Energía

Redexis apuesta por el desarrollo de proyectos renovables en España

La transición energética es una realidad imparable, de ahí que muchas empresas españolas estén haciendo verdaderos esfuerzos en adaptar sus negocios, invirtiendo en nuevos proyectos y tecnologías que les permitan tener un papel relevante en el camino hacia un nuevo modelo energético más seguro, competitivo y eficiente. La nueva edición de elEconomista Energía ya está disponible

Una de ellas es Redexis. Además de seguir avanzando en el despliegue de nuevas redes para el transporte y distribución de gas natural y de nuevos puntos de suministro de GLP canalizado (gas licuado del petróleo), la compañía que preside Fernando Bergasa ha puesto el foco en aplicaciones renovables como el hidrógeno, el biometano y la solar fotovoltaica, lo que la convierte en una empresa de infraestructuras global, con proyectos relevantes que ya se están ejecutando por todo el país.

En el caso del GLP, Redexis ha consolidado su posición como segundo operador de propano canalizado a nivel nacional tras la adquisición, a finales del pasado año, de 4.230 puntos de gas licuado a Repsol, superando los 100.000 clientes. Esta operación -pendiente de los permisos pertinentes- se une a otras acciones realizadas con Cepsa, Nedgia y Repsol en los últimos cinco años para la adquisición de este tipo de activos.

Por otro lado, los cerca de 1.300 millones de euros invertidos en la última década en la expansión de redes energéticas avanzadas, hace que la compañía supere, a día de hoy, los 11.700 kilómetros en infraestructuras propias de transporte y distribución de gas, con más de 730.000 puntos de suministro en las 11 comunidades autónomas en las que opera, permitiendo a negocios, hogares e industrias ahorrar en su factura energética.

Primer hidroducto de España

El hidrógeno renovable es una de las fuentes de energía por las que Redexis está apostando en estos momentos "como vector energético sostenible para la transición energética, aportando toda nuestra experiencia en el desarrollo de activos de distribución que permitan conectar productores de hidrógeno con consumidores", afirma Bergasa. A su juicio, las infraestructuras que permitan el transporte y distribución de hidrógeno renovable, "serán esenciales para el desarrollo de una economía sostenible y eficiente".

La compañía construirá en Mallorca el primer hidroducto de España. Esta iniciativa, incluida dentro del proyecto estratégico Green Hysland financiado por la Comisión Europea a través de la Fuel Cell and Hydrogen Joint Undertaking (FCH JU) de la que Redexis forma parte, permitirá el transporte en Baleares de hidrógeno verde creado a partir de energía solar desde la planta de producción de Lloseta hasta los hogares, comercios e industrias de Mallorca.

Redexis también participa en otros proyectos como el OceanH2 para el desarrollo plantas marítimas de producción, almacenamiento y transporte de hidrógeno renovable producido a partir de energía eólica y fotovoltaica obtenida offshore, y en el proyecto Higgs para analizar el potencial y requerimientos que conlleva inyectar hidrógeno en las redes de transporte de gas natural a alta presión. Junto a ABEI Energy, colaborará en el desarrollo infraestructuras de producción, transporte, distribución y suministro final de hidrógeno renovable.

Además, la compañía ha realizado la primera integración que se realiza en España de una pila de combustible en una Estación de Regulación y Medida de uno de los gasoductos de Redexis en Zaragoza, un proyecto con el que se pretende estudiar la viabilidad de la inyección de hidrógeno en la red gasista para poder hacerlo a gran escala en un futuro.

Aunque España ocupa, actualmente, uno de los últimos puestos de Europa en producción de biometano por habitante, con tal solo dos plantas en su haber -según el último informe estadístico de la Asociación Europea del Biogás-, este gas renovable se erige como una de las alternativas más prometedoras para ser inyectado en la red de gas para generar electricidad y calor, y como combustible para vehículos.

Precisamente, la compañía con sede en Madrid, lidera un proyecto pionero en España para inyectar biometano a su red de distribución de gas natural. Concretamente, Redexis conectará su infraestructura de gas natural a la planta de tratamiento de residuos de Galivi Solar en Lorca (Murcia) para la inyección del biometano en su red de distribución, gracias al acuerdo al que ha llegado con esta compañía. Se espera que entre en funcionamiento a finales de este año. Redexis construirá un poste de inyección, una canalización y un punto de conexión a la red, para poder inyectar en la red gasista hasta 40 GWh de biometano al año, lo que supondrá un ahorro en emisiones de unas 7.820 toneladas equivalentes de CO2.

El autoconsumo es otro de los pilares en los que la compañía se apoya como parte de su plan de expansión. En 2020, impulsó el desarrollo de renovables con el lanzamiento de una nueva línea de negocio enfocada a la comercialización de soluciones fotovoltaicas de autoconsumo para hogares, negocios e industrias. A pesar de las dificultades que ha planteado la pandemia, las cifras de autoconsumo en España han batido nuevo récord en España en 2020, con 596 nuevos MW instalados en el país, lo que lleva a una potencia total acumulada superior a 1,5 GW, según datos de UNEF.

Actualmente, Redexis tiene un acuerdo con la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) para distribuir y comercializar sus productos y servicios FV en los establecimientos de las entidades asociadas a FECE, entre las que se incluyen marcas como Milar, Expert y Tien21.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.