Especial medio ambiente

CaixaBank, socio preferente en la inversión climática

  • CaixaBank es el primer banco español en Europa en financiación sostenible
Sede de CaixaBank. Imagen: eE.
Madrid

El sector financiero está llamado a desempeñar una función principal en la transición a una economía baja en carbono. Según algunas estimaciones, alcanzar dicha descarbonización exigirá inversiones anuales de entre 5 y 7 billones de dólares al año hasta 2030. No en vano, la COP26 que acaba de celebrarse en Glasgow -la cumbre del clima- ha sido bautizada como la COP de las finanzas por este motivo.

La movilización de recursos es, de hecho, uno de los cuatro pilares -junto a la mitigación, la adaptación y la colaboración- sobre los que se vertebra la cumbre de este año. El primero de ellos persigue garantizar que en 2050 se alcance el objetivo global de las cero emisiones netas; el segundo, proteger y restaurar los ecosistemas y adaptar infraestructuras y la agricultura para limitar los efectos del cambio climático.

En este contexto, CaixaBank llega a la COP26 con buenas credenciales. Desde 2007, el banco es signatario de los Principios de Ecuador, "un marco de referencia para que las instituciones financieras puedan determinar, evaluar y administrar los riesgos sociales y ambientales de los proyectos que financian" del que hoy forman parte 127 entidades de 38 países.

Este compromiso con la sostenibilidad, no obstante, está imbricado en el funcionamiento ordinario del propio banco. Así consta, por ejemplo, en el Plan de Banca Socialmente Responsable de la entidad -alineado con el Plan Estratégico 2019-21-, que guía la actuación de CaixaBank en cuanto a integridad, transparencia y diversidad; gobernanza; medio ambiente; inclusión financiera, y acción social y voluntariado.

Además, la entidad cuenta con un Plan de Gestión Medioambiental que incluye, entre otras, medidas de eficiencia energética y de reducción de consumos y de extensión del compromiso a la cadena de valor. En 2019 hizo pública una Declaración sobre Cambio Climático con cinco líneas de actuación relacionadas con la descarbonización y, ese mismo año, su consejo de administración aprobó una Política de Gestión de Riesgo Medioambiental que establecía exclusiones para sectores con potenciales impactos negativos en el medio ambiente.

Los resultados están a la vista. CaixaBank ha reducido sus emisiones en un 80% desde 2009 y en un 63% desde 2015, rebasando ampliamente los objetivos de los planes estratégicos. Además, alcanzó en 2018 la neutralidad en carbono, lo que implica compensar el 100% de sus emisiones de CO2, por ejemplo, mediante programas de reforestación -en Brasil contribuye a proteger 27.000 hectáreas de bosque amazónico-.

El compromiso con la reducción de emisiones también abarca sus clientes. Así, CaixaBank se ha adherido recientemente a la Alianza para la Contabilidad del Carbono en la Industria Financiera (PCAF, por sus siglas en inglés), en virtud de la cual se compromete a evaluar y divulgar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) vinculados a la cartera financiera conforme a la metodología PCAF. Y en abril se unió a la NetZero Banking Alliance, que comporta el compromiso de cuantificar sus emisiones financiadas (S3C15) y establecer objetivos de neutralidad en carbono, en línea con las demandas tanto del Banco Central Europeo como de sus propios stakeholders.

A estos compromisos, CaixaBank suma su inclusión en el Compromiso Colectivo para la Acción Climática de Naciones Unidas o la incorporación a la lista RE100 -CaixaBank fue la primera organización española-, que pretende incrementar la demanda y el suministro de energías limpias. Asimismo, el banco forma parte del Grupo Español de Crecimiento Verde, que aboga por el crecimiento económico ligado a una economía baja en carbono.

Líder en financiación sostenible

En los nueve primeros meses de 2021, CaixaBank es, además, el primer banco español de Europa en financiación sostenible, y el quinto a nivel europeo, de acuerdo con el ranking que elabora el proveedor de datos del mercado financiero Refinitiv. En lo que va de año el banco ha movilizado 24.360 millones de euros en financiaciones sostenibles, lo que supone un aumento del 95% respecto al total correspondiente a 2020.

En concreto, entre enero y septiembre, CaixaBank ha concedido 8.000 millones de euros en financiación sostenible -un 60% más que el año pasado-. Refinitiv ha tomado en cuenta 7.800 millones de dólares, que corresponden a las operaciones en las que CaixaBank es considerada top tier lender o entidad de máxima relevancia.

¿Por qué son sostenibles estas financiaciones? Una parte de ellas lo logran por estar vinculado el tipo de interés del préstamo a objetivos ESG -siglas en inglés de ambiental, social y gobierno corporativo-. Así, en lo que va de 2021, CaixaBank ha cerrado 46 operaciones de este tipo, por un valor total de 4.031 millones de euros, entre las que sobresalen la financiación sindicada de Acciona, la mayor financiación sostenible hasta la fecha en España o los préstamos sindicados a Atresmedia, Naturgy o Roca.

La entidad ha movilizado asimismo 693 millones para financiar proyectos con un impacto positivo directo en el medio ambiente, los llamados préstamos verdes. Son ejemplos las financiaciones a Área Metropolitana de Barcelona para financiar su programa de movilidad verde o la concedida a Sydney Light Rail para el sistema de tren ligero.

A todo ello se suman las operaciones en el ámbito transaccional, es decir, las líneas de avales y las relativas al confirming -gestión del pago a proveedores- y el factoring -cobro de facturas a clientes-. CaixaBank lleva la batuta de la innovación en España en esta área; en total, ha movilizado 3.340 millones de euros en nueve operaciones, entre las que destaca la primera operación de factoring sostenible en nuestro país, con Endesa.

Por otra parte, CaixaBank ha participado en España y Portugal en la emisión de bonos ESG por un valor total de 16.300 millones de euros, el doble de lo registrado el año pasado. En concreto, en 2021 la entidad ha ejercido de bookrunner -el gestor principal- en la emisión de 16 bonos calificados como verdes, sociales o sostenibles, lo que la sitúa como líder en Iberia (España y Portugal).

Además de gestionar las emisiones de empresas como Acciona, Enel o Telefónica, CaixaBank ha realizado emisiones propias. De enero a septiembre, la entidad ha llevado a cabo cuatro emisiones de bonos, tres verdes y uno social, por importe de 3.000 millones de euros y 500 millones de libras. CaixaBank es, de hecho, el banco europeo con el mayor volumen de emisiones de crédito ESG en euros: cuatro bonos verdes y tres bonos sociales, por un valor total de 6.000 millones de euros y 500 millones de libras.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin