitiva, las pymes y los autónomos españoles, que representan, aproximadamente, el 98% del tejido empresarial y casi el 80% del empleo, se verán en mayor medida perjudicados por la política socialista y cortoplacista del Gobierno que las grandes empresas, independientemente que éstas últimas también salgan fiscalmente escaldadas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum11

Me lo quedo (lo tuyo)
A Favor
En Contra

PPSOE=RUINA.

Puntuación 39
#1
Usuario validado en elEconomista.es
freedom_power
A Favor
En Contra

Votar a la nueva izquierda (PP) o a los izquierdistas de siempre, trae consecuencias negativas. Estamos en una burbuja creciente de mentiras, que como explote, dejara a muchos con el culo al aire.

Puntuación 25
#2
as
A Favor
En Contra

... perjudicando otra vez al sector privado, que es el que está pagando la cuenta dejada por nuestros políticos y sindicalistas, principales causantes de la particular crisis que ha arruinado a España.

Valla cancer tiene España con estos "ILUMINADOS"

Puntuación 16
#3
Usuario validado en elEconomista.es
freedom_power
A Favor
En Contra

El PPSOE tiene dos objetivos basicos esta legislatura. Seguir saqueando al sector privado (trabajadores, empresarios, autonomos) para manener la gran mentira de la Seguridad Social, que ya LA HAN QUEBRADO. Y como segundo objetivo: DAR CARPETAZO a los juicios de Andalucia (ERES, cursos de formacion, etc), Madrid (Gurtel, Punica, etc) y Valencia (Aquamed, Formula 1, etc). NI UNO A LA CARCEL.

Puntuación 21
#4
ALMUSTAFA
A Favor
En Contra

Sí, a las empresas y a todo el país, a un precipicio. La pregunta no es si está conduciendo a todos a un precipicio sino si se ha alcanzado ya el punto de no retorno a partir del cual haga uno lo que haga cae irremediablemente. El sector público es quizá lo más importante pero el sector privado es también muy importante, no se enreden con los opuestos. El problema es que el país está en la ruina económica, tiene una gran deuda y no tiene recursos para pagar. El país en sí es un hipotecado que se ha quedado sin trabajo y más pronto que tarde se procederá a la ejecución. El país entero se va a convertir en un desahuciado, como Grecia. Pero ojo no es este gobierno el que nos conduce ahí, simplemente no ha cambiado de dirección, sigue por el mismo camino, es un gobierno democrático, así que es la misma sociedad burguesa la que se lo exige. Entonces, entra otro y cambia de dirección, no sabemos adonde nos conducirá, pero la dirección que llevamos no es nueva y sabemos seguir su evolución y predecir su destino con suficiente exactitud igual que sabemos que allá por Marzo vendrá la primavera (Si todavía no se han cargado el clima, claro)

Puntuación 4
#5
pepe34
A Favor
En Contra

Sí, pero solo a los empresarios que no se esfuerzan y no son competitivos, siguiendo el mismo argumento de los que dicen que los parados y los que cobran el salario mínimo es porque no se esfuerzan.

Puntuación 2
#6
se cachondean de nosotros
A Favor
En Contra

Nos están saqueando los políticos, pero ellos viven muy bien, no tienen problemas de dinero ni para llegar a fin de mes, con sus grandes sueldazos.

Puntuación 6
#7
políticos millonarios
A Favor
En Contra

En el precipicio están todos los ciudadanos, exceptuando a los políticos y sus amiguetes, que son ricos.

Puntuación 6
#8
alberto
A Favor
En Contra

Que razón tienes. Yo soy empresario y voy a despedir a mis diez trabajadores ya. no aguanto mas, cuatro años de perdidas y encima aguanta todo esto.

Puntuación 7
#9
comprados
A Favor
En Contra

Pero los directivos de las grandes empresas, callados como p...

Y los representantes de las pymes y los autónomos, callados como p...

Puntuación 4
#10
Esteban
A Favor
En Contra

Sr. Lucio tiene usted una cara que la pisa. Deje de echar la culpa de todo a los demás y asuma responsabilidades, a las empresas se les ha bajado los impuestos una y otra vez y siguen sin crear empleo o haciéndolo de forma muy precaria. Menudo atajo de llorones.

Puntuación -7
#11