Energía

Repsol lanza el primer proyecto de hidrógeno verde en Madrid

  • Tendrá un electrolizador de 4 MW, un centro de distribución e hidrolineras

Repsol impulsa un hub del hidrógeno para Madrid. La petrolera quiere contar con producción cerca de sus refinerías e instalaciones industriales pero también en áreas cercanas al consumo para la movilidad como puede ser la capital. Para ello, la petrolera está trabajando con la intención de constituir un consorcio para lanzar una inversión que supondrá la instalación de un electrolizador de 4 MW en 2026 en los alrededores de Madrid, previsiblemente, en Illescas (Toledo).

Repsol tiene por objetivo destinar la producción de esta planta al suministro para el transporte. Para ello, la compañía construirá una red de hidrolineras (estaciones de repostaje que no producen el hidrógeno recibiendo el mismo a través de camiones o mediante una red de distribución) con las que llegar en un primer momento a las grandes flotas de transporte pesado.

La compañía prevé también la creación de un centro logístico que servirá para el almacenamiento de la producción de hidrógeno y actuar como centro de distribución para esta red.

Repsol aspira a contar con una capacidad de 0,55 GWeq de hidrógeno verde en 2025 con la intención de alcanzar los 1,9 GW eq en el año 2030. Tal y como ya indicó ayer elEconomista.es, los planes de la petrolera no acaban ahí ya que la intención es que esa cantidad siga posteriormente incrementándose hasta alcanzar los 15 GW en 2050.

Estos nuevos planes para Madrid se conocen a las puertas de la junta general de accionistas de Repsol, que se celebra hoy en segunda convocatoria, para votar la reelección de Antonio Brufau como presidente no ejecutivo de la compañía, así como la del consejero delegado, Josu Jon Imaz, por cuatro años más.

Brufau, que en 2019 había anunciado que dejaría el cargo en 2023, continuará así un mandato más, hasta 2027, formando tándem al frente de la compañía con Imaz.

El consejo de administración, que llevaba tiempo analizando un plan de sucesión para Brufau, ha considerado que, ante el actual momento en la economía mundial, marcado por la crisis energética derivada de la guerra en Ucrania, la mejor decisión para la compañía es la continuidad del directivo para garantizar un relevo ordenado en la presidencia y optar por mantener el modelo de experiencia que aporta junto a Imaz.

Brufau es consejero de Repsol desde 1996 y ocupa su presidencia desde 2004, aunque en 2015 ya traspasó todas las funciones ejecutivas a Josu Jon Imaz, el consejero delegado de la petrolera.

Por otra parte, Repsol proseguirá con la mejora en materia de retribución a sus accionistas y propondrá a la junta, junto a la distribución del dividendo complementario de 0,35 euros brutos -que se abonará el 6 de julio- el reparto de otro dividendo de 0,375 euros brutos por acción con cargo a reservas libres, cuya distribución está prevista en enero de 2024. Además, se procederá a la aprobación de una reducción de capital social mediante la amortización de 50 millones de acciones propias.

Repsol prevé vender un 49 % de una cartera de activos eólicos y fotovoltaicos ya en funcionamiento o próximos a entrar en operación.

La compañía ha entrado en contacto con potenciales inversores interesados para colocar este mismo año el 49 % de esa cartera, que señala que, con esta operación, Repsol compartiría la propiedad de una decena de parques en Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía con 600 MW.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud