Energía

Repsol crece en EEUU con la compra a la japonesa Inpex de sus pozos en Texas

  • La petrolera se refuerza con crudo no convencional en la zona de Eagle Ford

Repsol sigue creciendo en Estados Unidos. La compañía ha llegado a un acuerdo con la japonesa Inpex para hacerse con sus actividades de desarrollo de producción de petróleo y gas natural en el yacimiento de Eagle Ford, en Texas.

La decisión de Inpex de desinvertir se basa principalmente en la visión de la compañía de optimizar la cartera global de activos del grupo, mientras que la española consigue así reforzarse en activos de ciclo corto, con baja huella de carbono y situados en países estratégicos.

La mayor parte de los activos se encuentran en el condado de Karnes, Texas, considerada un área altamente productiva para el petróleo dentro de la zona. Inpex era hasta ahora el operador del proyecto, a excepción de una parte de estos activos.

Con esta última operación, Repsol alcanzará un dominio minero de 126.000 acres y llevará su producción en la zona hasta los 48.905 barriles equivalentes de petróleo.

Según los datos de Inpex, la zona contaba con una capacidad de producción en 2021 de 6.000 barriles equivalentes de petróleo diarios y 10 Mmcf/d de gas natural.

Esta operación servirá para reforzar la presencia de la compañía en Estados Unidos junto con las operaciones que ha llevado a cabo durante el pasado ejercicio.

Repsol alcanzó un acuerdo con el grupo australiano Santos -antigua Oil Search- para hacerse con una participación del 49% en un total de 46 bloques de exploración en Alaska. Asimismo, adquirió dominio minero a Abarta en la cuenca de Marcellus y tomó un 11,3% del yacimiento Blacktip en el Golfo de México.

La petrolera compró también en enero de 2022 Rockdale Marcellus, para hacerse con las propiedades que Shell tenía en los condados de Tioga, Lycoming y Bradford en Pensilvania en 2017. La petrolera desembolsó entonces 222 millones de dólares -alrededor de 200 millones de euros en el momento de la operación- para hacerse con 42.000 acres y una producción cercana a los 80.000 barriles.

La compañía española aspira a recortar las emisiones de su negocio de exploración y producción y para ello está reduciendo también el peso de los yacimientos de petróleo pesado con operaciones como la venta de dos de sus megapozos canadienses Duvernay y Chauvin por 430 millones de euros.

Repsol, TotalEnergies y Shell han aprobado también a mediados de este enero invertir en Brasil. Las tres petroleras desarrollarán el yacimiento Lapa Sur-Oeste en la cuenca de Santos, a unos 300 kilómetros de la costa brasileña, mediante una inversión de 1.000 millones de euros, lo que supone la primera macroinversión tras la vuelta de Lula.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud