Energía

Nortegas y Granja Conchita construirán una planta de biometano en La Cistérniga que producirá 20 GWh anuales

Felipe Requejo, director general de Norbiogas Renovables, Juan Guilarte, consejero delegado de Granja Conchita y Alberto Redondo, alcalde La Cistérniga
Valladolidicon-related

Grupo Nortegas, a través de su filial Norbiogas Renovables, y Granja Conchita, explotación ganadera de vacas pionera a nivel nacional por su implementación de la tecnología en sus procesos, pondrán en marcha una de las plantas de biogás de referencia a nivel nacional e internacional en La Cistérniga (Valladolid).

La planta, que alcanzará una superficie de cerca de 15.000 metros cuadrados, será destinada a la producción y upgrading de biogás a partir de un proceso limpio de obtención de residuos orgánicos ganaderos y agrícolas, procedentes de Granja Conchita, para su inyección directa a la red de distribución de gas natural.

La planta da solución inmediata a la coyuntura energética al permitir la descarbonización del entorno. Tendrá capacidad para producir 20 GWh anuales de biometano a la red de gas natural, con la gestión de 60.000 toneladas al año de residuos. Dicha producción es el equivalente al consumo medio anual de gas natural de 4.000 hogares, a través de energía limpia, renovable y con un 85% menos de emisiones de CO2.

El proyecto ha sido presentado esta mañana en Valladolid, durante la celebración del III Salón de Gas Renovable, y ha contado con la participación de Felipe Requejo, director general de Norbiogas Renovables, Juan Guilarte, consejero delegado de Granja Conchita y el alcalde de Cistérniga (Valladolid), Alberto Redondo.

Felipe Requejo, director general de Norbiogas Renovables, ha señalado que "Nortegas apuesta firmemente por la implementación de gases renovables en la red de distribución de gas natural. Esta planta de biometano aglutina el know-how técnico y la trayectoria de Nortegas y Granja Conchita, ambos agentes dinamizadores de la economía rural y local, para el desarrollo de un proyecto de vital importancia para el entorno".

Además, ha añadido que "el compromiso de Nortegas se tangibiliza en los proyectos que tenemos en marcha: hemos impulsado el desarrollo de la primera planta de biogás en España, en Ólvega (Soria), diseñada desde inicio para la inyección de biometano a la red, y estamos desarrollando en el corto plazo una cartera de proyectos de más de 0,7 TWh . El proyecto en Cistérniga evidencia nuestra creencia en los gases renovables como elemento tractor de la descarbonización en el corto, medio y largo plazo".

Juan Guilarte, consejero delegado de Granja Conchita, ha destacado que "este proyecto es muy importante para nuestra compañía en cuanto que supone continuar con la política de sostenibilidad iniciada años atrás. Además, lo hacemos con un socio de referencia como Nortegas, líder en el sector que nos aporta todo su conocimiento para el diseño e implementación".

Esta planta de valorización y producción de biogás, cuyas obras prevén iniciarse a finales de 2024, tendrá un impacto muy positivo sobre la economía local, comarcal y provincial, con una inversión prevista de 6 millones de euros y la creación de hasta 20 nuevos puestos de trabajo, 5 directos y 15 indirectos.

Un proyecto pionero

La planta contará con todos los sistemas que aseguran un proceso limpio y sin afección a la población. Los procesos de manipulación, descarga y digestión se realizarán en todo momento en entornos cerrados y sin contacto directo con la atmósfera. Además, el proyecto es ejemplo de economía circular, ya que la materia resultante del proceso de regeneración se reutiliza como abono, reduciendo al mínimo el deshecho final.

Cabe destacar que la generación de biometano se llevará a cabo sin productos químicos, sin que sea preciso aportar combustible externo. Así, la planta de Cistérniga (Valladolid) será un referente de producción estable, segura, renovable y responsable social y medioambientalmente.

El proyecto tiene como objetivo incentivar la proliferación de nuevas inversiones estratégicas por su especial relevancia para el desarrollo económico, social y territorial de Castilla-León, a través de la inversión, la creación de empleo y la coordinación de los recursos disponibles.

En este caso, el objetivo final es la producción de energía limpia procedente de materias primas como los residuos agroindustriales. Ello permitirá mejorar la huella de carbono y generar gas renovable con emisiones neutras en CO2.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud