Especial Tecnología y Startups

Las 'startups' españolas que ayudan a cambiar el destino del planeta

  • Podría haber 1.000 millones de refugiados climáticos en el año 2050
  • Las empresas juegan un papel fundamental en el futuro medioambiental

Lytton, 49,6 grados de temperatura, junio de 2021. Este pueblo de la Columbia Británica ha sido quizás el reflejo más impactante de la ola de calor que vivió Canadá hace unos meses. No en vano, el 90% de esta localidad de menos de 300 habitantes quedó devastada por los incendios. Al otro lado del mundo, otro territorio también fue noticia debido a las altas temperaturas que alcanzó, un caso más llamativo aún puesto que la mayoría del año está cubierto de nieve. Se trata de Siberia (Rusia), donde las imágenes de los satélites Sentinel-3A y Sentinel-3B reflejaron que el suelo de Verkhojansk, un punto de Siberia oriental, alcanzó casi los 50 grados.

Para los expertos no hay lugar a dudas: es un efecto directo del calentamiento global. Naciones Unidas estima que podría haber 1.000 millones de refugiados climáticos en 2050. En este sentido, el cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad a largo plazo.

Es por ello que cada vez más compañías están investigando y desarrollando soluciones que ayuden a mitigar los efectos de esta devastadora crisis. Más allá de los beneficios empresariales, el objetivo es generar un impacto que mejore el entorno. Son los llamados emprendedores sociales. Como señalan desde ClimateTech.es, una plataforma de innovación en tecnologías climáticas, "muchas de las tecnologías y modelos de negocio requeridos no existen en la actualidad, o no en una medida que permita su uso en las empresas o permita una escalabilidad suficiente. La innovación puede ayudar a hacer negocios y vivir de una manera más respetuosa con el medio ambiente. Las startups juegan un papel crucial en hacer que estas innovaciones necesarias sean comercializables de manera oportuna y eficiente".

A este respecto, algunas iniciativas como Clean Cities ClimAccelerator, liderada por la Universidad Politécnica de Madrid e Impact Hub Viena, ofrecen más de 400.000 euros de financiación y un programa de vanguardia para startups centradas en la lucha contra el cambio climático en ciudades. A nivel nacional, programas como imaginPlanet Challenge, de CaixaBank, o ClimateLaunchpad, organizada en España por AVAESEN, buscan premiar a los jóvenes emprendedores cuyas ideas luchen contra el cambio climático.

eCoDeliver y Kidalos

Los ganadores de la primera edición del imaginPlanet Challenge han sido eCoDeliver y Kidalos. El primer proyecto consiste en la creación de una comunidad para transportar paquetería, uno de los sectores que más emisiones de CO2 genera por el volumen de desplazamientos, siguiendo un modelo colaborativo y 100% sostenible. A través de una plataforma digital, los usuarios ofrecerían los desplazamientos en sus vehículos privados a otras ciudades para transportar paquetes y así aprovechar el trayecto. De esta manera, el usuario que transporta podría costear su viaje y el usuario que hace el envío aprovecharía el espacio de un vehículo que iba a desplazarse de todos modos, evitando así generar emisiones de CO2 adicionales.

En su caso, Kidalos se concibe como una plataforma de suscripción para alquilar juguetes, jugar con ellos durante un periodo de tiempo y devolverlos para que otros niños puedan disfrutarlos. El objetivo del proyecto es evitar el consumo constante y la acumulación de juguetes, disminuir la huella ecológica que produce la industria y promover el ahorro de tiempo, dinero y espacio, tanto para las familias como para las escuelas.

CO2 Revolution

Un grupo de analistas, convocados por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, ha llevado a cabo una selección de las startups que están liderando en España la lucha contra el cambio climático y una de esas empresas es CO2 Revolution, que permite reforestar ecosistemas completos. Su sistema de siembra con drones y el uso de semillas inteligentes le permite actuar sobre grandes superficies afectadas por fuego u otros accidentes ambientales. Utiliza semillas de especies autóctonas y puede sembrar hasta 100.000 semillas al día. Genera masas forestales que fijan el CO2 atmosférico a un ritmo cien veces más rápido que los sistemas tradicionales de reforestación.

Ekomodo

Es un referente en economía circular. Convierte el reciclado de plástico en fibra textil para todo tipo de productos de papelería, accesorios tecnológicos, bolsos o carteras. Ekomodo forma parte de la firma vasca Eko-REC, única empresa industrial de Europa que no solo recicla plástico (en torno a 5 millones de botellas recicladas cada día), sino que transforma ese material reciclado en productos propios que se emplean en diferentes sectores, como la automoción, la alimentación (envases) o el sector textil.

Oscillum

Esta empresa de Alicante fue uno de los proyectos que pasaron a formar parte el año pasado de la séptima edición en España de #Accelerator, la aceleradora de empresas de innovación climática más grande de Europa. Su solución de etiqueta inteligente muestra a los consumidores si su comida es comestible o no por un simple cambio de color. Extienden la vida útil de los productos para que el consumidor pueda sacar mayor provecho de su comida sin desperdiciarla. Los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) muestran que más del 50% del total de desperdicio de alimentos se produce a nivel doméstico, lo que significa que una tecnología como esta podría reducir considerablemente el desperdicio de alimentos hasta en un 40%, rebajando alrededor de 680 millones de toneladas de desperdicio de alimentos en todo el mundo, y alrededor de 3 millones de toneladas de alimentos desperdiciados a nivel nacional

Pantala

También seleccionada en la séptima edición en España de #Accelerator, Pantala pretende dar solución a la contaminación generada por la industria de la moda, que es la segunda más contaminante del mundo. Su solución se basa en el modelo de negocio de economía circular, producto como servicio, en el que el usuario no es el propietario del producto (la ropa en este caso), por lo que esta es utilizada por varios usuarios y, al final del ciclo de vida de la ropa, se aseguran de que sea reutilizada o reciclada. Esto se traduce en que los consumidores compran menos ropa, por lo que se fabricará menos. Por otra parte, abordan los residuos de la moda cerrando el círculo y asegurándonos de que, al final del ciclo de vida de la ropa, ésta sea reparada, restaurada o reciclada según su estado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin