Especial Empresas América

Sociedades abiertas con valores comunes

Matthew Levin, Embajador de Canadá en España. Foto: Archivo.

Las relaciones económicas entre Canadá y España atraviesan un momento de máxima colaboración. El Tratado de Libre Comercio (CETA) entre Canadá y la UE ha puesto de manifiesto que la eliminación de barreras comerciales entre ambos territorios ha proporcionado nuevas oportunidades de negocio y reportado importantes beneficios económicos para empresas de los dos países. Canadá y España coinciden en que la colaboración multilateral y la defensa de economías y sociedades abiertas se traducen en escenarios de prosperidad económica, respeto al medio ambiente y avance social.

Canadá cuenta con una dilatada experiencia en materia de libre comercio ya que, hoy, cuenta con 14 acuerdos de este tipo que permiten acceder a 51 mercados en condiciones preferentes que representan a 1500 millones de consumidores y un 62% del PIB mundial. Además, Canadá cuenta con la singularidad de ser el único país del G7 que tiene firmado un acuerdo de libre comercio con cada uno de sus miembros.

Las empresas españolas con presencia en Canadá gozan de gran prestigio. Muchas de ellas han instalado su base de operaciones en nuestro país para hacer negocios en toda el área de Norteamérica. Desde multinacionales del sector petroquímico a ingenierías que desarrollan proyectos de infraestructura emblemáticos en nuestro país, así como empresas más pequeñas del ámbito agroalimentario, tecnologías de la información o energías renovables. Canadá y España cuentan además con una consolidada red para la cooperación en innovación e investigación, destacando el programa Eureka (NRC-CDTI), que permite a empresas españolas cofinanciar proyectos de I+D con socios canadienses. La Embajada de Canadá en España está en todo momento dispuesta a brindar información sobre oportunidades en Canadá, y a canalizar propuestas de colaboración con socios canadienses en estas y otras áreas.

La coyuntura actual de la pandemia de COVID-19 pone de relieve de manera nítida la urgencia de una cooperación internacional decidida en el marco de un sistema multilateral fuerte y eficaz. Refuerza nuestra convicción de que los grandes retos de la humanidad requieren de una respuesta global y conjunta, una respuesta basada en los valores de inclusión y sostenibilidad, fundamentales para que nuestras sociedades y la comunidad global salgan de esta crisis más fuertes, unidas y resistentes. Como dos países que comparten profundamente esta visión y estos valores, Canadá y España tienen mucho que aportar, y mucho que ganar a través de una cooperación cada vez más estrecha.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin