Energía

Enagás declara el nivel de operación excepcional por riesgo en el sistema gasista

Enagás acaba de declarar una situación de operación excepcional de nivel 0 para hacer frente al riesgo de seguridad y de suministro existente en el sector del gas.

La decisión supone que el gestor técnico del sistema ha tenido que tomar medidas para hacer frente al desbalance provocado por un comercializador de gas del que no se ha hecho público el nombre.

Dicho comercializador no ha introducido la cantidad de gas necesario, lo que supone un riesgo de impago y de servicio. Por ese motivo, Enagás ha decidido cortarle el suministro hasta que tomen medidas para volver a la situación de balance.

Según fuentes del sector gasista consultadas por este diario, desde el pasado miércoles Enagás se ha visto forzado a comprar importantes cantidades de gas para mantener balanceado el sistema. Ante la prolongación del problema se ha decidido dar un paso adelante y declarar este nivel de operación excepcional.

La decisión de Enagás es conocida y acordada tanto por el Ministerio de Transición Ecológica, como por Mibgas y la Comisión Nacional de Mercados y Competencia.

Según ha podido saber elEconomista, aunque las cantidades de gas son relevantes en ningún caso llegarán a afectar a la continuidad del suministro general. Las mismas fuentes atribuyen la situación a un error de planificación y al mayor tirón de las centrales de gas natural para la producción eléctrica.

El sector espera que el próximo mes de mayo se produzca un fuerte tirón de la generación con gas natural, lo que provocará previsiblemente un repunte en la tarifa eléctrica por una menor producción de las energías renovables, principalmente, la hidráulica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.