Energía

El CSN tumba el proyecto de fábrica de uranio de Berkeley en Retortillo

  • Justifica su decisión en la incertidumbre de los análisis de seguridad
  • El consejero, Javier Díes, anuncia que emitirá un voto particular
Imagen: Europa Press

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear ha decidido tumbar el proyecto de la fábrica de concentrados de uranio de Berkeley. De este modo, el organismo sigue la Propuesta de Dictamen Técnico en la que se informaba desfavorablemente sobre la solicitud de la compañía de autorización para la construcción de una instalación radiactiva de primera categoría del ciclo del combustible nuclear en el municipio de Retortillo (Salamanca).

El Ministerio de Transición Ecológica debe recibir el dictamen para su valoración, y aunque es quien tiene la última palabra sobre el proyecto, todo apunta a su inmediata paralización, pues el informe del CSN es vinculante.

El resultado de la votación ha sido de cuatro votos favorables a la Propuesta de Dictamen Técnico elaborada por la Dirección Técnica de Protección Radiológica y uno en contra, correspondiente al consejero Javier Dies. Dicho consejero, de acuerdo al artículo 34 del Estatuto del CSN, ha anunciado que emitirá un voto particular por escrito en el plazo de 48 horas.

En un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía ha anunciado que defenderá "firmemente su posición" y considerará "inmediatamente" las diferentes opciones legales de que dispone tras este revés.

Ahora, el dictamen técnico será remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y se justifica en la escasa fiabilidad y en las elevadas incertidumbres de los análisis de seguridad de la instalación radiactiva en los aspectos geotécnicos e hidrogeológicos, de los que depende la verificación del comportamiento adecuado de diversos parámetros del proyecto.

Las deficiencias técnicas detectadas en la evaluación se refieren, principalmente, al almacenamiento definitivo de residuos radiactivos de muy baja actividad, que forma parte de la instalación radiactiva de primera categoría.

Desde un punto de vista regulador, la información aportada no permite acotar la capacidad efectiva de aislamiento de las barreras que BME propone para envolver los residuos, y consecuentemente tampoco la capacidad de minimizar las concentraciones esperadas de radionúclidos en las potenciales zonas de descarga.

Las evaluaciones realizadas sobre la documentación que acompaña a la solicitud de autorización de la instalación han detectado numerosas deficiencias a lo largo de la evaluación, lo que ha requerido el mantenimiento de muchas reuniones técnicas con el titular, así como numerosas peticiones de información adicional, además de la elaboración de una gran cantidad de informes y notas de evaluación, y de la revisión completa de la documentación por parte del titular, con objeto de integrar y dar coherencia a la información generada sobre el proyecto.

La evaluación de los informes de la solicitud de autorización de construcción ha implicado a 11 áreas técnicas de ambas direcciones técnicas del CSN, que han abordado los temas de su competencia, que agrupan la protección contra incendios, ingeniería de sistemas, ingeniería mecánica y estructural, garantía de calidad, hidrogeología, sismología y meteorología, protección radiológica de los trabajadores, evaluación de impacto radiológico, vigilancia radiológica ambiental, residuos de baja y media actividad, además del área de instalaciones del ciclo y desmantelamiento y de la correspondiente jefatura del proyecto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud