Energía

El gas duplica su precio desde junio y la IEA avisa del peligro para este invierno

  • El TTF europeo sube un 36% en tres jornadas y ya roza los 50 euros por MW/h
  • La IEA avisa de que los inventarios llenos no garantizan precios estables
El precio del gas se dispara desde junio
Madridicon-related

El precio del gas natural en Europa está viviendo unas jornadas de subidas importantes: desde el viernes pasado el precio del recurso energético ha subido un 35%, pasando de los 36,3 euros el mw/h hasta los 49,5 euros este martes. La oferta de gas ha sufrido estos días el cierre de un yacimiento en Egipto por el conflicto en Israel, y también una fuga en un gasoducto que conecta Finlandia con Estonia, al tiempo que la Agencia Internacional de la Energía (IEA) avisa de la escasez de oferta de gas, especialmente si el invierno termina siendo muy frío.

Las subidas de precio de los últimos días están siendo fuertes, tanto que el precio del gas de referencia en Europa, el TTF holandés, ha alcanzado niveles que no se veían desde abril. Su precio se ha duplicado desde los mínimos que se tocaron en junio (desde entonces sube un 112%), y esta subida, igual que la amenaza de que el barril de crudo vuelva a aproximarse a los 100 dólares, suponen un problema para los bancos centrales y para la economía, por el contagio inflacionista que pueden tener en otros bienes y servicios.

La guerra y una fuga salpican al mercado del gas

En un momento en el que las temperaturas todavía no están presionando al alza los precios del gas, las últimas subidas se están produciendo por algunos problemas de oferta: la fuga en un gasoducto finlandés y el cierre de un yacimiento en Egipto debido al conflicto que se ha desatado en Israel.

El gobierno finlandés ha informado de una fuga que se produjo el domingo en el gasoducto Balticconnector, un tubo que conecta la red de gas de Finlandia y Estonia. Según Helsinki, Gasgrid y Elering -los operadores nacionales de gas natural de ambos países-, reportaron una brecha ese día, lo que llevó al cierre del gasoducto.

El ejecutivo finlandés señala que la fuga, que llevará meses de reparación, está ubicada en su zona económica, y que el daño no ha sido causado por el proceso normal de gas. En este sentido, el presidente Sauli Niinistö ha señalado que es probable que los daños causados al gasoducto y al cable de comunicaciones sean producto de una "actividad exterior", tal y como ha informado RF, lo que revive los viejos fantasmas de sabotaje.

Tras cumplir el primer aniversario del sabotaje del Nord Stream 2, se produce de nuevo un escape de gas que afecta a dos países miembros de la OTAN, en plena guerra de Ucrania y mientras el mundo mira atentamente al conflicto en Palestina. En este contexto, Israel ha anunciado el cierre del yacimiento Tamar, en Egipto, explotado por Chevron, lo que ha terminado provocando las fuertes alzas en el precio del gas europeo.

Inventarios llenos, pero producción estrecha

Estos problemas de oferta que se han sucedido en los últimos días confirman el último mensaje que ha lanzado la Agencia Internacional de la Energía (IEA). Este martes, en su último informe sobre el mercado del gas, el organismo aprovecha para avisar de que la situación sigue siendo complicada en el frente de la producción. No se debe ser complaciente con el hecho de que los inventarios estén casi a plena capacidad en este momento, ya que los problemas estructurales de oferta continúan, y pueden dar sustos (en forma de fuertes subidas de precio) si el invierno es especialmente frío.

"Aunque los precios del gas han caído mucho durante los primeros tres trimestres de 2023, la incertidumbre y los riesgos continúan estando ahí de cara al invierno en el hemisferio norte. Las reducciones de demanda en Europa y en algunos mercados asiáticos han ayudado a aliviar la situación, pero el suministro de gas sigue siendo estrecho", explican desde la IEA.

"Los inventarios al 96% en EUropa no garantizan precios estables en invierno, especialmente si las temperaturas son muy bajas", avisa la IEA

La agencia añade cómo "el incremento de oferta de gas natural licuado [una forma alternativa que permite transportarlo en buques, y no depender de los oleoductos rusos, entre otros] no es suficiente para compensar la caída en las entregas desde Rusia hacia Europa, y como tal, el riesgo de volatilidad de los precios, especialmente si el invierno es frío, es motivo de preocupación", avisan. "Los inventarios en Europa están empezando la temporada de calefacción a una capacidad del 96%, pero esto no garantiza precios estables durante la temporada, especialmente si las temperaturas son inusualmente frías", señala la IEA.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud