Especial Turismo 2020

Galicia despunta: las reservas multiplican por 8 las cancelaciones

  • 130.000 personas se dedican al sector turístico en la comunidad autónoma
Catedral de Santiago de Compostela
Madrid

La comunidad gallega cuenta con un plan de reactivación cultural y turística de 58 millones de euros para poder adaptar todas las zonas turísticas ofreciendo las máximas garantías de seguridad y sanitarias

Turismo y seguridad son sinónimos. Así de contundente se mostró el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo al presentar la campaña con la que la comunidad gallega daba paso al turismo estival: "Galicia volve". El presidente gallego destacó que la comunidad cuenta con 986 playas, dos millones de hectáreas de bosques, una amplia oferta termal y un patrimonio secular rico, diverso y accesible. En total, el plan de reactivación cultural y turística de la comunidad autónoma está dotado con 58 millones de euros.

Aproximadamente 130.000 personas se dedican al sector turístico en la comunidad autónoma y, a pesar de que es un verano muy distinto a los anteriores, durante la primera semana de junio se registraron reservas para los meses de verano que multiplicaron por ocho el número de cancelaciones.

La seguridad es el componente más importante con el que todos los turistas quieren contar allá a donde vayan. En Galicia se han elaborado hasta 11 manuales de seguridad, además de reservar 50.000 plazas de formación de profesionales turísticos. La administración gallega ofrece asesoramiento y ayudas económicas, entre las que se encuentra una dotación de seis millones de euros para adaptar espacios y adquirir equipos en los establecimientos. En paralelo a estas ayudas, se aprobaron los bonos turísticos de 250 euros para gastos en hoteles y restaurantes por parte de sanitarios y otros profesionales de la pandemia, manteniendo que no se trata de un pago ni una retribución, sino "un guiño" para que todas las personas que se han jugado la vida en los últimos meses puedan disfrutar de los mejores hoteles de la región.

Aproximadamente 130.000 personas se dedican al sector turístico en la comunidad

Galicia fue la primera comunidad autónoma en pasar a la nueva normalidad, hecho que refleja la buena gestión que realizó el ejecutivo gallego con la pandemia que paralizó a toda España. Además, pese a los nuevos brotes que aparecieron en A Mariña lucense hace unas semanas, los casos positivos por coronavirus se mantienen estables. A pesar de los datos estables con los que Galicia comienza el periodo estival, el presidente de la Xunta insistió en que se debe actuar en todo momento con responsabilidad y evitar masificaciones en los locales de ocio.

Muralla romana de Lugo

Mar, montaña y ciudad

Playas, pueblos pesqueros, ríos, montañas y ciudades. Galicia es para el turista la combinación perfecta de las vacaciones. La ciudad más conocida tiene a sus espaldas un largo recorrido convertido en el Camino de Santiago que, a pesar de todo, sigue adelante con todas las medidas de seguridad y sanitarias en los albergues en los que se hospedan los peregrinos que, con la llegada del verano se multiplica su presencia. Santiago de Compostela es la ciudad más cosmopolita de Galicia, con un casco histórico muy bien conservado, la Catedral, el Pórtico de la Gloria y Plazas emblemáticas como la del Obradoiro, la Quintana y O Toural.

En la misma provincia, de día o de noche, en A Coruña siempre hay ambiente. Es una ciudad en la que los turistas pueden pasear y disfrutar, con playas en pleno centro y, presidido por la Torre de Hércules, un largo Paseo Marítimo que rodea la ciudad casi por completo. Destacan especialmente la Plaza de María Pita y su apasionante historia.

Rías Baixas

Una vez llegados al interior de la comunidad destaca Lugo, una urbe con un espléndido pasado romano, como se puede ver reflejado en la Muralla que rodea el casco histórico, que es Patrimonio de la Humanidad, en las Termas o el Puente Romano. Sus calles ofrecen numerosas tabernas en las que son muy conocidas las tapas que ofrecen con la consumición. Con la llegada del coronavirus, los locales de la ciudad se adaptaron a las nuevas circunstancias y siguen ofreciendo la misma calidad del producto tomando fuertes medidas de seguridad.

"La ciudad del agua" es como se le conoce a Ourense, por donde cruza el río Miño y son muy famosas las aguas termales. Una de las más conocidas son las de la fuente de As Burgas, que están en pleno centro de la ciudad. El área termal de A Chavasqueira-Outariz ofrece una inmejorable oportunidad para disfrutar y aprovechar de las aguas mineromedicinales calientes. A la hora de comer, esta ciudad representa a la cocina del interior de Galicia, destacando fundamentalmente las carnes y los pescados de río. Por lo que respecta a la bebida, Ourense está en el límite oriental de la comarca do Ribeiro y su excepcional vino es el que preside las mesas.

Las Rías Baixas se alzan como una de las zonas más turísticas. En su litoral recortado, los tramos de costa acantilada, rocosa y brava se encadenan con amplios arenales a los que se puede acceder desde la tierra o el mar. Sin duda, Galicia ofrece al visitante un gran abanico de lugares en los que disfrutar del verano.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.