Energía

La lava pone en peligro el 50% del PIB y el 30% del empleo en La Palma

  • La mitad de la riqueza de la isla depende de las explotaciones plataneras
  • Se destinarán 10,5 millones de euros para la adquisición de viviendas

La lava generada por la erupción del volcán de Cumbre Vieja en La Palma ha arrasado cientos de casas y también diferentes infraestructuras y explotaciones de cultivo. El principal sustento económico de la isla está en juego, más de la mitad de la población de La Palma vive del cultivo del plátano. El Gobierno de Canarias ha informado de que durante la última semana se ha dejado de recoger más de un millón de plátanos en La Palma por los efectos adversos de la erupción volcánica y la nube de ceniza. Esta explotación supone el 50% del PIB de la isla y da un 30% de empleos.

La Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) sigue con preocupación la evolución de la erupción volcánica iniciada el pasado domingo, tanto por las producciones que queden sepultadas por la lava como por las que quedarán aisladas por la imposibilidad de acceso una vez que las vías de comunicación estén cortadas por el río de lava. Por el momento, el Cabildo ha tomado la decisión de paralizar el operativo de riego para los agricultores de Puerto Naos, El Remo y Las Hoyas, aunque parece que la tubería principal estaba soterrada y la lava ha pasado por encima sin demasiados daños. Se estudia cómo mantener con viabilidad una complejísima red de riego.

La Palma es la isla platanera por excelencia, la mitad de su riqueza depende de este fruto y supone el 35% del total de toda la producción de esta fruta, lo que se traduce en un total de 149 millones de kilos cada año. Además del Plátano de Canarias, son otras las explotaciones agrarias y ganaderas que se han visto afectadas, los primeros cálculos hablan de unos 300 negocios, situación que deja un verdadero drama en La Palma. Todo este escenario se traduce en unas pérdidas económicas que superarán los 400 millones de euros, tal y como estiman desde el Gobierno canario, aunque consideran que es demasiado pronto para calcular el impacto económico que la erupción del volcán tendrá sobre la isla.

Plan de ayudas urgentes

Ante la situación que está viviendo la isla platanera, el Gobierno ha aprobado el primer plan de ayudas urgentes. El acuerdo destina 10,5 millones de euros para la adquisición de viviendas y para apoyar a las familias afectadas en la compra de enseres de primera necesidad. Tal y como ha desglosado la ministra portavoz y de Política Territorial, Isabel Rodríguez, "del total de la partida de esta primera fase del plan de reconstrucción, 5,5 millones irán a la compra de 107 viviendas de nueva construcción para poner a disposición de los afectados".

Desde el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que dirige Ione Belarra añaden que las viviendas podrán ser de titularidad pública o privada "y en cualquier caso tendrán que poder habitarse de forma inmediata, para así cubrir la emergencia actual que se vive en la isla". Los otros 5 millones serán ayudas para las familias, que recibirán tarjetas monedero con las que cubrir sus necesidades más urgentes.

Para poder activar las ayudas a La Palma, el Gobierno ha tenido que declarar la zona dañada como zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil. Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias, ha señalado que el primer paso necesario ha sido la "formalidad" de declarar a la isla como zona gravemente afectada como emergencia de protección civil, que es la fórmula para incorporar a todos los Ministerios en la atención a la emergencia y ha explicado que esta será la primera fase de urgencia, pero que "se mantendrá en el tiempo durante la fase de recuperación para para que cuando la erupción del volcán pare, se realice una evaluación exhaustiva de los daños para iniciar a continuación la recuperación de la isla". Asimismo, el presidente ha informado de que se irán conformando distintas comisiones para garantizar la agilidad de las ayudas y hacer un seguimiento de las mismas de modo que se garantice el rigor, pero teniendo en cuenta la preocupación actual de que "se requiere agilidad" en su tramitación.

El vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, ha apuntado que muchos afectados "quieren quedarse" cerca de las zonas afectadas, pero es materialmente "imposible" reponer todas las casas y fincas afectadas y, por ahora, aunque la situación de emergencia "no ha terminado", las instituciones se van a esforzar en sacar adelante una primera línea de ayudas, sin tener en cuenta aún que no están registrados todos los daños en la isla, que sin lugar a dudas superarán los 400 millones de euros.

Según los últimos datos proporcionados por las autoridades canarias, las coladas de lava ya han arrasado alrededor de 258 hectáreas y han destruido cerca de 600 edificaciones, afectando directamente a más de 5.000 personas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.