Firmas

¿Qué directivos buscarán las empresas?

  • Las firmas demandan gestión de la adversidad, valores y visión estratégica

El año 2015 ha significado un claro punto de inflexión en el optimismo empresarial. No solo por los resultados de las compañías sino por la ilusión en acometer nuevos proyectos.

El sector del head hunting somos un indicador adelantado de la actividad económica. Por eso pensemos en el futuro, como decía Woody Allen "me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida". En los últimos meses he podido entrevistar a más de setenta CEOs y Consejeros de grandes compañías para el libro "En la planta noble. Reflexiones sobre liderazgo para la Alta Dirección" y me gustaría compartir algunas ideas sobre qué perfiles y que habilidades directivas están demandando las principales compañías en este 2016 que acabamos de estrenar.

1. Un liderazgo con capacidad de ilusionar.

El directivo responde a un estilo de dirección más horizontal e integrado. Debe ser un creador de equipos y un coach, con capacidad de escuchar y dar feedback sincero. En definitiva con rasgos de un líder carismático: empático, colaborador y con capacidad de unir.

2. Valores y ejemplaridad.

La ética, el compromiso y la confianza son valores que se generan en el día a día, en lo ordinario. El ejemplo hace al líder. El liderazgo compartido debe estar basado en la confianza y permitir el desarrollo de las personas de su equipo. Un líder, por encima de todo, debe tener capacidad de influencia. Baltasar Gracián en el Arte de la Prudencia nos regalaba este consejo "Don de gentes. Conseguir la admiración general es mucho, pero es más ganar el afecto".

3. Visión estratégica y prudencia.

Mirar hacia el frente y aprender de los errores son características que todo ejecutivo deberá cumplir. Como resultado de la crisis se erige un nuevo líder más prudente y equilibrado con el riesgo. Lo que podemos definir como sabiduría práctica. Y dentro de la estrategia global, el líder debe ser el garante de la cultura.

4. Gestión de la adversidad.

Decía Winston Churchill: «En la guerra, determinación; en la derrota, resistencia y en la victoria, magnanimidad». Es clave la seguridad en sí mismo y saber ponerse un alto nivel de presión: tener la ambición de alcanzar más de lo que los otros esperan. Y por supuesto la habilidad para superar los errores y el fracaso, porque como me decía un CEO "Mis peores decisiones son siempre aquellas que no tomo".

5. Flexibilidad y adaptación al cambio.

Se espera de un líder que sea proactivo, con capacidad para anticiparse a retos y necesidades futuras. Con un estilo como me definía otro de los principales CEOs de este país: "Me gusta el liderazgo flexible y adaptable a distintas situaciones y equipos de trabajo, un liderazgo cercano a las personas que disfruta con la consecución de objetivos".

6. Eficencia, organización y orientación a resultados.

La eficiencia se ha convertido en un objetivo principal de directivos y empresas que, empujados por la necesidad de ser más competitivos y reducir costes, buscan formas alternativas e innovadoras de trasladar valor a los clientes aprovechando mejor sus recursos. Un líder eficiente debe saber gestionar en primer lugar el recurso más escaso: su tiempo.

7. Curiosidad apasionada.

Se necesita mucha pasión y curiosidad para dirigir durante años una gran organización con ilusión. La buena noticia, como Adam Bryatt apunta en "The corner office" es que esa curiosidad apasionada no sólo viene en la genética, sino que puede cultivarse con "hábito, actitud y disciplina".

8. Foco.

Es importante marcar unas pautas para ayudarnos a dirigir el interés y el esfuerzo hacia un objetivo compartido y con un foco claro. El directivo que buscan las empresas sabe hacer simple lo difícil.

9. Innovar en la nueva era digital.

¿Están las cúpulas directivas de las grandes empresas preparadas para afrontar el reto de la transformación de la economía digital? ¿Saben los primeros ejecutivos de las organizaciones cuáles serán las competencias que les van a exigir en el nuevo escenario? Ante todos los nuevos retos, surge el Chief Digital Officer como uno de los aliados más poderosos del máximo ejecutivo de la empresa.

10. Comunicar.

Existen muchas cualidades fundamentales para una comunicación eficiente pero para un buen liderazgo, detectamos dos muy importantes: la claridad ligada a la honestidad y una comunicación transversal.

Acabo estas reflexiones con una anécdota que le contaba su padre a Mario Dragui sobre una pintada que descubrió en una plaza alemana: "Si has perdido dinero no has perdido nada, puedes recuperarlo con un buen negocio. Si has perdido el honor has perdido mucho pero puedes recuperarlo con un acto heroico. Si has perdido el coraje, lo has perdido todo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

helena gutierrez
A Favor
En Contra

cc

Puntuación 0
#1