Energía

La Comisión Europea aprueba un plan de 10.000 millones de ayudas para autónomos e industria

  • La medida deja fuera el llamado tope al gas
  • El plan se produce para apoyar la liquidez de empresas afectadas por la guerra en Ucrania

La Comisión Europea ha aprobado un régimen español de hasta 10.000 millones de euros para apoyar a los trabajadores autónomos y a las empresas en el contexto de la invasión de Ucrania por Rusia. La medida, que ha recibido el visto bueno del colegio de comisarios, no incluye el esperado tope al gas que el Gobierno aprobó hace casi un mes pero sigue sin recibir el aprobado comunitario.

Al plan lanzado por el Gobierno podrán acceder las empresas que operen en los sectores afectados por la crisis, salvo las entidades de crédito y financieras.

Los beneficiarios admisibles tendrán derecho a percibir cantidades limitadas de ayuda y apoyo a la liquidez en forma de garantías sobre préstamos.

La Comisión considera que el régimen español cumple las condiciones en lo que respecta a los importes limitados de ayuda, que no excederá de 35.000 euros por empresa en los sectores de la agricultura, la pesca y la acuicultura y de 400.000 euros por empresa en todos los demás sectores.

Las garantías se concederán a más tardar el 31 de diciembre de 2022. Por lo que respecta al apoyo a la liquidez la duración de las garantías no podrá exceder de ocho años; las primas de garantía respetan los niveles mínimos (modulados de forma que reflejen la cobertura de la garantía y la duración de los préstamos garantizados) establecidos en el Marco Temporal de Crisis.

Además, la ayuda pública estará sujeta a condiciones a fin de limitar un falseamiento indebido de la competencia, incluidas salvaguardias destinadas a garantizar que las ventajas de la medida repercutan en la mayor medida posible en los beneficiarios finales a través de los intermediarios financieros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.